Carne

Pollo en salsa de champiñones, receta paso a paso

Receta facilísima con explicación detallada y vídeo de los pasos a seguir para preparar un riquísimo pollo en salsa de champiñones.

Llevo una temporada que, cuando me apetece carne, el cuerpo me pide más carnes blancas que carnes rojas, por eso últimamente estoy tirando mucho de pollo, además es una carne barata y muy versátil a la que se le puede sacar partido con un montón de recetas muy sencillas.

Ingredientes para hacer pollo en salsa de champiñones

  • Pechuga de pollo, 300 g
  • Aceite de oliva virgen extra, 2 cucharadas
  • Cebolla, 1
  • Champiñones frescos, 200 g
  • Salsa de soja, 3 cucharadas
  • Salsa teriyaki, 2 cucharadas
  • Nata líquida, 100 ml

En esta ocasión os propongo una facilísima, un pollo en salsa de champiñones que está buenísimo acompañado de pasta o de arroz blanco.

Preparación del pollo en salsa de champiñones

  1. Cortamos el pollo en filetitos pequeños o en tiras y lo sofreímos hasta que cambie de color en las dos cucharadas de aceite. Cuando esté lo retiramos de la olla o de la sartén y reservamos.
  2. En el aceite que ha quedado sofreímos la cebolla muy bien picada y, cuando empiece a tomar color añadimos los champiñones troceados, damos unas vueltas y añadimos el pollo que tenemos reservado.
  3. Echamos la salsa de soja y la salsa teriyaki, damos unas vueltas y cuando veamos que empieza a hervir añadimos la nata, mezclamos bien, bajamos el fuego al mínimo y dejamos que hierva despacio -al “chup chup”- durante 10 minutos.
  4. Servimos caliente acompañado de pasta hervida, arroz blanco o patatas fritas.

Resultado

Este pollo en salsa de champiñones, a pesar de que la pechuga de pollo suele ser bastante insípida resulta una receta muy sabrosa, pues la salsa de soja aporta mucho sabor. La salsa teriyaki le da un punto interesante, pero si no tenéis, se pueden sustituir las dos cucharadas de esta salsa por una cucharada adicional de salsa de soja. Como esta salsa es salada, en ningún momento añadimos sal a la receta, pues con la que aporta la salsa de soja es más que suficiente.