La mayoría de veces que suelo estar cocinando, de forma innata suelo experimentar con lo que encuentro por delante y ver qué sale de ahí. Y disfruto mucho más de estas creaciones si me permiten aprovechar restos que a primera vista uno tiraría a la basura por parecer ”inservibles”.

Noticias relacionadas

Ahora bien, tal como está la situación actualmente y ya como principio humano, creo que no es correcto estar derrochando o desaprovechando materia prima de la cual podemos obtener alguna que otra delicia.

Ideas para aprovechar los restos de masa quebrada

Así es como preparando “Tarta de frutas” me sobró masa quebrada y pensé, qué puedo hacer con ella? Decidí juntar el resto, pero no es sencillo. Al ser una pasta delicada, tuve que hervir agua e ir echando poco a poco en el conjunto y amasar un buen rato hasta homogeneizar la masa. Una vez obtenida la bola, espolvoreé la superficie en la que iba a extender la masa y seguido la estiré con un rodillo. El grosor mas o menos que sea de 0.3-0.5cm.

Y ahora qué? Pues básicamente, me vino a la mente poder hacer unos “bocaditos”. Sí, tal como indica el nombre, unas piezas graciosas y que se comen de un bocado. Empecé a hacer formas a la masa, distribuir en papel vegetal y hornear.

Retirados del horno, busqué qué era lo que tenía por la nevera y los muebles. De ahí salieron las coberturas de los bocaditos: queso fresco o cheddar untable, nocilla y dulce de leche. Así cree 3 tipos de bocaditos para aprovechar los restos de masa quebrada:

  1. Tipo 1: Bocadito inspirado en el “Banoffee Pie“. Se unta la base de hojaldre con dulce de leche, encima se le anyade una rodaja de plátano y se espolvorea el plátano con un poco de canela.
  2. Tipo 2: Bocadito inspirado en la “Tarta de queso con fresa“. Se unta la base del hojaldre con el queso fresco y encima se le anyade mermelada de fresa o de frutas rojas.
  3. Tipo 3: Bocadito inspirado en el “Brownie“. Se unta la base con nocilla y se le adhieren encima trozos de nueces.

Para rematar la presentación, utilizamos una pequenya bandeja de pastelería (fácilmente adquirible en cualquier comercio multiusos) y colocamos los bocaditos por tipos.

Lo que más me fascina y encanta es el contraste de colores y sabores que se pueden crear con lo que se encuentre por casa. Si no sabéis qué poner o cómo combinar lo que tenéis, no dejéis de comentar o preguntarme! ¡Puede que algo que no esperéis sea el componente estelar de vuestros bocaditos!

Espero que os haya interesado el post y que os haya sido útil, así como lo es para mi compartir con todos vosotros mis creaciones. Hasta la próxima et bon appétit!