Pep Guardiola, durante un partido de la Champions.

Pep Guardiola, durante un partido de la Champions.

Mundial

La prensa catalana le da tres Mundiales a Guardiola

Le atribuyen el campeonato de España en 2010, el de Alemania en 2014 y el posible de Inglaterra en 2018. Sostienen que su llegada a esos países hace evolucionar a sus selecciones. 

Guardiola, a estas alturas de verano, puede que esté de vacaciones, atento al diálogo entre Pedro Sánchez y Torra o, si acaso, programando la próxima temporada del Manchester City. Pero, en ninguno de los casos, está dirigiendo a ninguna selección en el Mundial de Rusia. Al menos, presencialmente. Nominalmente, la prensa catalana le atribuye un papel fundamental en el buen campeonato de Inglaterra. Si el equipo de Gary Southgate está en semifinales es porque Pep entrena en la Premier League, según el Nacional.cat. Así de sencillo. Da igual que Pickford parara los penaltis frente a Colombia o que Harry Kane esté mostrándose decisivo. Eso es lo de menos. O eso dicen…

Le atribuyen, además, tres Mundiales. En la prensa catalana le dan tres Mundiales. Ni uno más ni uno menos. El primero lo consiguió con España. Da igual que en el banquillo, en Sudáfrica 2010, estuviera Del Bosque en el banquillo. Pasan por alto que el salmantino instalara el doble pivote en la selección. Todo eso importa poco. Él estaba en España y su Barcelona contribuía decisivamente a los éxitos de la ‘Roja’. Es más, sin él, la selección no luciría ninguna estrella. Ese fue su primer Mundial desde la distancia.

El segundo Mundial lo ganó con Alemania en 2014. De nuevo, su influencia en el Bayern de Múnich, con el que no consiguió ganar la Champions, fue decisiva para que el equipo de Joachim Löw se coronara en Brasil. Sin él, los germanos nunca hubieran ganado ese Mundial. Qué cosas. ¿Y ahora? Más de lo mismo. Inglaterra está en semifinales porque él entrena en la Premier. Así de sencillo. Qué más da que Harry Kane o Dele Alli, dos de los principales responsables del éxito de los ‘Three lions’, jueguen en el Tottenham. Pochettino no tiene nada que ver. En cambio, Pep ya tiene tres Mundiales. Él último, sin llegar a la final siquiera. Ver para creer (o leer).