Luis Suárez y Messi se abrazan tras un gol en Anoeta.

Luis Suárez y Messi se abrazan tras un gol en Anoeta. EFE

1ª División 19ª JORNADA DE LIGA

El Barcelona confirma que es indestructible con una gran remontada en Anoeta

Acaban con la larga racha sin ganar en San Sebastián con una espectacular victoria a la Real Sociedad (2-4). El cuadro vasco se llegó a poner con un 2-0. Le anularon un gol legal. Suárez dio la vuelta al partido y Messi lo finiquitó. 

El Barcelona es indestructible. Es el mejor equipo de España no solo por ganar (y no perder) o por sus espectaculares datos, sino por lo que hay en el fondo de esos números. Es un equipo con aires de campeón en enero por su incansable trabajo, su ambición permanente y la creencia en sí mismo vaya como vaya el partido. [Narración y estadísticas: Real Sociedad 2-4 Barcelona]

En Anoeta ya se coronó definitivamente este Barça de Valverde por dos razones. Primero, por remontar un 2-0, una acción verdaderamente difícil en un estadio complicado y con unas condiciones de lluvia que no animaban a creer en la remontada. Segundo, porque los azulgrana llevaban ¡desde 2007! sin ganar en San Sebastián. Y al fin lo consigue.

El Barcelona no enamora por su juego pero sí por cómo gana. Ha entendido al fin lo que es el fútbol en su totalidad y se ha dado cuenta que también se puede vencer sin necesidad de tener un 80% de posesión. Hay que ser prácticos y llevarse los tres puntos. Y a partir de ahí, se podrá jugar mejor o peor, pero lo más importante es ganar.

Messi celebra su gol a la Real Sociedad.

Messi celebra su gol a la Real Sociedad. EFE

El Barça fue más trabajador y campeón que nunca. Esta victoria se deberá poner como ejemplo de cómo se gana una Liga. En un partido durísimo, con un 2-0 en contra (goles iniciales de Willian José y Juanmi), con una lluvia que impedía hacer grandes alardes y mucho menos buen juego, los culés remontaron a la Real con otra lectura perfecta de partido.

Y es un equipo con mucho gol, todo lo diferente al Real Madrid, y esa virtud te hace ser líder de forma tan cómoda. Así como la Real Sociedad tuvo más remates totales y a puerta que el Barcelona, los azulgrana fueron mucho más efectivos. En sus primeros tres tiros a puerta marcó tres goles. No necesitó jugar bien ni tener el balón para remontar. No era necesario. 

Luis Suárez irrumpió y su acierto de cara a la portería le valió al Barça. Antes del descanso había recortado la distancia Paulinho en un gol a su estilo, llegando desde segunda línea y empujando a placer. Pero fue el uruguayo el que lo cambió todo, primero al inicio de la segunda parte con un sutil disparo picado que pasó por encima de Rulli y más tarde, el que ponía el 2-3, tras aprovecharse de un error del portero de la Real a la hora de sacar el balón jugado. Acabó pitado el meta por su afición. Más tarde marcó Messi de falta.

Piqué, en una acción ante Willian José.

Piqué, en una acción ante Willian José. REUTERS

Influyente también fue una decisión del árbitro González González, que se inventó una falta a Rakitic en lo que era el 2-0 de la Real Sociedad. El croata se tiró en la frontal de su área, no le tocó nadie, pero el colegiado vio lo que no vio nadie. Pitó falta donde no había pasado nada. Era un gol legal de Willian José que birlaron al cuadro vasco.

No esconde eso la gran victoria del Barcelona en Anoeta. Al fin victoria culé después de 11 años. Una brillante manera de cerrar una espectacular primera vuelta. 16 victorias y solo tres empates (en el Wanda Metropolitano, en Mestalla y ante el Celta). Ninguna derrota. Nueve puntos por encima del Atlético y 11 por delante del Valencia. Y lo que hará más felices a los culés: 19 puntos al Real Madrid. Un ciclón.