Varios miembros del colectivo posando con los carteles.

Varios miembros del colectivo posando con los carteles. @jenhatmaker Instagram

La Jungla

Una iglesia ofrece "abrazos gratis" a los gays rechazados por sus padres

En La Jungla. Los miembros de una comunidad religiosa de Texas recorren las fiestas del Orgullo de la zona ofreciendo cariño y comprensión a las personas LGTB. 

De todo lo que nos podríamos encontrar en desfiles y celebraciones del Orgullo LGTB, lo que menos te esperas es a un grupo religioso, comandado por el mismísimo Pastor, repartiendo abrazos y mensajes positivos entre el colectivo: "les dijimos una y otra vez que eran increíblemente amados y valiosos".

La que habla es la famosa escritora cristiana de EE.UU., Jen Hatmaker. Ella, junto a su marido -que ejerce de pastor-, y otros miembros de la Austin New Church asistió a la fiesta del Orgullo de esta ciudad de Texas para repartir "abrazos gratis de mamá", recoge Bored Panda.

La idea, explicó la autora, surgió de la escritora Sara Cunningham, de Oklahoma. Ella, también religiosa y conservadora, recibió la noticia de que su hijo era homosexual y empezó a informarse y a educarse de nuevo para aceptar la nueva situación con su hijo. 

Madre suplente

Cunningham y su marido comenzaron a asistir a eventos del Orgullo cuando estuvieron preparados y notó, tal y como dijo en una entrevista a la CBS, que muchos jóvenes seguían sufriendo rechazo familiar. Fue en 2015 cuando hizo un post en Facebook ofreciendo sus servicios como "madre suplente" para personas LGTB que habían sido rechazadas por sus padres. 

Su publicación se hizo viral y originó el movimiento Free Mom Hugs. Se trata de personas que asisten a eventos ofreciendo abrazos, apoyo y recursos a la comunidad LGTB:

My beloved little church went downtown to the #AustinPrideParade and gave out Free Mom Hugs, Free Dad Hugs, Free Grana Hugs, and Free Pastor Hugs like it was our paying jobs. And when I say hugs, I mean THE KIND A MAMA GIVES HER BELOVED KID. . Our arms were never empty. We “happy hugged” a ton of folks, but dozens of times, I’d spot someone in the parade look our way, squint at our shirts and posters, and RACE into our arms. These were the dear hearts who said: . “I miss this.” “My mom doesn’t love me anymore.” “My Dad hasn’t spoken to me in three years.” “Please just one more hug.” . You can only imagine what “Pastor Hugs” did to folks. 😭 So we told them over and over that they were impossibly loved and needed and precious. And we hugged until our arms fell off. This is what we are doing here, what we are here for. . The last pic is what you look like at the end of Pride covered in glitter, sweat, and more than a few tears. . Thanks to Sara Cunningham and the @freemomhugs tribe for the wonderful inspiration.

Una publicación compartida de Jen Hatmaker (@jenhatmaker) el 12 Ago, 2018 a las 7:12 PDT

Hatmaker publicó en su cuenta de Instagram las fotos de la Austin Pride Week y su iniciativa de abrazos, que no solo fueron de madre, sino de Pastor, de padre e incluso de abuela. La escritora ha asegurado que obtuvieron respuestas duras, de personas que reconocían que su familia les había dado de lado, y también quien les pidió "solo un brazo más".