Podríamos decir que es una historia que se repite, se repite y se vuelve a repetir, toda la vida han existido productos que saltan a la palestra milagrosamente y que generan un debate inmenso de opiniones en contra y a favor, se empieza con esto y se termina metiéndolos hasta en la sopa, y nunca mejor dicho.

Noticias relacionadas

Es como una moda que se extiende y siempre sigue un patrón muy similar: primero aparece el producto, después se le atribuyen mil y una propiedades milagrosas y beneficiosas para la salud y por último se incluye como ingrediente en mil productos haciendo parecer que estos aumentan de calidad por el simple hecho de contenerlo, ¿no os suena? Estoy segura de que sí.

¡Ojo! No estamos diciendo que determinados ingredientes no aporten beneficios de un modo u otro, pero de ahí a que sean la panacea va un gran salto y a esto es a lo que queremos hacer referencia.

En este caso, uno de estos productos tan recurrentes es la Estevia o Stevia, más formalmente conocido como aditivo E-960. La estevia es un elemento de la familia de los edulcorantes acalóricos, en los últimos meses se ha generado un debate importante en torno a este edulcorante levantando opiniones para todos los gustos, puntos de vista en los que no vamos a entrar pero que estoy segura que con unos simples clics vais a encontrar.

Hasta aquí todo perfecto, oye, cada uno es libre de endulzar su vida con lo que más le apetezca o lo que más se adapte a su forma de vida. El problema viene cuando empezamos a encontrar estevia por aquí y estevia por allá, estevia incluida en mil productos y anunciada en etiquetas y webs de fabricantes a bombo y platillo como si ahora el producto hubiera aumentado de valor. Pero ya ni siquiera nos metemos en productos que llevan otros edulcorantes y deciden cambiar por estevia no, ya es que la paranoia llega a límites insospechados, llegando a incluirse la estevia en productos que de normal no llevan ningún tipo de edulcorante porque sus recetas originales no los llevan y no los necesitan ya que no aportan el sabor característico.

El ejemplo más significante que ha saltado a la palestra en estos días es la famosa mayonesa light con Stevia de la empresa salsas JR, pero no sólo mayonesa sino también su primo el ali-oli y alguna salsa más.  Hay que decir que el etiquetado de esta salsa no sólo destaca por la Stevia, también anuncia bien visible que lleva aceite de oliva (se les olvidó que sólo lleva un 2%) y cuidado, que contiene omega-3 en una grandísima cantidad de un 0,23% ¡Todo un lujo! Os dejo link de sus salsas saludables.

Además de esta mayonesa, cada día saltan más productos con Stevia al mercado, desde bebidas alcohólicas hasta pan de molde, yogures, etc., incluso empresas como Coca-Cola han introducido en algunos mercados gamas de productos con estevia.

En definitiva, y el trasfondo de todo esto que os estamos contando, no es otro que el juego que hacen las distintas empresas alimentarias con nuestra salud basándose en proporcionar nuevos productos al mercado exaltando los supuestos beneficios para la salud de determinados ingredientes de sus productos y por tanto de los mismos. Debemos tener en cuenta por supuesto, que somos los consumidores los que damos pie a estas modas, por ello debemos informarnos, crearnos nuestro propio punto de vista y tomar decisiones adecuadas a la hora de hacer una compra responsable.

¿Cuál será el próximo producto de moda?

Fuente | 20minutos