José Ramón Lete, en el CSD.

José Ramón Lete, en el CSD.

Deportes

Lete recuerda a Villar que está sometido a la ley: “No hay ninguna injerencia”

El presidente del CSD no quiso contestar a las graves acusaciones del expresidente de la Federación Española de fútbol y explicó que defenderá su papel de “garantizar la ética y la buena gobernanza” en la RFEF. También abordó las guerras internas del baloncesto y otros asuntos.

José Ramón Lete, presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD), recordó a Ángel María Villar, expresidente de la Federación Española de Fútbol (FEF), que quien le ha destituido es el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAD), “un órgano independiente y que no recibe instrucciones de nadie”.

Lete respondía así, en un encuentro con los medios, a las graves acusaciones de Villar en las que acusaba al Secretario de Estado para el Deporte de estar detrás de su destitución. “Respeto su libertad de expresión y de defensa, allá él con sus líneas estratégicas”, comentó Lete, que añadió que “Villar empezó su declive el 18 de julio” (día en el que es detenido en el marco de la Operación Soule) y, sobre la situación que vive la RFEF, que “el incumplimiento de la ley no es una opción, sino una obligación”.

Sobre la posibilidad de que España se quede sin jugar el Mundial de Rusia por injerencias políticas, Lete negó que eso existiera y explicó que ya ha habido contactos con FIFA y UEFA en los que se le ha trasladado tranquilidad y en los que el CSD ha defendido su papel de “garantizar la ética y la buena gobernanza” en la Federación. Una de las funciones del CSD es tutelar el proceso electoral y y la RFEF, tal y como dice su artículo primero, está sometida a la Ley del Deporte, recordó.

Lete pidió “prudencia” en referencia a los próximos acontecimientos que deben ocurrir en la federación de fútbol y pidió esperar al dictamen del Consejo de Estado del que saldrá un horizonte más claro. Si se certifica la decisión del TAD de anular elecciones, habrá que hacer elecciones a la Asamblea. Si no, al presidente.

José Ramón Lete también explicó los objetivos principales del CSD para este 2018, entre los que se encuentran un mayor apoyo a las federaciones deportivas (llegará a los 54 millones, un 4,83% más que el año pasado y ocupará un 60% del presupuesto total del CSD), la protección al deportista para que “nadie se quede sin su beca”, fomento de la actividad física para combatir los datos “preocupantes” de obesidad infantil que “hacen encender la luz roja” y una nueva Ley del Deporte que debe ser consensuada.

El presidente del CSD se congratuló por la proyección internacional que tiene el deporte español, el tercer elemento mejor valorado de España (un 7 de nota) después del turismo y la gastronomía. “El deporte es educación, cultura, turismo”, comentó, para añadir que uno de cada siete turistas que vienen a nuestro país lo hacen por motivos deportivos. “Los deportistas son los mejores embajadores de España”, añadió.

En referencia a los problemas pasados con el cumplimiento del Código Mundial Antidopaje, Lete explicó que “no es lo mismo no cumplirlo por la inestabilidad política que por promocionar el dopaje como presuntamente han hecho otros países”. También celebró el funcionamiento del programa ‘Universo Mujer’ y detalló que el Estado ha invertido 15 millones de euros en tres años para la celebración de los Juegos del Mediterráneo de este verano en Tarragona.

Lete también se mostró preocupado por la situación que vive el baloncesto y aseguró que llegó a tener “casi cerrado” un acuerdo entre ACB y Federación por cinco años que al final no se dio por intereses de algunos equipos. Además, explicó que “España es uno de los países más activos” para participar en una mesa de trabajo que solucione el conflicto entre FIBA y Euroliga.

El Secretario de Estado para el Deporte se mostró confiado en que este año se celebre el Open de España de golf (en 2017 no hubo) y para ello lo han incorporado como acontecimiento excepcional de interés público.

España, a 2017, cuenta con 3.580.000 licencias de las que sólo 1/5 son femeninas, algo que según Lete debe corregirse con “un esfuerzo mayor”, para que las cifras se igualen con las masculinas. Hay 66.000 clubes, 200.000 puestos de trabajo y 4.000 deportistas de alto nivel (sin contar aquellos que están inscritos en las Comunidades Autónomas), de los cuales 800 trabajan con tutorías personalizadas.