dinner_in_the_sky

dinner_in_the_sky

Actualidad gastronómica

Dinner in the Sky: una comida de altura

Fuente: blogviajeros.com

Disfrutar de la cocina ya no es suficiente en el mundo de la gastronomía. En los grandes restaurantes, un buen plato debe estar rodeado de un buen ambiente, un sonido adecuado, y por supuesto una grata compañía… pues bien, ¿y si a todo esto le añadimos disfrutar de una comida o un almuerzo con 22 personas a 50 metros de altura?
Gracias a Dinner in the Sky esto es posible. Esta empresa fundada por cuatro jóvenes europeos, va más allá de todas estas características que hacen disfrutar de una comida o un almuerzo exclusivo.
La experiencia consiste en una plataforma de 9 metros de largo por 6 de ancho, con capacidad para 30 personas. En el centro de la plataforma se encuentra una mesa con asientos de máxima seguridad en los que 22 personas pueden disfrutar de cualquier comida del día con unas vistas espectaculares a 50 metros del suelo.

DINNER IN THE SKY - Montreal premier

DINNER IN THE SKY - Montreal premier

Esta actividad combina las sensaciones de la gastronomía típica de cada lugar, con la sensación de comer en el cielo. Y es que durante los 40 minutos aproximadamente que dura esta aventura, se puede disfrutar, además de un manjar único, de unas vistas maravillosas, que se pueden apreciar de una forma completa gracias a sus asientos giratorios. Dinner in the Sky alquila su plataforma por 250 euros por persona para cenas, comidas o almuerzos que sorprenden a cualquier comensal, y es que grandes chefs mundiales como Pierre Gagnaire, Dani García o Marc Mc Ewan, no han dejado de ofrecer sus platos más exclusivos en este especial entorno.
España, Francia, Portugal, México, EE.UU. o Inglaterra son solo algunos de los países que han albergado este evento exclusivo, aunque a día de hoy es Sudáfrica quien ha gozado más veces de esta iniciativa, y es que la plataforma de Dinner in the Sky no solo ofrece citas gastronómicas; también está disponible para reuniones de trabajo, presentaciones de productos o incluso fiestas de cumpleaños privadas.
En cualquier caso, si a una gran experiencia como es la gastronomía se le añaden 50 metros de altura y unas vistas espectaculares, se convierte en una actividad adictiva para aquellos amantes de lo extraordinario.