Dolores Delgado, que aterrizó en el Ministerio de Justicia por sorpresa y sin equipo, ha optado por una mujer de su estricta confianza, aunque sin 'galones', para el delicado puesto de fiscal general.

Hubo un tiempo en el que recurrir a relaciones de amistad para el reparto del poder fue objeto de sospecha. La biografía de Juan Villalonga ha quedado para siempre asociada a la peyorativa expresión de “compañero de pupitre” de Aznar por el hecho de que el entonces presidente del Gobierno le aupó a la dirección de Telefónica.