Georgi Dzhikiya en un partido con el Spartak de Moscú.

Georgi Dzhikiya en un partido con el Spartak de Moscú.

Fútbol

El futbolista ruso que publicó el tuit racista del Spartak será investigado

A Georgi Dzhikiya podrían caerle varios partidos de sanción tras el incidente, que será analizado por el ente federativo de su país.

La Unión de Fútbol de Rusia (UFR) anunció que estudiará si es motivo de sanción el mensaje que escribió el internacional ruso Georgi Dzhikiya en el que llamó "chocolates" a sus compañeros brasileños.

"Mirad cómo los chocolates se derriten al sol", escribió el central del Spartak Moscú en la cuenta de Twitter del club. El mensaje incluía un vídeo de un entrenamiento del equipo moscovita en Dubai en el que participaban varios futbolistas brasileños de raza negra.

Tuit del Spartak de Moscú.

Tuit del Spartak de Moscú.

La frase causó tal escándalo que tuvo que ser retirada, aunque poco después el club emitió un nuevo vídeo en el que aparece Dzhikiya abrazado con unos sonrientes Fernando, Luis Adriano y Rocha, los tres brasileños.

"En el equipo no hay ningún racismo. Todos somos hermanos, somos una gran familia", dice el ruso, a lo que Luis Adriano, antiguo delantero del Milan, añade que Dzhikiya es su "amigo y hermano".

El club emitió una nota en la que se disculpó por el comentario de su jugador y señaló que Dzhikiya "no quería faltar al respeto a nadie, sólo hizo una broma desafortunada". La FIFA condenó el mensaje del futbolista ruso, aunque a renglón seguido destacó que era un incidente que correspondía analizar a la federación nacional.

Al respecto, Artur Grigoriants, presidente del comité disciplinario de la UFR, aseguró este lunes que el incidente será escrupulosamente analizado. Según la prensa local, Dzhikiya podría recibir una sanción de varios partidos, al igual que ocurrió cuando el futbolista del Rostov Ígor Gamula también hizo una broma sobre los jugadores negros de su equipo.

La lucha contra el racismo y la discriminación en el mundo del fútbol ha sido en los últimos años una de las prioridades de la FIFA, la UFR y el comité organizador del Mundial de Rusia 2018. Varios jugadores negros, entre ellos el brasileño Roberto Carlos y el marfileño Yayá Touré, denunciaron cánticos racistas en los estadios rusos.