El té verde es una infusión a la que siempre se le han atribuido diversos efectos. Aprovechando que recientemente ha salido un estudio que desmonta uno de ellos, me apetecía hablaros sobre algunos de los efectos del té verde. Empecemos.

Noticias relacionadas

El té verde tiene una serie de componentes que son antioxidantes. Estos antioxidantes ayudan a evitar los efectos nocivos de los radicales libres que se forman en nuestro cuerpo y que atacan a nuestras células. Es importante decir que no sólo porque tomemos té verde vamos a evitar la agresión de los radicales libres; NO, nuestra dieta ha de ser variada y equilibrada y ningún alimento por sí solo es “el anti tal” o “el cura cual”.

Por otro lado el té verde, al igual que todos los tés, tiene cafeína. La cafeína es un compuesto excitante que podemos encontrar en el café y en todos los tipos de té, aunque en el té la mayoría de la gente lo llama “teína” a modo de diferenciarlo de la cafeína que encontramos en el café, pero es el mismo componente. Como componente añadido lo podemos encontrar en algunas bebidas de cola o en las bebidas tipo RedBull, Monster… La cafeína en su dosis adecuada y ante algunas situaciones podría tener algún efecto beneficioso ante esa situación en concreto (se usa como ayuda ergogénica en algunos deportistas). Para el resto de los mortales hay que tener cuidado con la cafeína que nos tomamos, ya que podría “acelerarnos” sufrir sus efectos como, por ejemplo, desvelarnos y dejarnos sin dormir y descansar adecuadamente. Si, además de tomarnos un té, tomamos un café al desayuno y/o a media mañana y/o tarde, el consumo de cafeína será más que excesivo y  eso sin contar que sea fin de semana y nos hayamos tomado un refresco de cola con los colegas. Para evitar problemas con la cafeína, se recomienda no tomar más de dos cafés al día o dos (bolsitas) tés. Más de eso, tomaremos un exceso de cafeína que podría tener efectos en nuestro organismo que no queremos.

El último efecto que quería comentar, y no por ello menos importante, al té verde se le ha atribuído un efecto lipolítico, es decir, un efecto quemagrasa. Y es precisamente por su contenído en cafeína y catecolaminas. La ciencia mágica ha atribuído a la cafeína un potente efecto de quemador de grasa. A partir de ahí se han creado todo tipo de inventos saca-cuartos que se venden con el fin de adelgazar cómodamente simplemente por darte la crema no se cual hecha con verde o que tiene cafeína (que de esto se absorbe nada y menos) o tomándote la pastilla tal o la infusión tantos que tienen cafeína o té verde. Esto acompañado de la típica foto del antes y el después, así para vender más y así el pobre o la pobre que ve eso se cree los efectos milagrosos de estos productos. Compra la crema, la pastilla o la infusión, se lo toma y a esperar los resultados que nunca llegan.

capsulas

 

Pues bien, para comprobar estos efectos la comunidad científica (la buena) ha realizado una serie de estudios para comprobar si esto del té verde funciona o no. Y recientemente ha salido una publicación que es una revisión de estudios que comprueban si el té verde tiene ese efecto quemagrasa o no. Se han incluído 154 estudios, que no son pocos. Se vió que la mayoría de ellos no eran buenos estudios y se eliminaron. El problema principal de no ser buenos estudios es que el resultado que obtengas puede ser cualquier cosa y por lo tanto no es fiable. Al final de los estudios con los que se quedaron se aplican una serie de fórmulas estadísticas y se concluye que el té verde no tiene ningún efecto sobre el peso. Es decir, el té verde no tiene el efecto quemagrasa que nos venden. Por lo tanto, el mito queda desmontado.

¿Te gustaría comentar algún otro efecto atribuído al té verde que no hemos comentado aquí? Podéis dejarnos vuestras reflexiones a continuación.