El bicarbonato sódico o bicarbonato de sodio es uno de los ingredientes más ampliamente utilizados en repostería como impulsor para masas de magdalenas y bizcochos. Pero es tal el potencial de este humilde polvo blanco que hace que existan otros muchos usos de bicarbonato más allá de la repostería que hacen que sea un producto que nunca debe faltar en casa.

Noticias relacionadas

Desde ayudarnos a devolverle la vida a una olla en la que se nos haya quemado la comida o a dejar el horno reluciente, el bicarbonato puede sacarnos de un apuro a la hora de lavarnos los dientes o ayudarnos con una mala digestión en la que los acidez de estómago nos está haciendo pasar un mal rato con los ardores.

Usos del bicarbonato más allá de las recetas dulces

Higiene personal, elaboración de productos de limpieza respetuosos con el medio ambiente, como desodorizante o como plaguicida, son algunos de los principales usos del bicarbonato en el hogar que no tienen que ver con la cocina.

 Para la higiene y el bienestar personal

  • Mezclar un poco de bicarbonato con la pasta de dientes habitual reduce la formación de sarro y actúa como blanqueador.
  • Mezclar bicarbonato con un poco de agua hasta hacer una pasta y usar como desodorante, una alternativa mucho mejor para la salud que los antitranspirantes comerciales a bases de sales de aluminio.
  • Mezclar con el champú y masajear el cuero cabelludo con el pelo ya mojado para eliminar la caspa y desenredar el pelo.
  • Mezclado con agua se puede usar como exfoliante facial.
  • Se puede usar como sales de baño, pues ayuda a relajar los músculos y a suavizar la piel.
  • Disolver un poco de bicarbonato en agua caliente para limpiar los aparatos dentales y los cepillos de dientes.

Como producto de limpieza respetuoso con el medio ambiente

  • Sirve para desatascar tuberías.
  • Para limpiar el horno.
  • Para limpiar las ollas en las que se nos ha quemado la comida y para eliminar manchas difíciles de este tipo de utensilios.
  • Se puede mezclar con el detergente de la ropa para conseguir un efecto suavizante.
  • Elimina los hongos de los azulejos y de las cortinas de la ducha. Solo hay que espolvorear una esponja con bicarbonato y frotar las zonas manchadas por los hongos.
  • Para desodorizar la ropa deportiva manchada de sudor, ponerla a remojo en agua con bicarbonato antes de lavarla normalmente.
  • Si se derrama aceite en el suelo de la cocina, espolvorea bicarbonato por encima para que no resbale y sea fácil de limpiar.

Para eliminar malos olores

  • En el frigorífico, basta dejar un pequeño frasco con unas cucharadas de bicarbonato y sin tapar.
  • Para eliminar el olor y el sabor en los túpers o frascos en los que han estado guardados alimentos de olor muy persistente. Claro ejemplo es cuando te llevas un túper de alguna comida con curry, que parece que olerá a curry el resto de la vida si no hacemos algo para remediarlo.
  • Eliminar el olor de los cubos de basura o de las cajas de arena de los gatos. Simplemente rociar el fondo con bicarbonato.
  • Para eliminar los malos olores del lavaplatos rociar media taza de bicarbonato en la parte inferior  antes de ponerlo a funcionar.
  • Poner a remojo los trapos de cocina con agua y bicarbonato para eliminar malos olores.

Como plaguicida

  • Hacer un reguero de bicarbonato junto a la puerta de la casa o las ventanas para evitar que entren las hormigas.
  • Si el perro ha dejado pulgas en la alfombra, mezclar bicarbonato con sal y esparcir. Dejar actuar 24 horas y aspirar.
  • Si las que se cuelan en casa son las cucarachas, dales bicarbonato con azúcar para que no vuelvan.
  • Para regar las plantas y prevenir las plagas de insectos y hongos, mezclar 1 cucharadita de bicarbonato con un litro de agua en un pulverizador.

Otros usos

Uno de los usos del bicarbonato más conocidos desde hace mucho tiempo es el de antiácido para aliviar los ardores de estómago, disolviendo una cucharadita de bicarbonato en un vaso de agua. Es un remedio muy efectivo, pero aunque se trata de una sustancia inocual, antes de ingerir bicarbonato por vía oral hay que tener en cuenta que es una sal de sodio y puede estar contraindicado para personas que deban seguir una dieta hiposódica, como las que sufren hipertensión arterial, embarazadas que pueden sufrir hipertensión gravídica o las que reciben tratamiento con determinados fármacos, por lo que en estos casos debe consultarse siempre con el médico.

Como veis, hay muchos usos del bicarbonato más allá de usarlo para que suban los bizcochos y algunos pueden sacarnos de muchos apuros.

Fuente | Ecoinventos