Sopas y cremas

Salmorejo de maíz, entrante fácil y fresquito que se hace en un momento

Tiene un punto dulce que contrasta de maravilla con el vinagre, es fresco y sorprendente y sobre todo facilísimo de hacer. Este salmorejo de maíz te encantará.

4 julio, 2020 12:43

Salmorejos, gazpachos, cremas y sopas frías - llamadlas como queráis - son una alternativa maravillosa para el verano porque las preparamos con antelación y los dejamos en la nevera (que mejoran de un día para otro, eso es así) y los vamos sacando cuando sea la hora de comer. En casa, personalmente, siempre hay tarros de diferentes preparaciones líquidas/semi líquidas y nos gusta servirnos unos vasitos con cualquier comida aunque también hay días en los que son los indiscutibles protagonistas de primer plato. 

Ingredientes

  • Diente de ajo, 1/2
  • Maíz cocido (en lata o congelado), 800 g
  • Miga de pan, 30 g
  • Agua, 300 ml
  • Aceite de oliva suave, 100 ml
  • Vinagre de manzana, 30 ml
  • Sal y pimienta negra, c/s
  • Rabanitos, cebollino, más maíz, palomitas... como topping

Este salmorejo de maíz es diferente, tiene un punto dulce residual del maíz marcado que contrasta de manera maravillosa con el vinagre y además nos abre una nueva puerta a una preparación que quizás no habíamos pensado. Luego, por encima, podemos terminar el salmorejo con el topping que nos apetezca: rabanitos, cilantro, palomitas, queso feta o fresco, kikos...¡imaginación al poder!

Paso 1

En un vaso batidor triturar el maíz bien escurrido con el agua, el pan, el ajo y el vinagre. El secreto es olvidarnos de ello en la trituradora, para que no haya restos de pieles del maíz.

Paso 2

Cuando esté todo bien triturado añadir la sal, poniéndolo a punto, y poco a poco sin dejar de triturar añadir el aceite de oliva a chorro fino para que emulsione bien. Una vez listo, dejar enfriar en la nevera completamente por lo menos 8 horas. Si veis que tiene mucho residuo tosco lo podéis pasar por un pasapurés o un colador chino. 

Paso 3

Servir el salmorejo de maíz con los toppings deseados, en este caso un poco de maíz cocido, rabanitos y cebollino picado pero os admite un sinfín de posibilidades, incluyendo por supuesto el combo clásico: jamón y huevo. Este salmorejo también sirve como salsa para carnes, pollo o para mojar un montón de cosas. 

Trucos y sugerencias

Si queréis un salmorejo todavía más especial podéis añadir unos tomates amarillos, que ahora llega su temporada, y también unas mazorcas de maíz ligeramente tostadas a la brasa o a la plancha, que le darán un sabor a maíz más personal y característico. Como topping podéis terminarlo con la oda al maíz: mazorquitas de maíz en vinagre, polvo de kikos y palomitas.