Álvarez del Manzano, en la calle Velázquez de Madrid.

Álvarez del Manzano, en la calle Velázquez de Madrid. Jorge Barreno

Política Hablando sobre España

Álvarez del Manzano: "Si viviera en Cataluña, votaría a Cs y arrancaría los lazos uno a uno"

"Nos habíamos olvidado de Franco y el Gobierno lo ha resucitado" / "Mis amigos me dicen que Madrid está sucia y eso me duele".

En la calle, a José María Álvarez del Manzano (Sevilla, 1937) todavía le piden que vuelva a ser alcalde de Madrid. Él suele responder: “Negócielo con mi mujer”. Y, claro, ella dice que no. Fueron tres legislaturas. Todas con mayoría absoluta. Blandió la vara de mando desde 1991 hasta 2003. Desde entonces, la capital no cuenta con ningún regidor del Betis. “Me contó mi padre que los jugadores me cogían en brazos cuando pasaban por el parque donde jugaba”, justifica.

Pasea por la calle Velázquez. Posa en un paso de cebra y varios le miran como diciendo: “¡Todavía repeinado y con traje!”. Lejos de jubilarse, acude a diario a su despacho en Cremades & Calvo Sotelo, donde trabaja como socio. Sube los seis pisos por las escaleras. Laborioso, casi candidato, agradece personalmente al dueño del bar que permite tomar una fotografía para esta entrevista.

Cree que Madrid está más sucia que cuando él gobernaba. Si aquí hubiera lazos amarillos, reitera, los arrancaría uno a uno. Con su Gobierno al frente, presume, nadie habría invadido el mobiliario urbano. Lejos ya de la disciplina de partido, responde con libertad. Salvo a una cuestión. Prefiere que sean los demás los que encuentren un punto débil a su tiempo en el poder. Si se trata de morir, que sea “en gracia de Dios y rodeado de la familia”.

Muchos de sus concejales aseguran que usted les decía: “Nunca deis una exclusiva”. ¿Es verdad?

Sí.

¿Por qué?

El que da una exclusiva pasa a depender del que la ha recibido. El periodista volverá para pedir otra. Hay que romper cualquier relación de interdependencia porque eso le impide a uno moverse con libertad. El político que da exclusivas pasa a ser víctima de sus destinatarios.

Por lo menos me dará buenos titulares…

Eso dependerá de las preguntas… -se ríe-. 

¿Qué tal se encuentra? 

A Dios gracias muy bien. Sobre todo después de las vacaciones.

¿Con fuerza suficiente como para poner o retirar lazos amarillos?

Si estuvieran en Madrid, los arrancaría uno a uno. Son lo más contrario a la libertad. De verdad, no lo dudaría. Aunque si yo hubiera sido alcalde, no hubiera permitido siquiera que se pusieran. El mobiliario urbano debe estar regulado por la ley. Cada uno no puede colocar lo que le dé la gana.

¿Qué remedio tiene Cataluña?

Difícil, pero necesario. Hay que razonar con el electorado independentista para hacerle ver que irse les traería más perjuicios que beneficios. Ahora, quizá sea algo más fácil. Se están dando cuenta de cómo se está deteriorando Cataluña por culpa de la ficción de la independencia. 

¿Se fía de Pedro Sánchez?

No lo conozco. Opinaré desde el exterior. Los pasos que ha dado son inciertos. Baila La Yenca. Adelante, adelante, atrás, atrás.

¿Qué le parece el referéndum de autogobierno que ha propuesto?

Podría cometer el mismo error que Zapatero. Los problemas actuales vienen de ahí. No me refiero al espíritu de independencia, que siempre ha anidado allí, sino a aquello de “admitiré el Estatuto que salga de Cataluña”. Fue un grave error. Espero que Sánchez no tropiece con la misma piedra.

El presidente del Gobierno presume de un diálogo con Cataluña que antes no existía.

El diálogo es un concepto complicado. Una anécdota: cuando era alcalde, me reunía con los sindicatos. Pasaban dos horas… Ellos salían y decían: “Con este señor no se puede dialogar”. Claro que dialogaba, pero no cedía. En relación a la independencia, el diálogo es un esfuerzo inútil. No se puede convencer al que no quiere ser convencido. 

¿Aplicaría ya el 155?

Lo aplicaría ya, pero con mayor rigor que la última vez. Detendría todo aquello que impide la libertad. No puede ser que una parte del territorio español esté exenta del cumplimiento de la ley.

Álvarez del Manzano fue alcalde de Madrid tres legislaturas consecutivas, todas con mayoría absoluta.

Álvarez del Manzano fue alcalde de Madrid tres legislaturas consecutivas, todas con mayoría absoluta. Jorge Barreno

¿Qué culpa tiene el PP de lo que está pasando en Cataluña?

Debimos haber actuado con mayor rigidez y antelación. No debimos haber permitido el referéndum. Con eso, el Gobierno anterior fue tolerante.

¿El PP ha desaparecido en Cataluña?

No, pero corre el riesgo de hacerlo. En Barcelona, actuamos con una cierta debilidad, eso nos ha hecho disminuir. Con Alejo Vidal-Quadras estuvimos muy arriba.

Sigue hablando en primera persona. 

Claro, sigo siendo del PP. No me puedo desvincular, no puedo mirar con asepsia. Sería falso por mi parte.

¿El auge de Ciudadanos se debe a que el PP no ha hecho los deberes?

Sí, creo que eso es cierto. Si hubiéramos sido más contundentes y no hubiésemos mostrado complejos, Ciudadanos no tendría sitio.

¿A qué se refiere con los “complejos”? 

Al acomodarse a las circunstancias, a no ser suficientemente explícitos, a estar en la duda…

¿Ha votado a Ciudadanos?

No.

