Aprende a cocinar

Cómo elegir, cómo conservar y cómo cocinar las alcachofas

Aprovechando que aún estarán en temporada unas semanas más, te contamos cómo elegir, cómo conservar y cómo cocinar las alcachofas.

23 marzo, 2015 20:21

Aún estamos en temporada de alcachofas y estos días estaban baratísimas, así que he aprovechado para hacerme con una buena cantidad, ponerme las botas y de paso congelar unas cuantas para disponer de ellas cuando dejen de verse por el mercado.

Y con tanta alcachofa en casa, pues he pensado que era un buen momento para contaros unas cuantas cosas sobre estas flores comestibles, porque sí, de la planta de la alcachofa lo que nos comemos son las flores cuando aún no se han abierto.

Cómo elegir las alcachofas que vamos a comprar

Debemos escoger las que sean más anchas y pesadas en relación a su tamaño, con la base gruesa y compacta, bien formadas y cerradas en la parte superior y de color verde claro. La calidad de las alcachofas no depende del tamaño, sino más bien de la proporción peso-tamaño.

Podemos saber si están frescas presionando un poco las hojas y si escuchamos un leve crujido, es que aún está fresca. Si las hojas están blandurrias en la basa, se abren con facilidad y tienen manchas marrones en la base, entonces mejor las dejamos en la tienda.

En cambio, cuando hace mucho frío es normal que las puntas de las hojas exteriores tengan manchitas de color marrón parduzco y eso no afecta a la calidad de las mismas.

También podemos fijarnos en el tallo, si está muy ennegrecido es que hace ya varios días que fue recolectada y es posible que no esté todo lo fresca que sería deseable.

Cómo conservar las alcachofas

Si están muy frescas, se conservan hasta 7 días en la nevera dentro de una bolsa de plástico en la que las guardaremos sin retirar el tallo ni las hojas externas, pues ayudarán a proteger los corazones (la parte comestible). Cuando los tallos no se hayan cortado en exceso también se pueden dejar en un vaso con agua como si fuesen un ramo de flores, que al fin y al cabo es lo que son.

Si queremos conservarlas más tiempo, entonces debemos congelarlas, para ello, retiraremos las hojas externas más duras, tal como veis en la imagen inferior.

Retiramos las hojas duras de las alcachofas

Retiramos las hojas duras de las alcachofas

Cuando hayamos retirado las hojas externas de todas ellas, entonces cortaremos la parte superior de las hojas (con cortar un trozo de 1 ó 2 centímetros dependiendo del tamaño suele ser suficiente), luego las cortaremos en mitades, cuartos u octavos y las escaldaremos durante unos 5 minutos en agua con zumo de limón (1 cucharada de zumo de limón por cada litro de agua).

Cortamos las puntas, troceamos y cocinamos 2 minutos y medio en el microondas

Cortamos las puntas, troceamos y cocinamos 2 minutos y medio en el microondas

Pasado el tiempo de escaldado, las pasamos por agua fría para cortar la cocción, las escurrimos, las secamos muy muy bien, y las metemos en bolsas de congelar, teniendo la precaución de no meter en la misma bolsa una cantidad superior a la que vayamos a usar de cada vez. Si luego necesitamos más siempre podemos utilizar varias bolsas. A la hora de usarlas, se pueden cocer directamente sin necesidad de descongelar.

Cómo cocinar las alcachofas

Cuando vamos a cocinar alcachofas, lo habitual es rociarlas con zumo de limón (el zumo de naranja da el mismo resultado y no deja tanto sabor) en cuando las cortamos, pero existe otra alternativa al uso de cítricos para evitar que se oscurezcan las alcachofas, cosa que sucede muy rápido en cuando las cortamos, y es ir dejándolas según las vamos cortando en un recipiente con agua fría y un buen manojo de perejil.

Aunque quizá estamos demasiado acostumbrados a verlas cocidas y así están buenísimas (el caldo de cocción de las alcachofas es oro líquido si queremos preparar una paella o cualquier arroz de verduras, pues a los arroces les da un sabor exquisito), lo cierto es que es un vegetal muy versátil que puede formar parte de guisos como este guiso ligero de conejo con alcachofas, o de una menestra de verduras como la que os hemos enseñado a preparar esta misma mañana.

También están riquísimas en tortilla y pronto os traeremos una receta y, por supuesto, son el ingrediente principal de uno de los snacks más alucinantes que os podáis imaginar, las alcachofas fritas.

Y vosotros, ¿tenéis alguna receta estrella con alcachofas? ¿O sois de los que pensáis que eso es una cosa que solo se come cuando se está a dieta?