La joven detenida por cruzar la frontera de EEUU y Canadá haciendo running

La joven detenida por cruzar la frontera de EEUU y Canadá haciendo running Facebook

La Jungla

15 días en la cárcel por cruzar la frontera de EEUU y Canadá haciendo running

En la Jungla. Una joven francesa de 19 años corría por la playa sin darse cuenta de que había pasado de suelo canadiense a estadounidense. Pasó dos semanas en un centro de detención.

El running es una moda que a muchos les da rabia, pero tal vez no tanto como para meter a quienes lo practican en la cárcel. Sin embargo, la Patrulla Fronteriza de EEUU no parece de la misma opinión, por lo que metió durante 15 días en prisión a Cedella Roman, estudiante de 19 años francesa que el pasado 21 de mayo decidió salir a correr por la playa.

La joven estaba visitando a su madre, que vive en White Rock, una localidad al sur de Vancouver muy cercana a la frontera con Estados Unidos -concretamente con el estado de Washington-. Comenzó a correr hacia el sudeste por la arena, cruzando sin saberlo una frontera municipal y pocos metros después una internacional. Cuando vio que la marea comenzaba a subir, decidió meterse por un camino de tierra. Entonces se giró para sacar una foto del paisaje y subirla a Instagram. Cuando se giró, se topó con una Patrulla Fronteriza y comenzó su pesadilla.

Captura de pantalla 2018-06-25 a las 12.54.26

Captura de pantalla 2018-06-25 a las 12.54.26

Dos agentes se aproximaron a ella. "Me dijeron que había cruzado la frontera de forma ilegal. Yo dije que lo había hecho sin querer, no entendía lo que estaba pasando, explicó a la cadena CBC. Aseguró que en su camino no había visto ninguna señal que le indicase que estaba cruzando la frontera. "Pensé que me iban a poner una multa o que me darían un aviso". Pero no. Ella había salido a correr, no llevaba ni pasaporte ni ningún tipo de permiso de viaje. Fue detenida y trasladada a un centro de detención en Tacoma gestionado por el Departamento de Seguridad Nacional, a 200 kilómetros del lugar en el que fue interceptada.

Dos semanas para verificar sus papeles

"Me metieron en un vehículo con rejas y me llevaron al centro", explicó. "Me pidieron todos mis objetos personales y mi joyería, me registraron todo. Entonces entendí que aquello era serio y me puse a llorar". En cuanto se enteró, su madre se trasladó hasta el lugar con todos los papeles necesarios, el pasaporte y el permiso de estudios. Sin embargo, las autoridades canadienses y americanas tardaron más de dos semanas en darle el visto bueno y dejarle salir del centro, siendo liberada el 6 de junio.

"Es injusto que no hubiera ninguna indicación en la frontera" dijo la madre. "Es una trampa, le podría pasar a cualquiera". El departamento encargado de la seguridad de las fronteras no opina lo mismo: "es una responsabilidad individual, si se viaja cerca de una frontera internacional, estar atento y no cruzar una frontera de forma ilegal. Además, es importante llevar siempre una identificación para que los agentes puedan verificarla fácilmente". La joven ya se encuentra de nuevo en Francia y tiene la entrada prohibida en EEUU.

En plena polémica por la política migratoria de Trump

Todo esto ocurre en plena polémica por la política migratoria del gabinete de Trump, quienes están separando a padres e hijos que cruzan la frontera con México de forma ilegal, llegando a citar la Biblia para justificarse:

“Te citaría al Apóstol Pablo y su claro y sabio mandamiento en Romanos 13 de obedecer las leyes del Gobierno porque Dios ha ordenado el gobierno para sus propósitos” dijo el Fiscal General de EEUU, Jeff Sessions, para defender sus acciones de las críticas.

Parece que con Canadá las cosas no están mucho mejor.