Postres

Helado de fresas y cardamomo sin heladera, receta fácil paso a paso

Receta fácil con explicación detallada y fotografías de cada uno de los pasos para preparar un helado de fresas sin heladera riquísimo.

Queda oficialmente inaugurada la temporada de helados en Cocinillas. Después de ver el otro día a los masterchefs pelearse con las fresas para hacer sus helados, yo no he podido esperar más y hacer este helado facilísimo para el que no hace falta ni usar heladera ni tener que estar cada media hora rompiendo trozos de hielo en la mezcla, Solo hay que mezclar unos pocos ingredientes y dejar la mezcla en el congelador.

Ingredientes

  • Nata para montar (35% m.g.), 400 ml
  • Leche condensada, 1 lata pequeña
  • Fresas, 8 o 10 y alguna más para decorar
  • Cardamomo, 2 vainas
  • Lima, ½
  • Azúcar invertido, 1 cucharada (*)
  • Bizcochos de soletilla, 4

Para darle un toque extra de sabor a este helado de fresas sin heladera he utilizado una pizca de cardamomo, le da un toque delicioso que muchos no identifican y les obliga a preguntar qué es y a mí es algo que me encanta, que mis amigos descubran nuevos sabores.

Preparación del Helado de fresas sin heladera

Abrimos las vainas de cardamomo, retiramos las semillas y las reducimos a polvo. La forma más sencilla de hacerlo es poner las semillas en un trozo de papel de horno, cerrarlo como si fuera un paquete y darle unos golpes con la mano de un mortero.

Lavamos las fresas, las cortamos en trocitos pequeños y las mezclamos con el zumo de media lima, las semillas de cardamomo pulverizadas y la cucharada de azúcar invertido. Las dejamos macerar mientras hacemos el resto de cosas.

Troceamos los bizcochos de soletilla o los desmigamos con la mano.

Sacamos la nata de la nevera y la echamos en un bol.

Montamos la nata con una batidora de varillas hasta que esté firme y añadimos poco a poco la leche condensada mientras mezclamos con suavidad  con una varilla manual.

Añadimos las fresas con 2 cucharadas del jugo que han soltado. Podemos añadir todo el jugo y el helado tendrá un sabor más intenso, pero también quedará más duro. Añadimos los bizcochos, mezclamos bien, tapamos con papel film y guardamos en el congelador durante como mínimo 6 horas hasta que se congele.

Podemos sacarlo a la mesa con algunas fresas laminadas para decorar.

Resultado

Para hacer este helado de fresas sin heladera no se necesitan ni aparatos especiales ni ingredientes difíciles de conseguir. Para servirlo, conviene sacarlo del congelador unos minutos antes para que los trocitos de fresa que están congelados se atemperen un poco.

Si queréis que el helado quede con un color más rosado, podéis triturar las fresas maceradas antes de añadirlas a la mezcla del helado, así lo teñirán más.