Ingredientes

  • Crema pastelera casera
  • Una placa de masa quebrada
  • Frutas: melocotón en almíbar, uvas frescas sin pepita, piña en almíbar, frutas rojas en almíbar
  • Cobertura para tartas

Noticias relacionadas

Hola Cocinillas! En muchas ocasiones, nos vemos en esa situación en la que no sabes qué postre preparar para algún evento especial, ya sea porque tienes invitados o porque estás invitado. En fin, sea la razón que sea, os dejo en este post una de las opciones más cómodas, sabrosas y elegantes que se puede preparar para estos acontecimientos: una tarta de frutas. Como postre, encaja perfectamente porque combina las frutas y, a la vez, el dulce de la tarta. Y con un café o té, ya se digiere mucho mejor! Así pues, usando la receta que os dejé en el post de la crema pastelera casera, procedo a indicaros cómo preparar esta tarta.

Preparación de tarta de frutas con crema pastelera

  1. Descongelar la placa de masa quebrada y estirarla de tal forma que consigamos cubrir nuestro molde.
  2. Cubrimos el molde hasta el borde y con un cuchillo cortamos el sobrante. Muy importante: pinchar la masa por todo. Así, evitaremos que se nos infle la masa.
  3. Hornear al tiempo indicado en el envase y y luego dejar enfriar.
  4. Cortamos los melocotones a la juliana con un grosor de medio centímetro. Depende del molde, se necesitarán más o menos. Yo utilicé como unas 7 mitades.
  5. Cortar las uvas por la mitad y la piña en almíbar en trozos de unos 2cm de amplitud.
  6. Enfriada la masa, vertemos la cantidad de crema pastelera que hemos preparado previamente. Es suficiente para cubrir un molde de 26cm de diámetro.
  7. Seguido, empezamos a colocar el melocotón en almíbar en el borde de la tarta, una pieza encima de la otra. Así, hasta completar la circunferencia.
  8. En la siguiente etapa interna, colocamos las uvas. Igual, una pieza seguida de otra formando una circunferencia.
  9. En el siguiente nivel, disponemos la piña, siguiendo el mismo proceso.
  10. Y finalmente, en el centro y hueco que nos ha quedado de la piña, colocamos las frutas del bosque.
  11. Para rematar, preparamos la cobertura para tartas (esa gelatina brillante que le da un toque de profesionalidad a las tartas) y cubrimos las frutas y los huecos donde veamos crema.
  12. Finalmente, dejar enfriar.

Resultado

Como habréis podido apreciar, la tarta es muy sencilla de preparar, solo necesita un poco de tiempo y podréis disfrutar de una riquísima tarta de pastelería!

Antes de concluir el post, me gustaría enfatizar algunos detalles de la receta.

La elección de las frutas, básicamente es porque es de lo más sencillo y usual que solemos tener en nuestra cocina. Y si no se tiene, fácilmente se pueden encontrar en el supermercado más cercano a casa. Pero esto no quiere decir que no se puedan utilizar otras frutas. Por ejemplo, en lugar de las uvas, cuando sea la temporada, se pueden utilizar fresas y además combinar con kiwi. Esto ayuda a que el contraste de colores sea mayor y también el de sabores.

Si no se quieren frutas ácidas, se pueden sustituir la las uvas, fresas o kiwi por dátiles y nueces. Los frutos secos combinan muy bien con el melocotón y la uva y le dan un toque más sobrio a la tarta.

Como siempre, espero que las dudas que os surjan hayan quedado disipadas, y si os aparecen algunas, no dudéis en comentármelo! Espero que os haya gustado el post y nos vemos pronto! Bon appétit!