Hoy vamos a unir una receta divertida con una idea para que los peques  aprendan las mezclas de colores partiendo de lo colores básicos. Además, siguiendo con lo dicho en la receta de la semana pasada, siempre es mejor cuando hacemos nosotros las cosillas de goloseo de los nenes ya que podremos elegir los ingrediente y siempre que una receta que lleve azúcar, mejor el de casa que todos los edulcorantes que echan en los productos industriales.

Ingredientes

  • Maíz para hacer palomitas (que no sea el de microondas)Aceite de girasol
  • Azúcar
  • Colorantes para uso alimenticio (el de la zona de decoración de postres)

Noticias relacionadas

El colorante que usaremos no es el naranjita que usamos para la paella(que yo hasta hace relativamente poco era el único que conocía), sino el que encontraremos en la sección de los supermercados medianos-grandes de decoración de tartas, donde están los fideos de chocolate, las velas,… Yo he comprado, no sé si es fácil o no de encontrar, un paquete que vienen 3 colores: amarillo, rojo y azul y por detrás las dosis de cada color para hacer los colores secundarios (os dejo una foto de la parte trasera del paquete de los colorantes).

Tengo que reconocer que hace mucho que no me divertía tanto “guarreando” en la cocina, eso si cuidado con las manchas que los colorantes son difíciles de quitar luego de la encimera, manos, etc, y los niños alucinarán del cambio de colores.

DSCN4705[1]

Preparación:

 En una sartén con tapa que ajuste perfectamente (preferiblemente trasparente para ir viendo la evolución), ponemos media cucharada sopera de aceite por una de maíz y de azúcar. El colorante lo pondremos según el resultado que pretendamos, siguiendo las instrucciones del paquete.

A fuego alto esperamos a que empiece a estallar el maíz y entonces sacamos del fuego y movemos sujetando la tapa con fuerza para que las palomitas se mezclen bien con el colorante. Si hace falta, porque hay maíz sin hacerse aún, se vuele a poner al fuego, pero bajándolo para evitar que las que ya están hechas y el azúcar se quemen.

Sacamos y limpiando previamente la sartén, comenzamos el proceso nuevamente para crear otro color y así hasta infinito!

Si no nos gustan las palomitas dulces también se pueden hacer sin azúcar aunque el efecto es un poco diferente porque el azúcar es lo que fija el color, así que el aceite y la sartén deben estar fríos para que el colorante no se evapore y el resto de proceso, el mismo.

Os ha gustado?? Y es que ni comer ni aprender tiene porqué ser aburrido!!

Resultado:

Tiempo: 15 minutos

Dificultad: 2/5

Digestión: 3/5

Precio: 3€