Postres

Helado de licor café sin heladera, receta paso a paso

Os proponemos una receta facilísima con fotografías de todos los pasos para preparar un cremosísimo helado de licor café sin heladera.

Qué mejor receta para inaugurar el verano que un delicioso helado casero, y es que este helado de licor café es un auténtico placer adulto, facilísimo de preparar y un broche perfecto para las comidas de los domingos de verano.

Ingredientes

  • Nata para montar, 400 ml
  • Leche condensada, 400 ml
  • Café soluble, 2 cucharadas soperas
  • Licor café, 40 ml

Yo lo he hecho con un licor café casero que hacen los padres de un amigo, que aquí en Galicia es muy habitual usar el aguardiente para hacer otros licores caseros y, de entre todos ellos, el de café es quizá el más conocido, aunque este helado de licor café también se puede hacer con algún licor café comercial como el Tía María.

Preparación del Helado de licor café sin heladera paso a paso

La técnica es la misma que hemos venido usando en otros helados sin heladera como el de fresas y cardamomo o el de vainilla. Es facilísimo porque la crema no requiere cocción y se prepara en un momento, luego solo es esperar a que se congele.

Empezamos mezclando el café soluble con la nata líquida para montar, que tiene que estar bien fría de la nevera, y montándola con una batidora de varillas eléctrica hasta que esté firme.

Añadimos la leche condensada poco a poco y la vamos integrando con unas varillas manuales  con movimientos envolventes para que la mezcla no pierda demasiado aire.

Después añadimos el licor café y lo mezclamos hasta tener una crema homogénea que si la probáis es muy posible que no llegue a la nevera, porque está de vicio.

La pasamos al recipiente en el que queremos presentar el helado, tapamos con papel film o de aluminio y la llevamos como mínimo 12 horas al congelador.

Al llevar alcohol, al congelarse no forma cristales de hielo por lo que ni hace falta batirla cada cierto tiempo mientras se está congelando y tampoco hace falta sacarlo del congelador unos minutos antes de consumirlo. En cuanto lo queramos comer estará perfecto para hacer bolas y servirlo.

Resultado

Al llevar un licor que no se ha calentado para evaporar el alcohol, es un helado para adultos y, aunque la cantidad de alcohol en una ración es muy pequeña, hay que tenerlo en cuenta si se va a conducir después por si las moscas.

Por lo demás, este helado de licor café es realmente adictivo y en mi casa siempre triunfa, como estoy segura de que también triunfará en la vuestra. ¿Os animáis a probarlo?