Si queremos hacer cambios en la cocina y darle un nuevo aspecto, uno de los detalles en los que podemos centrarnos son las paredes. Incluso puede ser el único cambio que hagamos para conseguir una cocina casi nueva, ya que solo con un nuevo revestimiento, parecerá otro lugar. 

Noticias relacionadas

Existen revestimientos para paredes de cocina que no necesitan hacer obras, así que no debes preocuparte si es un tema que te agobia. Sin embargo otros tipos de revestimiento sí la necesitan. En cualquier caso, hay opciones para todos los gustos. 

En qué fijarse para acertar con el revestimiento

Los detalles siempre cuentan y en función de lo que queramos y necesitemos, habrá que decantarse por un revestimiento u otro. ¿Qué debemos tener en cuenta?

  • Resistencia: Las paredes se van a manchar, van a estar sometidas al calor y a la humedad, sobre todo el frente de los fogones. Por eso es importante que escojamos un revestimiento resistente. 
  • Limpieza: Ese mismo frente es el que más se va a manchar pero el resto de paredes irán ensuciándose poco a poco. Si es fácil limpiarlas, mejor. 
  • Superficie a cubrir: Detalle muy importante porque cuanto más haya que cubrir, más caro será.
  • Instalación: Tu presupuesto debe tener en cuenta que hay revestimientos que se instalan con obra, lo que implica retirar el revestimiento anterior en muchos casos. En otros no es necesario. También se incluye el transporte de los materiales, la mano de obra, etc. 
  • Material: No todos tienen las mismas cualidades. Cada uno tiene sus particularidades y hay que conocerlas para saber qué queremos en nuestra cocina. 
  • Estilo: En este caso es un aspecto muy importante porque las paredes deben ir acorde al estilo de la cocina y debemos vigilar cómo será el suelo, las encimeras y el mobiliario. 
  • Color: Las paredes son un punto fundamental cuando tenemos una cocina pequeña, ya que podemos lograr que sea más grande visualmente si optamos por revestimientos de color claro. 

Tipos de revestimientos para paredes de cocina

Ahora que sabemos en qué debemos fijarnos en líneas generales, vamos a desgranar los tipos de revestimientos para paredes de cocina que podemos encontrar. Vamos a clasificarlos en dos grandes grupos: aquellos que necesitan obra para ser instalados y los que no la requieren. 

Revestimientos para cocina con obra

Los siguientes tipos de revestimientos necesitan de obra para poder ser instalados. Es decir, hay que retirar el revestimiento ya existente para poder colocar el nuevo. En la mayoría de casos también habrá que retirar los muebles y electrodomésticos para poder colocarlos desde el techo hasta el suelo o bien hasta media altura.  

Azulejos de cerámica para la cocina

Los azulejos han estado presentes en las cocinas de medio mundo durante años y años, siendo el revestimiento por excelencia en las cocinas que hemos conocido generación tras generación. 

Lo cierto es que es un material difícil de destronar porque en los últimos años han surgido muchas más posibilidades sin salir del mundo del azulejo. Existen azulejos con diferentes estampados y motivos, biselados, con textura, de colores planos, con brillo, mate y otros que imitan diferentes materiales de forma sintética como la piedra y el vidrio. 

Son tantas las posibilidades que ofrecen los diferentes azulejos que podemos encontrar en las tiendas, que es normal que siga presente. Además, son muy resistentes al calor y a la humedad, a los arañazos y se limpian con suma facilidad. 

Una tendencia que hoy se ve mucho son los azulejos tipo metro. Es decir, paredes de nuestra cocina que nos recuerdan a los andenes de estaciones que encontramos bajo tierra en Madrid o Londres, por ejemplo. Este estilo decorativo se logra con azulejos blancos biselados y rectangulares.  

Revestimientos de piedra natural

La piedra natural en las cocinas da una sensación de elegancia y robustez usemos donde la usemos, ya que también se puede emplear en encimeras y en el suelo. 

Dependiendo del fabricante, la piedra natural puede instalarse en forma de paneles más grandes. Para instalarlos, deberán colocar una base de cemento reforzada con una malla de fibra de vidrio. 

Los tipos de piedra natural que podemos encontrar para las paredes son estos: 

Cocina con revestimiento de cuarzo

El cuarzo es un material que hará de tu cocina un lugar precioso y moderno. Es muy duradero, resistente y fácil de limpiar. 