¿Lo haría si estuviera en Cataluña?

Sí, pero en el resto de España no.

¿Casado es renovación?

Sí. Es una buena persona, bien formada y que desde luego supondrá una renovación. 

“Bien formada”, eso es resbaladizo.

Casado se ha explicado bien. Cuando convalidó sus asignaturas, el régimen jurídico le permitió actuar de tal forma. Ya verás, eso se archivará.

Casado es mucho más joven que usted, pero sus opiniones en torno a la religión o el aborto son las mismas.

Son temas eternos, no se puede cambiar de opinión en eso. Defender la vida o los principios esenciales no es ser conservador. Da igual la edad. No creo que su PP sea más de derechas, pero sí que tiene más claras las cosas que dice.

Álvarez del Manzano no quiere que Carmena vuelva a presentarse.

Álvarez del Manzano no quiere que Carmena vuelva a presentarse. Jorge Barreno

¿Qué hubiera dicho hace veinte años si le hubiesen enseñado una foto de Iglesias y le hubieran dicho que esa persona iba a ser el vicepresidente de facto del Gobierno?

Siempre he creído que en política pueden ocurrir muchas cosas, pero me hubiera sido difícil creerlo.

¿Qué le parece Podemos?

Un partido muy inmaduro, propio de asambleas universitarias. No tiene fijos los criterios. Está en una izquierda pasada. No tengo un buen concepto de Podemos. Ocultan sus subvenciones de dictaduras y aquí se escandalizan hablando de corrupción.

¿Qué les diría a sus nietos si votasen a Podemos?

No lo evitaría, pero trataría de explicarles qué es Podemos. Justamente este verano surgió el debate político. Explicar y luego dar libertad de elección.

Decía Umbral que Franco siempre reaparecería en la Historia de España de alguna manera. ¿Qué piensa de su exhumación?

Es cosa absurda y a deshora. Genera más daño que reparación. Él nunca quiso estar en el Valle. Ya había pasado el tiempo, nos habíamos olvidado de su cadáver, lo hemos vuelto a resucitar. En todo caso, se debería haber exhumado muchísimo antes y sin alharacas. No hubiera tenido problema en exhumarlo antes, ni lo hubiera politizado. Se quiere hacer de esto un signo político.

Acaba de anunciarse el itinerario de actos del homenaje a la Constitución. No hay invitación expresa para Juan Carlos I. Tampoco se le mencionó en el Congreso. Todo ello después de que este diario publicara las cintas de Corinna, en las que su expareja le acusa de un buen puñado de delitos. 

Juan Carlos I ha sido un rey muy bueno para España. No puede olvidarse. Fue uno de los que hizo posible la Transición. Dependa de quien dependa, su figura debe estar presente de algún modo.

¿Cree que debe ser investigado por los delitos que le atribuye Corinna?

El rey es inviolable, esos delitos habrán prescrito. En cualquier caso, no creo que los haya cometido.

¿Un artículo de la Constitución que cambiaría para celebrarla? 

Cambiaría mucho del título octavo, el referido a la regulación de las autonomías. Me gustaría una ordenación distinta. Pecamos de exceso en la cesión de competencias a las Comunidades.

Álvarez del Manzano fue alcalde de Madrid entre 1991 y 2003.

Álvarez del Manzano fue alcalde de Madrid entre 1991 y 2003. Jorge Barreno

Hablemos de Madrid. ¿Le gustaría que Carmena se presentase de nuevo?

Tengo un gran respeto por las personas, pero siempre combato al adversario político. No me gustaría.

A menos de un año de las elecciones, el PP no tiene candidato.

Gran error. Los candidatos hay que prepararlos con tiempo. En Madrid los paracaidistas no funcionan. Para ilusionar te tienen que conocer. Martínez Almeida es un buen candidato, muy preparado.

Pero con un perfil poco mediático.

Posiblemente por culpa del partido. Ha habido una retención de la persona, cuando debían haberlo soltado con tiempo. Ahora que está más libre actúa con mayor tranquilidad y eficacia.

Begoña Villacís, de Ciudadanos, es a día de hoy la única que se presentará con seguridad. ¿Qué le parece?

Tengo un buen concepto de ella. Es abierta y decidida, franca. El trato siempre ha sido muy cordial. Es accesible y, dentro de Ciudadanos, es relevante.

¿La votará?

Si el candidato del PP no me gustara, me lo pensaría. Pero procuraré votar al PP.

¿Al PP se le olvidó cuidar de Madrid? 

Cometió el error de creer que todo estaba ganado sin trabajar lo suficiente en las últimas elecciones. Esperanza Aguirre era muy buena candidata, habría sido buena alcaldesa.

Cuando pasea por la calle, ¿cree que Madrid está más sucia que antes?

Está más sucia ahora.

¿De qué depende?

Depende principalmente de los madrileños. La culpa no la tiene solo Carmena. Debe tener unos servicios eficaces y una buena ordenación, creo que en eso se está fallando. Madrid está desordenada. Acabo de estar con unos amigos y me han dicho que la han encontrado más vieja, más usada y sucia. Me ha dolido.

Si pudiera volver, ¿qué haría de otra manera?

Volvería a rodearme de las mismas personas. Creo que fui buen alcalde gracias a mi equipo. Ese es, por cierto, uno de los fallos de Carmena: mal equipo y desordenado.

¿No hay nada concreto que le pese?

Si no digo nada, parece que todo era perfecto.. Y no lo era. Ni mucho menos.

¿Un punto débil de sus gobiernos?

Que lo digan los demás.

Cela, en sus entrevistas de Interviú, solía preguntar: “¿Cómo le gustaría morir?”. No tiene que ver con la edad.

Ya, ya… -sonríe-. En la gracia de Dios y rodeado de mi familia.