Una batidora-mezcladora como la que vendía la usuaria de Wallapop.

Una batidora-mezcladora como la que vendía la usuaria de Wallapop.

La Jungla

La bronca más surrealista de Wallapop es por una batidora: "Que te jodan"

En La Jungla. La vendedora le dijo que ya no estaba en venta, pero la insistente compradora no se dio por satisfecha e insistió.

Noticias relacionadas

Además de una plataforma imprescindible para vender todas aquellas cosas que ya no usamos y comprar algunas gangas, Wallapop se ha consolidado como una de las fuentes inagotables de humor patrio. Las funestas fotografías de los productos, las descripciones hilarantes, las faltas de ortografía e incluso las conversaciones entre vendedores y clientes, no hay un detalle del que no puedan surgir unas buenas carcajadas. 

La historia que nos ocupa hoy es la de una batidora-mezcladora que su propietaria estaba vendiendo por el módico precio de 25 euros y que, a juzgar por los mensajes, tenía más de un pretendiente. Lo que no imaginaba su dueña es que la negativa a una de ellas iba a desencadenar una serie de mensajes surrealistas más propios del patio de un colegio que de una conversación entre adultos.

Marise (@dejamelmechero) ha compartido las capturas de la charla en su cuenta de Twitter y ya acumula más de 6.263 retuits y más de 17.000 me gusta desde que publicó este pasado domingo:

En la primera de las capturas, un primer mensaje normal y cordial, a las 23:54 horas: "Hola, buenas noches. ¿En qué zona estáis para la batidora?". Doce minutos después, sin contestación, añade la posible compradora: "Que, la verdad, me gustaría comprarla". Sin recibir respuesta -quizás porque era medianoche y la gente tiene otras cosas mejores que hacer antes de estar en Wallapop-, la mujer insiste media hora después para fijar un día y hacer el intercambio.

"Mañana sábado, sino es estáis muy lejos o, incluso mejor, si podéis el domingo para recogerla... O mañana, si os viene bien, nos podemos de acuerdo con la hora", escribió, dando por hecho que el electrodoméstico ya era suyo: "Que me quedo con la batidora. ¿Funciona correctamente, sí? Pues ya la tienes vendida conmigo, ya me habla mañana para recogerla".

Diez minutos más tarde añade: "Si quedamos para recogerla mañana o el domingo en el horario que os venga bien. Gracias, saludos". Al día siguiente, a las 12:38 horas, repite el mensaje: "Cuando te conectes, me dices, que estoy completamente interesada en comprarte la batidora-mezcladora. (...) La zona donde vives la voy a ver ahora mismo por el código postal, aquí estoy a la espera". Miedo.

"Chincha, rabiña..."

Unas tres horas después, la vendedora se disculpa y le responde que ya tiene comprador. A los pocos minutos su interlocutora le da las gracias y le dice que ya tenía "otra mirada por si fallaba la suya". Sin embargo, lo que para cualquier personal normal hubiese sido el fin de la conversación, se convirtió en el comienzo del esperpento.

"Mira, si lo has vendido ya, quítalo del anuncio jejejeje. ¿Sabes que ya tengo otra muchísimo mejor que la tuya? Y eso te pasa por... (puntos suspensivos), ¡lista!", agregó la compradora frustrada que había logrado una compra mejor. Y no contenta con eso, siguió reiterando con muchos emoticonos: "Mira, que ya tengo una muchísimo mejor que la tuya. Eso te pasa por lista, ¡y que te jodan! JAJAJA ¡TOMAAA!".

Obviamente, los tuiteros no daban crédito a lo que leían y empezaron a sacar parecidos más que razonables...

...y a hacer todavía más escarnio con los mensajes:

[Más información: De errores ortográficos a excusas imposibles: la cara más delirante de Wallapop]