La subcomisión parlamentaria constituida para pactar una Estrategia Nacional de Justicia está en un callejón de difícil salida. Se atisba una legislatura baldía en reformas de calado.

Hace ahora 10 meses que comenzó sus trabajos la subcomisión constituida en el Congreso de los Diputados con el objetivo de trazar, de forma consensuada entre las fuerzas políticas, las líneas de acción de una "inaplazable" reforma "integral" de la Justicia española "en todas sus dimensiones", decía la propuesta de creación, formulada por el PP. Los representantes de Podemos abandonaron la subcomisión en noviembre alegando que, a su parecer, no avanzaba lo suficiente y los acuerdos eran excesivamente genéricos. El pasado 19 de diciembre fue el grupo de Ciudadanos el que hizo cuestión de dos puntos sensibles: el sistema de elección de los vocales del Consejo General del Poder Judicial y la propuesta para la designación del fiscal general del Estado.