A pocos meses del verano, muchos ya empezamos a fijarnos en cómo ha evolucionado nuestro cuerpo durante este invierno. Sabemos que en los meses que vienen, la ropa deja más a la vista nuestra figura, y queremos estar listos para el momento. Sin embargo, debemos saber que lo que muchos denominamos como operación bikini debe ser, en realidad, un proceso constante de alimentación saludable y no una dieta puntual y milagrosa con la que perder peso de inmediato.

Noticias relacionadas

Una de las ideas más peligrosas y equivocadas es la de que en un mes se puede conseguir un cuerpo 10 para el verano. Esto no es así, debemos cuidarnos de forma constante y continuada si queremos lucir tipazo en la playa y la piscina. Por lo que lo de la operación bikini que en un mes te convierte en un modelo, es errónea y tiene sus riesgos.

Si te has descuidado durante el invierno, algo que nos pasa a muchos, puedes seguir el proceso de una dieta, sí, pero debes empezar a tomártelo en serio desde ya. De una forma paulatina y cuidada, conseguirás que en tres o cuatro meses tu cuerpo vaya tomando el camino que deseas. Pero de nada sirve el esfuerzo si piensas que esto es algo puntual.

Hay que tomarse todo esto como un cambio de hábitos. Que comer sano y cuidarse sea un estilo de vida y no un proceso de tres meses al año para prepararse para el verano. Eso sí, estos meses primaverales son un buen momento para empezar a hacer ese cambio que, después del verano, también conviene mantener.

Cómo hacer un proceso de operación bikini seguro y saludable: ‘El Plato para comer saludable’

plato_comer_saludable

A la hora de comer saludable, es importante conocer qué alimentos son más adecuados para nuestro organismo y cuáles, a pesar de que nos encanten, no nos aportan demasiados beneficios.

Así que nos hemos basado en la fórmula de El Plato para comer saludable, elaborado por la Escuela de Medicina de Harvard, así como en su pirámide de alimentos. En forma de infografía, un plato nos muestra en qué proporción debemos consumir los grupos de alimentos más importantes.

Y las conclusiones son las siguientes:

Frutas y verduras

Como se puede apreciar en la imagen, la mitad del plato lo ocupan frutas y verduras. Realmente esto no es ninguna novedad, pues seguro que todo el mundo que haya querido ponerse a dieta o seguir un tipo de alimentación saludable, habrá sido aconsejado en esta misma línea. Los nutricionistas y especialistas en comida sana no paran de decirlo: las frutas y verduras deben ser nuestra base principal a la hora de comer.

Y este estudio no viene sino a confirmarlo. Tanto es así que, de hecho, las frutas y verduras deben componer aproximadamente la mitad de nuestras comidas. Eso sí, aquí ‘El Plato para comer saludable’ excluye a las patatas, por su alto impacto de azúcar en nuestra sangre.

Granos integrales

quinoa 4

Uno de los principales problemas de la alimentación en los países desarrollados en la actualidad, son altos niveles de azúcar que tienen la mayoría de los alimentos. Por eso, una de las pautas aconsejables si se quiere empezar a comer saludable es consumir productos integrales.

Por ejemplo, la quinoa, el arroz integral, la pasta de trigo integral o el pan integral son algunos de los productos que podemos englobar dentro de este grupo. Según ‘El Plato para comer saludable’ de Harvard, una cuarta parte de nuestras comidas deben tener como protagonistas este tipo de alimentos.

Las proteínas saludables

mijo-pollo-verduras-01

Las proteínas son esenciales para nuestro organismo. De hecho, uno de las principales carencias de las personas veganas y vegetarianas suelen ser las proteínas, que deben controlar y suplir con otros productos. En este caso, se recomiendan principalmente como fuente de proteínas saludables las carnes blancas (pollo o pavo), el pescado, las legumbres o las nueces. Por otro lado, deben controlarse las carnes rojas y evitar las carnes procesadas y los embutidos en la medida de lo posible.

Este grupo de alimentos deben componer el otro 25% de nuestra dieta, que junto con los granos integrales y las frutas y verduras, habremos completado al 100%.

El aceite de oliva

Aceite de oliva

En cuanto al uso de aceites, los especialistas de Harvard aconsejan aquellos aceites vegetales saludables, entre los que podemos encontrar distintos tipos. Pero nosotros nos quedamos con el aceite de oliva, típico de nuestra dieta mediterránea, uno de los más recomendados y saludables.

Las bebidas

Por supuesto, se recomiendan las bebidas no azucaradas, principalmente el agua con un consumo de unos dos litros diarios. También el té y las infusiones son muy apropiados para eliminar líquidos si queremos ponernos a punto con esto de la operación bikini.

El ejercicio

Pero, sin duda, tanto en este estudio que se difunde bajo el nombre de ‘El Plato para comer saludable’, como en la pirámide de alimentos de Harvard o cualquier tipo de dieta o proceso de ‘operación bikini’ que queramos seguir, la base fundamental es el ejercicio diario.

Mantenerse en forma es fundamental para que la alimentación saludable tenga sus efectos beneficiosos sobre nuestro cuerpo. Caminar, correr o realizar actividades deportivas a diario o, al menos, tres veces por semana, es la práctica más beneficiosa  que podemos llevar a cabo.

dieta-deporte

Podemos observar que en cualquier operación bikini, la bollería, los platos procesados o los dulces en exceso quedan excluidos. Podemos hacer una pequeña excepción y adaptarnos a ciertas situaciones, como salir a cenar fuera de casa o asistir a eventos festivos, sin tener que mirar desde lejos la comida que el resto de personas consumen.

Pero siempre con control y teniendo en cuenta que la alimentación sana es una carrera de fondo, un estilo de vida que debemos adoptar para sentirnos bien con nosotros mismos, y nunca un proceso puntual de un mes para ponernos a punto para el verano.

Esto puede ser peligroso, y no existe ninguna operación bikini milagrosa sin riesgo, por lo que lo más inteligente es subirse al carro de la dieta saludable desde un inicio y consumir aquellos productos que más benefician a nuestro cuerpo.