Postres

Cómo hacer mermelada casera fácil y con menos azúcar que la comprada

Las mermeladas del súper suelen rondar el 50% de azúcar, una pasada. Hoy te enseñamos cómo hacer mermelada casera que tiene menos del 20% azúcar.

Uno de los principales problemas de las mermeladas industriales es que, o bien tienen ingentes cantidades de azúcar -lo normal es que se utilice el mismo peso de fruta que de azúcar para hacer la mermelada- o bien saben excesivamente a química cuando están hechas con edulcorantes artificiales. Nuestra propuesta para solucionarlo es usar sirope de ágave, un azúcar natural con mayor poder endulzante que el azúcar que nos permite elaborar la mermelada usando solo una pequeña cantidad.

Ingredientes

  • Frutos rojos variados, 1 kg
  • Sirope de ágave, 110-120 g
  • Zumo de dos limas o de de un limón pequeño

Cómo hacer mermelada casera con sirope de ágave

Paso 1

Lavar bien los frutos y secarlos. Si son congelados, podemos usarlos directamente, no hace falta descongelarlos.

Paso 2

Ponemos todos los ingredientes en una cacerola y mezclamos con cuidado para que toda la fruta se moje con el zumo y el sirope.

Paso 3

Ponemos la cacerola a fuego medio-alto hasta que rompa a hervir y después lo bajamos a fuego medio-bajo que alcance justo a mantener un hervor ligero durante media hora.

Pasada la media hora veremos que la fruta empieza a estar cocida y se empieza a deshacer, en este momento, bajamos el fuego al mínimo y lo dejamos que siga haciéndose, removiendo cada 15-20 minutos.

La mermelada estará lista cuando al pasar la espátula por el fondo de la cacerola el surco se queda marcado tal y como veis en el vídeo. El tiempo dependerá de la cantidad de agua que contengan las frutas, en este caso los frutos rojos tardará poco más de una hora desde que bajamos el fuego al mínimo.

Paso 4

Cuando esté lista la mermelada se puede dejar tal cual o se puede triturar con la batidora y pasar por el chino si preferís una textura más fina. Después de eso, lo más difícil, ¡esperar a que se enfríe! Porque no os podéis imaginar cómo huele la cocina mientras se está haciendo.

Notas

Esta mermelada, aunque tenga muchísimo menos azúcar que la mermelada comercial no podemos considerarla como un alimento sin azúcar, pues aparte del sirope de ágave contiene los azúcares naturalmente presentes en la fruta que, además, se concentran durante el proceso de cocción al perderse parte del agua. En el caso de diabéticos, podría consumirse con moderación y contabilizándolo debidamente como parte de la ingesta diaria de carbohidratos y, ante las dudas, debería consultarse con el médico.