Cachivaches

Este es el sitio donde los inventos tienen cabida. Y en el que te decimos dónde y cómo puedes comprarlos. Gadgets para hacer la vida mejor, más fácil o, al menos, más original.

Así es Cubetto. /

Así es Cubetto. / Primo Toys

Programar es cosa de niños: Cubetto

Marcar una meta, seguirla pase lo que pase. Saltar todos los obstáculos, girar a izquierda, derecha, avanzar, esquivar los fallos. Ensayar, fallar, caer. Buscar soluciones. Programar es enfrentarse al mundo sabiendo buscar soluciones cuando el plan A falla. Pensar un plan B, diseñarlo, llevarlo a cabo. Fallar y caer. Ensayo y error.

La programación ya no es cosa de adultos. El código ha cambiado los requisitos: apto para todos los públicos y sólo se necesitan ganas y tiempo. Ahora se pueden dar órdenes, crearlas, ejecutarlas. Programar es jugar. Aprender a tomar decisiones desde pequeños y deshacer los miedos al tomarlas fuera. Escoger el camino, con o sin ayuda. Así llega Cubetto, el juguete que acerca a la programación, apaga las pantallas y desactiva el GPS: tú decides dónde va y cómo llega.

Con Cubetto, tú debes elegir el camino. Tomar tus decisiones sin miedo a fallar. /

Con Cubetto, tú debes elegir el camino. Tomar tus decisiones sin miedo a fallar. / Primo Toys

El funcionamiento del juguete es sencillo: un tablero de programación, dieciséis bloques de colores, un robot y un libro ilustrado. Los bloques permiten hacer códigos a través de las cuatro líneas del tablero. Códigos que permitirán que el juguete avance y complete la historia del cuento que lo acompaña. Izquierda, derecha, avanzar, seguir, llegar al castillo. El robot obedece las órdenes y lo hace gracias a un cerebro de Arduino que se adapta a la capacidad y los conocimientos de los más pequeños. Un cerebro conectado con Bluetooth y pensado en un futuro para ser compatible con un teléfono móvil.

Cubetto es diferente al resto de juguetes para programar porque no depende de pantallas. Jugar, jugar y jugar. El azul, hacia delante, el amarillo es girar a la izquierda, el rojo a la derecha y el azul como 'función'. Elegir una misión y completarla. Ayudar a Cubetto a llegar al final. Dar órdenes y que se cumplan, completar aventuras hasta el final. Sin letras, sin pantallas, sin necesidad de leer, escribir. Sólo entender.

Con Cubetto, programas sin pantallas. /

Con Cubetto, programas sin pantallas. / Primo Toys

Cubetto enamoró a Kickstarter. Su campaña de crowdfunding fue un éxito: más de 6.500 patrocinadores y más de millón y medio de dólares recaudados para llevar el cubo de juguete a las casas. Ahora, la aventura puede comenzar. Cubetto ya está disponible y se puede adquirir a través de la página web de su marca, Primo Toys, por un precio de 225 dólares que incluye todo lo necesario para empezar. Pero sin prisa, porque los pedidos comenzarán a enviarlos a partir de octubre de este mismo año.

Y por si la aventura no es suficiente, hay más. Nuevos libros de historias para no caminar siempre en línea recta, para que la meta sea distinta, para no cansarse nunca. Cubetto también tiene disponible un pack para aventureros por 245 dólares en el que se incluirán cinco mapas del mundo y cinco libros de historias que permitirán explorar lo inexplorado sin moverse del salón, sin salir de casa, sin “enciéndeme el tablet, papá”.

Programar para aprender a comprender el mundo. Ser capaz. Capaz de tener una idea y ver que se hace realidad con apretar un botón. Cambiar todos los "ojalá" por "conseguido”. Llegar a la meta, por complicada que sea, alcanzar el castillo. Y sentirse orgulloso de ello.