Actualidad gastronómica

¿Cuánto contamina la ganadería en el planeta?

Los veganos y vegetarianos nos dicen que la ganadería contamina y que comer carne no es ecológico. ¿Es esto cierto o se puede comer carne sin problema?

23 noviembre, 2016 13:05

La temperatura del planeta está subiendo año tras años sin detenerse. No es algo nuevo, en la última década hemos batido los récords de temperaturas máximas históricas en varias ocasiones. Además,  es algo que notamos en nuestra propia piel. Los inviernos son cada vez más cortos, van desapareciendo las estaciones con temperaturas intermedias, como el otoño y la primavera, y cada día los telediarios nos cuentan de nuevas tragedias naturales que suceden, por ahora, lejos de nuestras fronteras.

El consumo de carne supone uno de los mayores problemas contaminantes en la actualidad, superando incluso al del transporte (emite un 18% de CO2 según la FAO para Naciones Unidas). La ganadería contamina con la producción de piensos, los fertilizantes químicos, la deforestación para el pasto, la fermentación y el óxido nitroso del estiércol, entre otras cosas. Ésta se coloca entonces como uno de los sectores económicos a cuestionar si queremos frenar el avance del cambio climático.

Por qué los veganos dicen que la ganadería contamina

Cuando una persona se hace vegana o vegetariana también está haciendo algo muy importante por el medio ambiente. No es viable en absoluto que llevemos los ritmos de consumo de carne que tenemos en la actualidad. Comer carne ahora no implica lo mismo que en el siglo pasado, antes de que el modelo de producción industrial en serie se llevase también a las granjas, utilizando a los animales como piezas en una fábrica.

En Omicrono: ¿Cuánto contamina una vaca?

El consumo de carne, que antes era algo muy selecto, es ahora un símbolo de prosperidad personal. Así, se consumen al año más de 60.000 millones de animales, casi diez por persona según la población total del planeta, según la FAO. Este alto consumo de carne es totalmente insostenible, además de una brecha de desigualdad en el mundo.

El sector ganadero “compite” por los recursos naturales en un mundo donde estos escasean. Como este sector es económicamente fuerte, se queda con los recursos naturales de los países más empobrecidos. Se necesita mucha cantidad de pienso y miles de hectáreas de pastos para producir estas cantidades de carne.

Dañando a la tierra

También la tala de árboles es uno de los mayores problemas de la ganadería pues este sector es responsable del 70% de las deforestaciones actuales en Latinoamérica, principalmente en el Amazonas.

La mayoría de las talas de árboles son a causa de la industria ganadera

Los bosques son importantes para absorber gases de efecto invernadero, proporcionar agua, ayudar a protegernos contra los desastres naturales (como las inundaciones  o la desertificacón) entre otros. De nuevo, según datos de la FAO, cada 2 segundos se pierde la extensión en bosques de un campo de fútbol.

Problemas con el agua

El agua es otro bien escaso que provoca muchos quebraderos de cabeza a numerosos países en el mundo. La ganadería contamina también el agua. La contaminación proviene de los desechos animales, de los antibióticos, hormonas y productos químicos para tratar las pieles.

Se estima que el 8% del agua que consumimos en el planeta se destina a la ganadería, tan solo con el riego de los cultivos para forraje. Este sector genera además las dos terceras partes de contaminación por amoniaco, responsable de la lluvia ácida, entre otras.

El límite de los recursos

Cuando comemos animales alimentados con productos agrícolas que podríamos consumir directamente nosotros mismos, perdemos gran parte de la energía bioquímica de estos últimos. Según la Ley de Lindeman o Ley del 10% “Tan sólo el 10% de las calorías ingeridas por un nivel de la pirámide trófica es transferido al nivel siguiente, el 90% restante es utilizado para mantener la vida en ese nivel o bien es excretado sin pasar al nivel trófico siguiente” , o lo que es lo mismo, por cada escalón que subimos en la cadena trófica perdemos el 90% de esta energía.

¿Qué podemos hacer?

La ganadería contamina y este problema forma parte de algo más grande. El cambio climático era algo que podría haberse enfrentado con tiempo si hubiéramos escuchado las alertas que nos mandaban hace más de 40 años a respecto del mismo. Sin embargo, el problema ahora es más urgente que nunca. Las consecuencias del cambio climático se están sufriendo ya por numerosas regiones del planeta Tierra. Estamos muy cerca de superar el límite en los años 90 los científicos del mundo pusieron como frontera insalvable: el aumento de 1,5ºC desde entonces. Ya vamos por la mitad.

Desgraciadamente entre los distintos gobiernos del mundo no se toman las decisiones para frenar este problema. Indudablemente este cambio afectaría a la economía global y a multitud de empresas. En las reuniones por el cambio climático nunca se toman medidas importantes y los compromisos quedan en el vacío.

Es por todo esto por lo que los veganos querrían acabar con el consumo de carne. La ganadería contamina a unos niveles que empiezan a ser inasumibles por el planeta en el que vivimos. Una población en aumento con unos recursos cada vez más limitados nos llevan a un callejón sin salida. Los veganos piensan que hay que elegir una posición responsable para salvar el mundo.

Si te ha gustado el tema, ¡escribe un comentario!

Fuentes: Ecologistas en Acción, FAO para Naciones Unidas (1), FAO para Naciones Unidas (2)La Vanguardia.