Actualidad gastronómica

Dime qué café tomas y te diré quién eres

Todo lo que viene a continuación no son datos empíricos ni exactos… porque vamos a añadir un poco de humor, imaginación y personalidad a cada tipo de café. 

Hay muchísimos tipos de café y combinaciones. Te hablamos de café espresso, americano, café mocca, café irlandés, café bombón, el carajillo, el kopi luwak o el café con leche. Todas estas combinaciones acostumbran a estar presentes en cualquier circunstancia y en cualquier lugar. ¿Cuál es el mejor café para ti? En realidad, esto lo sabrás una vez los pruebes todos.

Mr. Espresso

Directo, sin atajos ni condimentos. Es de los cafés con un sabor más fuerte y oscuros, y de los que mejor permiten degustar los granos y sus aromas. 

Si escoges un espresso es porque pones la directa. Quizás no tienes tiempo y quieres cafeína en vena rápido. Pero también puede ser que te gusten las cosas sin rodeos o disfrutes de la esencia de todo. De lo auténtico. Compartir un espresso es cosa complicada, como mucho te da para un darle un sorbo y pasárselo a tu acompañante. Pero aún es más difícil si pides un Ristretto, la mínima expresión del espresso, porque se utiliza menos agua y el sabor aún se intensifica más. 

Cuando pides un espresso no esperas pasar tiempo en una mesa charlando durante horas. Seguramente es para un pim pam. Para un momento corto o porque buscas una experiencia fugaz, pero intensa. El espresso o ristretto lo imaginamos para la gente ocupada, que va en busca de un sabor que llegue de repente y deje una estela de sabor durante rato. Al café espresso y al ristretto vamos a ponerles traje, un maletín y un reloj para controlar bien el tiempo. 

Americano

Es el contrario del espresso y ristretto. Con menos sabor y más acuoso, pero más generoso en cuanto al tiempo. Si pides un americano es que puedes alargar las cosas hasta que el sol se está poniendo. Eres paciente, aunque cuando decides tomarlo eres plenamente consciente que no vas en busca de emociones fuertes.

Te han hablado de él porque es conocido mundialmente, pero hay que confesar que seguramente, si lo pides, es porque el sabor a café realmente no te convence tanto como te gustaría decir por allí. Y si le añades azúcar... algo pasa ¡pero lo estás intentando! Vas por el buen camino. 

El café americano va en vaqueros y camiseta. Cuando más feliz se pone es durante las pausas largas, durante las mañanas-mediodías de los fines de semana o en las quedadas que superan las dos horas. El americano sale a la calle cuando el sol ya está bien arriba y el mundo lleva rato latiendo. 

La pandilla de Café Mocca, Café Irlandés, Carajillo y Bombón

Este grupo de amigotes, cuando llegan a una fiesta, son quienes mejor se disfrazan. 

Café Mocca… chocolatero, ¡que te veo! 

Mocca es el joven de la pandilla y el que siempre saluda aunque a veces tenga muchísima pereza. Al ser tan sociable, siempre va juntando ingredientes: un poco de cacao por aquí, un poco de trozos de chocolate picado por allí, algo de canela y a menudo deja que se una a la fiesta el azúcar, entre otros. Ay, si te va el Mocca, ¡eres juventud y endorfinas! 

Café Irlandés

Alto y robusto, su voz es muy grave y tiene muchísima presencia. Si no lo conoces, es muy probable que de primeras te impacte porque es un mix de café + whiskey irlandés + azúcar + nata o crema por encima. ¡Toma ya! Pero una vez te lo han presentado, entiendes su encanto y te deja huella para siempre. Si lo pides a menudo, es que tienes apego a las experiencias fuertes, no te conformas con cualquier cosa ni manjar. 

Café Carajillo, el Padrino de la pandilla.

Un café que ha vivido mucha calle y tiene el saber popular en las entrañas. Aparece en cualquier parte y en cualquier ocasión, ya sea una cena de empresa, una partida de póker o durante las primeras horas de la mañana en el bar de la esquina. Este café se sirve, sobre todo en España, con Brandy, Ron o Licor 43. Aunque, si te gusta cómo queda el sabor resultante de mezclar alcohol con café… ¡seguro que has probado otras combinaciones!

Café Bombón

Café Bombón es el miembro de la pandilla más inocente de todos. Relaja siempre el ambiente con buenas palabras. Según la zona por donde viaja, adopta la forma de café + leche condensada o bien, con café + leche + leche condensada (leche y leche en Canarias). Si te decantas por este café, es que buscas arrancar una sonrisa, vas a por un momento feliz, dulzón y sin problemas. 

Kopi Luwak

Si sabes apreciar el Kopi Luwak es que eres de los morros finos y sabes de qué va lo bueno. Y no por nada, sino porque este café está considerado el más exquisito del mundo. 

El Kopi Luwak no va sobre cómo tomas el café o qué ingredientes le añades, sino porque es universalmente conocido por las características de cómo se obtiene. Es un tema polémico y da mucho de qué hablar, pero este café de sabor tan espectacular se obtiene a partir de las heces de la civeta asiática.

Desde nuestro punto de vista es importantísimo que, antes de tomarlo, sepas con exactitud y te asegures que las civetas asiáticas viven en buenas condiciones. Y una vez sepas esto, si lo pides… es porque puedes permitírtelo y porque sabes apreciar que es bueno de verdad. 

Café con leche (o con bebidas vegetales)

El de toda la vida, del montón, pero el que hace más compañía. El café con leche es el mejor amigo, tuyo y mío. Si lo pides es que no quieres pensar mucho o simplemente buscas estar con la gente de siempre en el lugar de siempre. Esta combinación de leche (o bebidas vegetales como soja o avena) con café es zona de confort, una opción universal, popular y fácil. El café con leche nunca pasa de moda y casi siempre sale por las mañanas o cuando el sol aún está radiante.

Es motivo de reunión y de encuentros, pero también es el compañero perfecto para estar a solas y saborear cada sorbo. Siempre va vestido según la ocasión y se adapta perfectamente a cualquier circunstancia, entorno o medio. Es una de las mejores compañías, porque siempre complace y nunca estorba.

Estos son algunas combinaciones de café que usualmente tenemos al alcance. Y la mayoría de nosotros sentimos debilidad por uno o por otro. En cualquier caso, no te tomes nada al pie de la letra. Lo importante, al final, es que la calidad del café que tomes sea la adecuada para que puedas degustar cada taza como mereces.

Si quieres saber más sobre café, aquí te dejamos el blog de ARRUGAO, para que le eches un ojo si es un mundo que te interesa.