El aguacate es una fruta del árbol llamado aguacatero que pertenece a la misma familia que el laurel o la canela. Se cultiva en climas tropicales. Su origen se sitúa en México y se extendió por el centro de América y luego por Asia. En Europa se cultiva principalmente en Canarias y en Andalucía. Después de ser recolectado es cuando empieza su maduración. Su calidad será mayor si se mantiene entre 15ºC y 24ºC.

Noticias relacionadas

La principal dificultad que se nos presenta es a la hora de comprarlo, pero si tenemos en cuenta unos consejos no tendremos ningún problema:

  1. La pieza no debe presentar ningún golpe o alguna zona blandita. Su piel debe estar tersa, sin ninguna mancha oscurita o puntitos negros.
  2. Tiene que tener su rabito (es el punto de unión que ha tenido con el árbol,sin esa pieza la maduración sería más rápida).

Lo mejor es comprarlo sin que esté maduro aún (será cuando su piel sea verde y fina). De esa manera nos aseguraremos que esté en su punto y no nos encontremos que está pasado. En casa lo podemos hacer de una manera muy fácil introduciendo la pieza en un papel de periódico junto a una manzana o plátano, que desprenden etileno, lo que ayuda a su maduración, y dejamos reposar en un lugar cálido. Si no lo hemos consumido entero podemos dejarlo en la nevera con el hueso que tiene la propia fruta y cubierto con papel film.

Beneficios del aguacate

A parte de que es una delicia para los que nos gusta nos aporta gran cantidad de minerales que nos ayudan con el funcionamiento del intestino, los nervios, el sistema muscular e inmunológico y en la constitución de huesos y dientes. Muchas veces no comemos esta fruta porque creemos que lleva mucha grasa y por lo tanto que engorda, pero no es así. La grasa que tiene el aguacate es  monoinsaturada (parecido al que contiene el aceite de oliva virgen) que nos ayuda a evitar que el colesterol se acumule en las paredes de las venas y arterias reduciendo los niveles del colesterol malo.

Además un estudio ha demostrado que consumiendo medio aguacate en nuestra ensalada a la hora de comer hace que nos saciemos más. Eso es posible gracias a los aproximadamente 7 gramos que contiene una pieza y que ralentizará la descomposición de hidratos de carbono y la gran cantidad de ácido oleico que activa la zona del cerebro que nos hace sentir llenos.

Un plato que os recomiendo que probéis si aún no lo habéis hecho es el guacamole, la receta la podéis encontrar aquí. Es un plato que podríamos considerar como entrante y está delicioso. Otra manera de degustarlo es simplemente añadiéndolo a la ensalada.

¿Cómo sueles comerlo tú?