Ingredientes

  • frutas que no sean cítricos, pues las “telillas”  que tienen éstos entre los gajos podrían dejar una textura algo desagradable.
  • miel,o azúcar, o edulcorante (yo he usado miel de ágave)
  • agua (o leche, si la pulpa es de piña, la leche de coco le va genial)
Con estos calores y con la cantidad de frutas que están en temporada en verano es normal que nos apetezca tomar zumos naturales bien fresquitos y seguro que con esa idea más de uno tenéis en casa una licuadora. En casa es un electrodoméstico que en estos meses usamos a diario, aunque confieso que, al principio me daba un poco de reparo utilizarla a menudo porque me daba pena tirar la pulpa de la fruta que quedaba en la licuadora después de extraer el zumo. Así que empecé a pensar en posibles usos que podría darle a esta parte de la fruta que contiene toda la fibra de ésta.

Uno de ellos son estos refrescantes polos y granizados que os traigo hoy, remedio infalible contra los calores, ricos en fibra y con menos calorías que la fruta entera, pues la mayor parte de los azúcares de la fruta se han ido en el zumo.

Noticias relacionadas

Veréis qué fácil es hacer estos polos caseros de frutas.

Preparación de polos caseros de frutas, versión trash-cooking

  1. Nos preparamos el zumo con las frutas que más nos gusten, en este caso piña, mango, melocotón y fresas.
  2. A la pulpa que queda en la licuadora, le añadimos un chorretón de miel, será más o menos en función de lo maduras y dulces que estén las frutas que usemos para el zumo, así que lo mejor es probar.
  3. Añadimos un poco de agua y trituramos con la batidora eléctrica hasta tener un puré muy fino. Si es necesario añadimos más agua hasta conseguir una textura como de papilla para bebés.
  4. Ponemos el puré en moldes para polos o en cubiteras y congelamos.

Resultado

Con un subproducto de la fruta que normalmente acaba en la basura, podemos hacer unos sanísimos polos de frutas que gustan a pequeños y a mayores. O, si lo preferís, se pueden hacer cubitos de hielo que servirán para enfriar zumos sin aguarlos o para hacer granizados si los trituramos con un robot de cocina.

Si no hacéis mucho zumo de cada vez y no obtenéis mucha pulpa, podéis ir rellenando los moldes por capas y así tendréis polos más coloridos si cada día hacéis el zumo de un sabor diferente.

Por supuesto, si no usáis licuadora, la receta es perfectamente válida utilizando la fruta entera, pero en este caso no es necesario añadir agua.

Tiempo: 5 minutos

Dificultad: 1/5

Digestión: 5/5

Coste: < 1 €