Una de sus ventajas es que muchos fabricantes permiten que se pueda escoger el tamaño de las diferentes planchas que cubrirán la pared, de modo que cuanto más grandes son, mayor es la sensación de continuidad pero eleva su precio. 

Los colores tampoco son un problema. Podemos encontrar revestimientos para paredes de cocina en cuarzo de todos los colores y acabados

Como desventaja, encontramos que no es aconsejable que entre en contacto con superficies muy calientes pero soporta bien el calor indirecto de los fogones. 

Pizarra en las paredes de la cocina

La pizarra aporta un efecto de elegancia rústica, sencillez y sobriedad que queda muy bien si se combina adecuadamente con el resto de elementos de la cocina. Sin duda un revestimiento que combinará tanto con los electrodomésticos de acero, como con mobiliario y encimeras de madera. 

Entre sus ventajas encontramos que es impermeable, resistente al calor y que al ser poco porosa casi no necesita mantenimiento, lo que hace su limpieza muy sencilla. 

Un revestimiento que será muy duradero pero que hay que cuidar con mimo, ya que puede rayarse con facilidad. 

Mármol en paredes de cocina

El mármol es uno de los materiales más caros que podemos encontrar para revestir las paredes de nuestra cocina, por lo que debemos medir bien la superficie en cuestión. 

Dará un aire muy elegante, sofisticado y limpio, aunque puede volverse frío, por lo que hay que saber jugar con los muebles, el suelo, etc. 

Es muy resistente al calor y la humedad pero es un material poroso, por lo que hay que tratarlo antes de ser instalado para que no absorba las manchas y resista mejor. 

Si escoges un mármol con acabado brillante, debes saber que lo perderá poco a poco, de modo que tendrás que pulirlo pasado un tiempo. La parte buena es que entonces volverá a lucir como nuevo. 

Su instalación y el material en sí mismo son caros. Tenlo en cuenta si quieres usarlo para toda la cocina. Como idea, puedes usarlo en uno de los frontales y jugar con otros materiales en el resto de la cocina. 

Cocina con paredes de granito

Foto: Pinterest

Otro de los revestimientos clásicos es el granito. Aporta elegancia pero también un punto rústico y cálido, aunque se trate de una piedra. 

Es muy resistente al calor y al agua, tampoco se araña con facilidad y además es muy fácil de limpiar si se ha tratado correctamente antes de su instalación. 

Este material es caro y pesado, algo que debe tenerse en cuenta cuando se coloque para que quede bien anclado a la pared. 

Revestimiento de ladrillo visto

Si buscamos una cocina con aire industrial, con personalidad y muy diferente, las paredes con ladrillo visto son una opción. 

Podemos jugar a pintarlos del color que queramos para hacer una cocina aún más diferente o respetar su color original. Incluso pintar algunos de forma salteada para crear una cocina divertida y más desenfadada. 

Si bien es cierto que no es recomendable emplear el ladrillo visto en las zonas que deben soportar el calor o más humedad, una posibilidad es cubrir la zona de los fuegos y del fregadero con un material secundario que lo proteja. O bien dejarlo solo para una pared que vaya a estar menos expuesta al trabajo. 

Revestimientos de gres para las paredes de la cocina

pied

El gres es tendencia en los suelos de las cocinas, ya que es resistente y encontramos diseños que imitan otros materiales. Por tanto es lógico que cada vez veamos más paredes de cocina revestidas con gres

Es duro, resistente al agua y al calor. Las variedades según los fabricantes son muchas, ya que hay revestimientos de gres que simulan madera y piedra natural principalmente. 

Otra de las ventajas es que se pueden instalar planchas grandes, lo que nos ahorrará ver las antiestéticas juntas y, por tanto, será aún más rápido limpiarlas. 

Una tendencia es usar este material para cubrir la pared desde el suelo hasta media altura, cubriendo así la zona de los fuegos y de ahí hasta el techo emplear otro material o bien pintura. 

Cocina con revestimiento de madera natural

Las cocinas rústicas nos resultan tan acogedoras en gran medida por el empleo de la madera que se hace en ellas. 

Debe protegerse muy bien para que resista sin problemas el agua y el calor, ya que la madera es muy sensible y delicada. 

