No sé si estaréis de acuerdo conmigo en que las campanadas y tomar las Uvas de la Suerte es una de las tradiciones más arraigadas en nuestra cultura y eso que se trata de algo relativamente reciente, pues parece ser que empezó en Madrid a finales del siglo XIX, pero rápidamente se extendió por toda España hasta la época actual. Así es que hoy es rara la mesa en la que no habrá uvas a las 12 de la noche para, entre risas, atragantamientos e incluso lágrimas, decir adiós al año que se va y brindar acto seguido con cava o champán para recibir al año que entra. Con él llegarán los buenos propósitos, como la intención de dejar de fumar o la de comer de manera más saludable.

Noticias relacionadas

Pero como en Cocinillas nos gusta buscar nuevas emociones y probar nuevos sabores nos hemos puesto en la piel de todos los que no son amigos de tomar las uvas y nos hemos puesto a buscar alternativas a estas que también se puedan comer a ritmo de campanadas. Y las hemos encontrado, dulces y saladas.

Alternativas dulces a tomar las uvas de la suerte

alternativas-uvas-02

  • Gominolas, la opción divertida. Y la menos saludable, para qué nos vamos a engañar. Pero bueno, si son pequeñitas y ya hemos quedado en que a partir del día 1 vamos a comer de manera más sana, nos podremos permitir el capricho.
  • Frutos del bosque, las golosinas saludables. Moras, frambuesas, fresitas…. deliciosas, sin pepitas, sin el pellejo a veces desagradable de las uvas y muy fáciles de comer.
  • Gajos de mandarina, la opción más a mano. Están en su mejor momento y, por esa misma razón, son baratísimas.
  • Lichis, la opción exótica. Eso sí, hay que pelarlos y quitarles el hueso. Sin duda, la opción más trabajosa a no ser que los compremos en conserva. Pero si tenemos invitados, se quedarán boquiabiertos.

Y si queremos rizar el rizo, ¿por qué no un mix? Un bol con 12 mini frutitas para comer de un bocado a ritmo de las campanadas, ya sabéis, las que suenan después de los cuartos. Que al fin y al cabo, si las uvas representan los meses del año y ya sabemos que no hay dos meses iguales, por qué representarlos siempre con uvas, ¿no?

Alternativas saladas a tomar las uvas de la suerte

alternativas-uvas-01

Y si además de no ser fans de las uvas, tampoco lo somos del cava. En ese caso, ¿qué tal si recibimos el año con una cervecita y unas aceitunas o unos tomatitos cherry? A mí desde luego me está tentando mucho esta opción.

En cualquier caso, sea como fuere, comáis lo que comáis y brindéis con lo que brindéis, lo que más deseamos en Cocinillas es que el 2015 sea muy feliz para todos y que os salga todo genial. ¡Feliz Año Nuevo!