El Cultural

Alfonso Ussía

"La incultura, el dogmatismo y el odio acostumbran a repetir sus crímenes"

2 enero, 2000 01:00

Alfonso Ussía, por Gusi Bejer

Desde hace años, Alfonso Ussía derrama en sus artículos una mirada bienhumorada y libre que desnuda de sus mentiras a la realidad. Nace así El temblor diario (Ediciones B), una selección de los publicados entre 1995 y 1999 que demuestra cómo la cultura y la ironía no están reñidos con el valor. Pregunten, si no, a Arzallus, Gunilla o Setién por este azote de cursis y cobardes.

Pregunta: El temblor diario ¿es una experiencia gozosa, compleja,dolorosa, divertida? ¿Por qué?

Respuesta: Es todo eso. Es la síntesis de los diferentes ánimos del columnista, sujeto al gozo, a la tristeza o al mero paisaje que le da, día tras día, motivo para escribir.

P: ¿Qué artículo preferiría no haber escrito nunca? ¿Por qué?

R: ¡Tantos! Todo, daría todo, por no tener jamás la obligación moral de tener que escribir un artículo llorando una muerte inocente o denunciando a los cómplices del odio y del terrorismo.

P: ¿De cuál se siente más orgulloso?

R: Orgulloso, de pocos. Satisfecho, de algunos más. Recuerdo con especial cariño mi primera Tercera de ABC, que me encargó Luis María Anson. Fue una Tercera dedicada a Juan Antonio Vallejo-Nágera el día de su muerte. Me salió una oración de amigo.

P: ¿Qué le falta y qué le sobra al periodismo actual? ¿Y al columnismo?

R: No puedo ser tan pedante como para dar lecciones. Quizá le falta cultura literaria; quizá le sobra innecesariedad. Pero no sólo al periodismo. A la sociedad, a la ciudadanía.

P: ¿Cuanto más conoce a los hombres, más quiere a su perro Sem?

R: Más cada día. Nunca me pide nada y todo me lo da. Ahora ha cambiado de preferencias. Le gusta oír a Mozart. De cachorro prefería a los barrocos.

P: Escribe de Bergamín que, como todos los perdedores, tenía dos varas de medir: ¿En qué reside para usted el éxito y el fracaso?

R: El éxito viene de la duda, y el fracaso de la autocomplacencia. De todos modos, ambos se disfrazan.

P: ¿Se ha sentido alguna vez un perdedor?

R: No me he sentido perdedor, soy un perdedor.

P: ¿Qué tendría que ocurrir para verle en chandal, motorola en mano, comprando en el híper?

R: Estoy a un paso. Pero todavía no tengo chandal ni teléfono portátil. En el híper ya he caído.

P: ¿España es un país de folcloreros, horteras y pícaros?

R: Sí lo es. Y también de poetas, de artistas, de hombres sin horizontes. España es una dolorosa y trágica maravilla. Con sus defectos, con sus aristas, cada día que pasa estoy más enamorado de ella.

P: También escribe: "La estupidez no es contagiosa. Es imperante".

R: Sí; sobre todo la estupidez colectiva nacida de la cobardía, lo políticamente correcto; el lugar común y el complejo de culpa.

P: ¿Sigue sin entender al Dios de la Conferencia Episcopal?

R: Sigo sin entender al dios de algunos obispos, algunos sacerdotes y algunos cristianos. Pero ése no es Dios. ¿Cómo va a estar Dios al lado de los que asesinan?

P: "En el portal de Belén/nadie toca la zambomba/porque un hijo de Setién/ha colocado una bomba" ¿Los hijos de Setién pueden quedar impunes? ¿Y el mismísimo monseñor?

R: Aquello fue consecuencia de una desafortunadísima intervención de Setién. A él le juzgará el tiempo.

P: ¿Por qué cree que quien no ha leído ningún libro no puede morirse?

R: Porque no ha vivido. Sólo muere el que vive. Y vivir sin leer no es vivir. Como vivir sin amar. Unos mueren y otros se duermen.

P: Cada vez tenemos más información: ¿somos más libres o más sumisos? ¿Por qué?

R: Estamos mejor informados, pero nunca seremos libres del todo. Nosotros mismos nos cerramos la libertad.

P: ¿El peor árbol es mejor que un hombre?

R: Lo mejor es un hombre bueno bajo un buen árbol.

P: ¿Con quién se sentaría bajo la sombra de un tilo? ¿Por qué? ¿Y con quién no lo haría jamás?

R: Con alguien que me odie o desprecie sin conocerme.

P: Cantabria ¿es su paraíso recuperado? ¿Cuál es su refugio interior?

R: Es mi paraíso recuperado, mi calmante de la nostalgia por el País Vasco, mi paisaje, mi aldea, y mi ilusión del futuro. Cantabria es un milagro.

P: Alcanzó las semifinales de un torneo de tenis con Esperanza Aguirre como pareja. ¿Qué ha ganado y qué ha perdido el mundo del deporte con la renuncia a la competición de la ex ministra de Cultura? ¿Y la política?

R: El deporte no ha perdido nada y ha ganado bastante. La política ha ganado una mujer inteligente, honesta y consecuente.

P: Durante un tiempo se convirtió en cronista de la Prensa rosa: ¿Qué condiciones debe reunir quien aspire a gunilear?

R: No hacer absolutamente nada, pero hacerlo medianamente bien, y siempre en público.

P: Defina en dos palabras a Antonio Mingote.

R: Mi amigo y el genio. Son pocas dos palabras para definir a Antonio Mingote. Quizá sean ésas las adecuadas. Antonio y Mingote.

P: A Tip.

R: El rayo imprevisto y la bondad.

P: A Alfonso Guerra.

R: Una pena que no se haya dedicado a la satírica.

P: A álvarez Cascos.

R: Para mí, álvarez Cascos es sinónimo de confusión.

P: A Lorenzo Sanz.

R: Un ex Presidente del Real Madrid.

P: Su abuelo, Pedro Muñoz Seca, fue asesinado durante la guerra civil. Un jerifalte de IU le llamó fascista y cómplice del Régimen... ¿Por qué la ignorancia es tan atrevida?

R: La incultura, el dogmatismo, la estupidez y el odio acostumbran a repetir sus asesinatos.

P: Para terminar: ¿cómo recibirán un filócalo [amante de lo bello y anticursi por definición] y un cursi el año 2000?

R: El filócalo, tranquilamente, sin conceder importancia a la fecha. El cursi, gastándose un dineral.