Carne

Pollo asado en bolsa

Mi primera entrada, mis primeros nervios previos al estreno, una inmensa ilusión, muchas ganas de compartir recetas y la completa seguridad de que con este plato vais a triunfar ante cualquier público. El pollo asado es uno de esos platos que gusta a casi todo el mundo, niños y no tan niños, va fenomenal para el tupper del trabajo, para el picnic del fin de semana, para la comida de diario, la cena, una comida especial, en fin…, que no tenéis excusa para prepararlo y contarme qué os ha parecido, porque además no mancharéis absolutamente nada de nada en la cocina.

Ingredientes (para 4 personas)

  • 6 cuartos traseros u 8 contramuslos de pollo ( sin deshuesar ni quitar la piel)
  • 2 cebollas
  • 2 zanahorias
  • 6 dientes de ajo
  • 2 bolsas de asar

Os tengo que pedir disculpas porque esta receta no cumple del todo con la filosofía de cocinillas, que sea una receta rápida de hacer, pero quería que mi primer post os hiciera disfrutar con un sencillo pollo asado, así que podéis reservarlo para cuando estéis tranquilamente en casa haciendo otras cosas…, y mientras tanto, nuestro pollito se va haciendo lentamente en el horno. Os aseguro que os va a merecer la pena…, ya me contaréis.

Preparación

Lo primero de todo será precalentar el horno a 180º. (Las bolsas de asar soportan hasta 200º, pero lo vamos a hacer a menos temperatura y durante más tiempo).

Ahora toca preparar la salsa. Para ello meteremos en una picadora o batidora los ingredientes. 1CS de salsa de soja, 4 CS de agua, 4 CS de vino blanco, sal y pimienta recién molida al gusto, 1 cp de tomillo picado, 1 cp de cebolla en polvo, 1 cp de orégano, 1/2 cp de jengibre molido y 1 cp de especias para pollo si tenéis. Batiremos y reservaremos. (CS:cucharada sopera o 15 ml, cp:cucharita de postre o 5 ml).

Después será turno de pelar y partir las zanahorias en trozos de unos 4 cm de largo. Pelar los dientes de ajo. Pelar y partir cada cebolla en 8 trozos. Introducimos las piezas de pollo repartidas en las dos bolsas, añadirles la zanahoria, el ajo y la cebolla. Echar la mitad de la salsa en cada bolsa. Cerrar las bolsas con los cierres que les acompañan.

Cogemos cada bolsa con cuidado entre las dos manos y voltearla despacio varias veces para que todo se impregne bien con la salsa.
Colocamos las bolsas en la bandeja del horno y pinchar cada una de ellas con una brocheta o instrumento similar para hacer un agujerito en cada una por debajo justo del cierre. Tener la precaución de que los extremos donde están los cierres queden hacia arriba, no apoyados en las bandejas, así no se saldrá nada del la salsa por el agujerito que acabamos de hacer.

Ya casi está, ahora tendremos que meter la bandeja al horno precalentado durante una hora, una vez terminado el tiempo, sacar la bandeja, dar la vuelta a las bolsas con cuidado y protegiéndonos con guantes o lo que uséis normalmente para no quemaros, y programar otra hora.
Colocamos las bolsas en la fuente donde vayamos a servir el pollo y abrirlas con cuidado, porque quema mucho el interior. Disponer las piezas de pollo, las verduras y la salsa como más nos guste y llevar a la mesa. Que aproveche…

Notas: Mi horno es eléctrico, sin aire, y lo pongo con calor arriba y abajo.

Resultado

Ya os adelanto que no volveréis a preparar el pollo asado de ninguna otra manera. Delicioso…, podéis acompañarlo de un maravilloso puré de patata o un arroz blanco, riquisimo!