Pagos ilegales

El PP de Madrid se financió ya en B con García-Escudero al frente

El gerente del partido, investigado en la Púnica, aportó 210.405 euros en negro para la campaña de 2003.

Pío García-Escudero.

Pío García-Escudero. Getty

El PP de Madrid se financió con dinero opaco al menos desde el 2003, cuando lideraba el partido el actual presidente del Senado, Pío García-Escudero. Ese año y según la documentación que obra en poder de EL ESPAÑOL, el gerente del partido Beltrán Gutiérrez aportó 210.405 euros en negro para la campaña electoral que aupó a Esperanza Aguirre a la presidencia autonómica. La anotación quedó apuntada de forma manuscrita en la contabilidad que el entonces gerente del partido, Luis Bárcenas, preparaba sobre los gastos de campaña. De su puño y letra, se puede leer la frase: "Aportación entregada por Beltrán Gutiérrez: 210.305 euros de donativos".

Según los documentos obtenidos por EL ESPAÑOL, localizados en las operaciones contra la financiación ilegal del partido realizadas por la Audiencia Nacional, el Tribunal de Cuentas fijó un techo de gasto de 3,06 millones de euros para las elecciones autonómicas de 2003 en la Comunidad de Madrid. En esas fechas, Esperanza Aguirre le disputaba la presidencia de la región al socialista Rafael Simancas. Sin embargo, Aguirre no era todavía secretaria general del PP autonómico. Al frente del partido se encontraba entonces Pío García-Escudero, actual presidente del Senado.

Contabilidad con anotaciones de Bárcenas sobre la campaña de 2003.

Contabilidad con anotaciones de Bárcenas sobre la campaña de 2003.

Según la contabilidad elaborada por Bárcenas, el partido gastó en realidad 3,86 millones de euros para aupar a Aguirre a la presidencia; un 20% por encima del límite legal marcado por el Tribunal de Cuentas. Para paliar la diferencia, el PP madrileño esperaba recaudar 600.000 euros en "donativos". Finalmente, la cuantía fue sensiblemente menor y la contabilidad "real" refleja solo 210.405 euros. Además, la previsión de gasto de la campaña electoral contabiliza "entregas condicionadas" por valor de otros 60.080 euros. Un dinero que nunca llegó y que dependía según las anotaciones de Bárcenas de la "tesorería nacional". 

La agenda de Granados

La documentación manuscrita de Bárcenas pone de nuevo el foco en el ex gerente del PP de Madrid, Beltrán Gutiérrez, hombre de confianza de Esperanza Aguirre e investigado en la operación Púnica por la Audiencia Nacional. Según las revelaciones ante el juez Eloy Velasco del empresario David Marjaliza, Gutiérrez actuó como canalizador de las comisiones cobradas presuntamente por el ex vicepresidente autonómico y principal imputado en la trama, Francisco Granados. El colaborador de Granados señaló también al empresario Javier López Madrid como la persona que aportó la mayor parte de los pagos opacos reflejados en el documento de Granados, anotado bajo las siglas "JLM".

El pasado jueves, agentes de la Guardia Civil registraron su despacho en la sede del PP de Madrid y realizaron un volcado completo de su ordenador en busca de pruebas de esos presuntos pagos. El nombre de Beltrán Gutiérrez aparece también en las grabaciones que dieron origen a la operación Gürtel, cuando el empresario Francisco Correa asegura que el hombre que controló las finanzas del partido en Madrid le pidió una comisión a cambio de desbloquear un dinero que se le adeudaba. La grabación sin embargo, no tuvo consecuencias penales para el responsable popular. 

Contabilidad con anotaciones de Bárcenas sobre la campaña de 2003.

Contabilidad con anotaciones de Bárcenas sobre la campaña de 2003.

El caso Gurtel salpicó también en una medida similar a Pío García-Escudero. El actual presidente del Senado fue nombrado en reiteradas ocasiones en una grabación realizada por una de las denunciantes de la operación Gürtel, Ana Garrido, a la secretaria de Francisco Correa. Carmen Jiménez mantiene en la grabación que vio salir en varias ocasiones a García Escudero del despacho de Francisco Correa, principal acusado en el caso. Sin embargo, frente al juez la secretaria se desdijo y aseguró que sus palabras fueron una mentira fruto de las copas que había tomado la tarde de la grabación.

Según el sumario de la operación Gürtel, la campaña electoral de 2003 fue encargada a Special Events, una de las empresas de Francisco Correa, que trabajó en colaboración con la agencia de publicidad Maccann. Los apunttes de Bárcenas reflejan que los pagos para financiar sus servicios (216.785 euros para Special Events y 12.187 euros para Maccan) fueron abonados por el PP nacional.