Si bien es cierto que podemos encontrar multitud de tipos de madera entre lo que podremos escoger aquellos colores y estilos que más nos gusten para nuestra cocina, desde madera más caras que aporten luz como otras más oscuras para resaltar los electrodomésticos, por ejemplo. 

Paredes de cocina de cristal

Foto: Pinterest

Emplear cristal templado en las paredes de la cocina es una gran idea ya que resiste muy bien el calor y la humedad y se pueden limpiar todo tipo de manchas de su superficie muy fácilmente ya que no es un material poroso. 

En cuanto a su aspecto, puede ser transparente o lacado en cualquier color. Las posibilidades son infinitas. 

Otra de las ventajas es que, en caso de que se empiece a romper si recibiese un fuerte impacto, se repara de manera sencilla siguiendo el mismo método que con las lunas de los coches. 

Cambiar las paredes de la cocina sin hacer obra

Los siguientes revestimientos para paredes de cocina no necesitan que hagamos obras en casa para poder instalarlos. Incluso podemos atrevernos a hacerlo nosotros mismos. 

Microcemento para las paredes de la cocina

Si bien puede sonar muy aparatoso cubrir las paredes de la cocina con microcemento, lo cierto es que se trata de un material que se puede aplicar sobre revestimientos ya existentes, por lo que no hace falta retirarlos. Nos ahorra así la obra. 

Se trata de uno de los materiales de moda que ya se emplea tanto en encimeras como en suelos y paredes precisamente por lo cómodo que es instalarlo como por  sus cualidades: es impermeable, se limpia con mucha facilidad y soporta el calor siempre que no sea directo contra esta superficie. 

Puedes ponerlo de cualquier color y las juntas no serán un problema ya que queda una superficie lisa

Cocinas con papel pintado

Foto: Pinterest

A muchos les sorprenderá encontrar papel pintado en las cocinas porque tenemos el concepto de que se trata de algo frágil, que se ensucia y se desgasta. Sin embargo, hablamos de papeles que han sido tratados especialmente pensando en su uso en las paredes de las cocinas. 

Hablamos concretamente del papel pintado vinílico que se limpia muy bien tan solo con agua y resiste manchas, salpicaduras y líquidos

En el mercado encontraremos todo tipo de dibujos y decoraciones, incluso papeles que simulan azulejos y otros materiales. También opciones lisas, por supuesto.  

Revestimientos autoadhesivos para la cocina

Una de las soluciones más sencillas y llamativas, con la que se puede conseguir un resultado estupendo sin necesidad de hacer obras. Se trata de una plancha de PVC o de vinilo con un autoadhesivo en una de sus caras que solo hay que colocar sobre una superficie limpia y lisa. 

Los estilos y la decoración son casi infinitos, ya que hay opciones lisas, con dibujos, con acabados diferentes y otros que imitan superficies de madera, metal, piedra, etc.

Se trata de un material que no permite la formación de moho ni la acumulación de gérmenes, que se limpia tan solo con un paño húmedo y que soporta el calor y la humedad. 

Pinturas para la cocina

Las pinturas que hay que usar en la cocina son las plásticas o bien acrílicas porque se pueden lavar y son resistentes. Incluso existen pinturas antimoho que gracias a su composición dificultan su aparición. 

Incluso es una opción usarlas para pintar los azulejos o el ladrillo y así renovar el aspecto de la cocina sin obras. 

Los colores tampoco serán un problema, ya que existen todos los que podamos imaginar para así tener la cocina de nuestros sueños. 

También podemos encontrar en el mercado pintura de pizarra para tener un rincón de la cocina donde escribir, dejar recados, la lista de la compra o sencillamente que los pequeños jueguen mientras nosotros cocinamos. Sin duda, una forma bonita y útil de decorar la cocina y hacerla diferente.   

Combinar revestimientos de cocina

Aunque no todos los materiales tienen el mismo precio, es cierto que algunos de ellos son demasiado caros como para cubrir todas las paredes de la cocina o bien su instalación eleva el coste.

Podemos aprovechar una tendencia que consiste en combinar estilos, usando un revestimiento para el frontal de los fuegos que sea muy resistente al calor y otro más sencillo en las paredes que van a sufrir menos. Así, conjugaremos materiales diferentes, como ladrillo visto y madera, o gres y pintura, aunque esta última tendencia funciona con otros materiales como piedras naturales y pintura.