Celia Cavia despareció el 12 de diciembre en Santander.

Celia Cavia despareció el 12 de diciembre en Santander.

Reportajes

La emotiva despedida de los padres de Celia Cavia: "Mi niña, nos llenaste de amor, luz y felicidad"

El cuerpo de la chica apareció a un kilómetro de la costa de Santoña. Había desaparecido el pasado 12 de diciembre. Dejó una nota de despedida. 

Noticias relacionadas

"Mi niña, nos llenaste de amor, luz y felicidad. Siempre que sonriamos estarás en nuestros corazones". Así, con estas emotivas palabras, han querido despedirse los padres de Celia Cavia de su hija. El cuerpo de la menor fue encontrado en la madrugada del martes cerca de la costa de Santoña. Celia llevaba desaparecida desde el pasado 12 de diciembre, cuando salió al mediodía de su instituto en Santander. La niña se dirigió hacia la zona acantilada de Mataleñas y dejó su mochila en un parque cercano. Dentro, una nota de despedida

En un primer momento, los agentes pensaron que Celia había desaparecido de forma voluntaria, pero con el paso de las horas, declinaron totalmente esa idea. Así, desplegaron un amplio dispositivo de búsqueda por mar y tierra, al que se sumó un helicóptero de Protección Civil, drones y perros especialmente entrenados. La niña no estaba pasando por su mejor momento en el instituto, ya que había suspendido algunas asignaturas. Además, había engordado unos kilos y algunos compañeros de clase aprovechaban la ocasión para hacer comentarios al respecto. Celia había participado en el Programa Tei, que se centra en la prevención de la violencia y el acoso escolar. 

Celia era una chica muy activa en el instituto donde llevaba tres años estudiando, el José María Pereda de Santander. Allí se había apuntado a clases de Teatro y Danza. El pasado mes de mayo presentó junto a todos sus compañeros la obra La vuelta al mundo en 80 días. Sus compañeros recuerdan a Celia como una niña alegre y genial, aunque algo tímida. Últimamente estaba pasando por una etapa complicada; no había conseguido superar algunas asignaturas y sus padres la habían castigado sin utilizar su teléfono móvil. Además, había engordado unos kilos, algo que había provocado ciertos comentarios entre otros estudiantes. 

El pasado 12 de diciembre, Celia salió de su instituto a mediodía, antes de que acabaran las clases. Le comentó a sus compañeros que no se encontraba bien y que quería irse a casa. Esa fue la última vez que se vio a Celia con vida. La niña recorrió casi una hora andando hacia la zona de Mataleñas, unos acantilados cercanos a la Playa de la Magdalena. En un parque dejó su mochila. Esta fue la única pista que encontraron los agentes. Sus padres denunciaron la desaparición esa misma tarde. La Policía desplegó un amplio dispositivo para dar con el paradero de Celia. 

Cinco días más tarde, su cuerpo fue encontrado a la deriva a un kilómetro de Santoña. Así lo confirmó el Presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, a través de su cuenta de Twitter. Ocho horas después, los agentes pudieron cotejar las huellas dactilares de la joven. Los padres de Celia han publicado una esquela en El Diario Montañés, donde le han dedicado unas emotivas palabras: "Mi niña, nos llenaste de amor, luz y felicidad. Siempre que sonriamos estarás en nuestro corazón". 

La esquela publicada por los padres de Celia en 'El Diario Montañés'.

La esquela publicada por los padres de Celia en 'El Diario Montañés'.

El delegado del gobierno en Cantabria, Eduardo Echevarría, trasladó un mensaje de pésame a la familia de la menor fallecida, a quienes ha enviado "todo su apoyo en estos duros momentos de dolor". Igualmente, ha pedido comprensión y respeto para que la familia pueda vivir el duelo en la intimidad y ha agradecido en "inconmensurable" trabajo de todos los efectivos que han participado desde el jueves en el dispositivo de búsqueda de la menor. Todavía los investigadores intentan averiguar cómo se produjo la muerte de Celia.