Pedro Sánchez, junto al secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg.

Pedro Sánchez, junto al secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg. EP

Política CUMBRE DE LA OTAN

Pedro Sánchez plantea un "despliegue de la OTAN" frente a África por temor a un conflicto como en Kiev

"Los desafíos del Este ahora ya son guerra, pero se replican en el Flanco Sur", defiende Moncloa. "Hay que diferenciar entre ser pacifistas y pacíficos".

16 mayo, 2022 02:39

Noticias relacionadas

El 30 de junio, segundo día de la cumbre de la OTAN en Madrid, se aprobará el nuevo Concepto Estratégico de la Alianza Atlántica, el documento que definirá su estrategia y prioridades políticas y operativas durante la próxima década.

El texto se está elaborando en Bruselas, en los cuarteles centrales, "pero con la participación activa e intensa de España", precisan las fuentes del Gobierno. Precisamente, esa participación activa pretende que "el despliegue aliado en el Flanco Sur" sea equivalente al del Flanco Este.

Fuentes gubernamentales confirman a este diario que ésa ha sido la orden expresa del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. En Moncloa habita un líder socialista, es decir, secretario general de un partido que hubo de rectificar su propio concepto estratégico desde que hace ahora 40 años España entró en la Alianza.

El cambio entre el "OTAN, de entrada no" al eslogan del referéndum, que fue "En interés de España, vota sí" se traduce ahora con una disquisición, según las fuentes consultadas: "Hay que diferenciar entre ser pacifistas y pacíficos", donde pacifista es equivalente a ingenuo, infantil o naïf; y pacífico significa "promotor de los derechos humanos y el multilateralismo". 

Los trabajos

Así, los funcionarios españoles implicados en la redacción -párrafo a párrafo- del Concepto Estratégico están ejerciendo todo su peso y la influencia para que la organización comprenda los desafíos que enfrentan en África los países ribereños del Mediterráneo. La guerra de agresión rusa en Ucrania ha supuesto, para todos, una toma de conciencia de que los riesgos se convierten, a veces, en realidad. Y eso puede ayudar al objetivo español.

No sólo a que los ciudadanos españoles apoyen las acciones del Gobierno en apoyo de Ucrania, o aplaudan a través de sus representantes la invitación a Volodímir Zelenski a la cita de Madrid. También a que tanto Estados Unidos como el resto de aliados más enfocados al tradicional enfoque de contención a Rusia -todos los no mediterráneos- entiendan que los riesgos se reproducen "casi miméticamente", explican las fuentes del Gobierno, en el Flanco Sur.

Los representantes de nuestro país en la OTAN, diplomáticos del Ministerio de Exteriores y miembros de las Fuerzas Armadas con línea en el Ministerio de Defensa, trabajan con sus homólogos de la Alianza en este sentido.

Pedro Sánchez conversa con Joe Biden y Justin Trudeau, durante la cumbre de la OTAN 2021 en Bruselas.

Pedro Sánchez conversa con Joe Biden y Justin Trudeau, durante la cumbre de la OTAN 2021 en Bruselas. Reuters

Los cinco desafíos que se desarrollarán en el Concepto Estratégico 2022 de la OTAN regirán las estrategias y las acciones de la Alianza hasta 2030.

Por eso, España no quiere dejar pasar la oportunidad de llamar la atención de los Treinta -pronto Treinta y dos, con la incorporación inminente de Finlandia y Suecia- a propósito de los avances rusos en África "no sólo con mercenarios en el Sahel, sino con tropas regulares dando soporte a una junta militar autocrática en Mali", recuerda un miembro del Consejo de Ministros.

O, incluso, a la desestabilización de la región, a causa de sus propias tensiones fronterizas: Marruecos y Argelia, con el Sáhara como excusa; o la franja saheliana, "en la que las guerras tribales se han tornado en luchas entre distintas sectas yihadistas", apunta un diplomático español. 

Y por supuesto, la geopolítica de la energía: el Sáhara promete ser un yacimiento de hidrógeno verde, Nigeria apuesta por la construcción de un larguísimo gasoducto hacia Europa, con apoyo financiero marroquí; la incipiente estabilización de Libia puede convertirla en un nuevo actor...

La "traducción"

Por eso, estos cinco puntos focales, para España tienen una traducción al Flanco Sur "insoslayable, en el que estamos insistiendo mucho. Y en el que nos jugamos mucho", continúa la citada fuente gubernamental.

El primero de estos desafíos es el resurgimiento de la "rivalidad sistémica entre grandes potencias". Este se ve en la ribera sur del Mediterráneo justo frente a la fachada española: Argelia es aliado tradicional de Rusia, y Marruecos lo es de EEUU. La primera realiza maniobras militares cerca de la frontera, el segundo hace lo propio. Y el viraje español respecto del Sáhara se explica mejor mirando los Acuerdos de Abraham, patrocinados por EEUU y que acercaron a Israel diplomática y militarmente a Rabat.

El segundo punto focal, la intensificación de fenómenos de "guerra híbrida", como la desinformación o el uso de datos robados mediante espionaje digital. ¿Acaso no ha alimentado el propio Gobierno la pista marroquí en el llamado caso Pegasus? Fuentes del Gobierno confirman, de hecho, que Emiratos es "el puerto de descarga" de los datos pirateados con este tipo de software espía para un número creciente de clientes, muchos de ellos estatales.

El tercero, el crecimiento de las "guerras 'proxy'", es decir, a través de terceros o intermediarios. Y nada como insistir en los conflictos y golpes de Estado que sacuden, cada vez con más frecuencia, Burkina o la ya mencionada Mali. En cuarto lugar, la "expansión transfronteriza del terrorismo yihadista internacional", muy relacionado con el anterior.

Manifestantes en Mali piden la intervención de los mercenarios rusos del Grupo Wagner.

Manifestantes en Mali piden la intervención de los mercenarios rusos del Grupo Wagner. E.E.

Y el punto número cinco es la evolución de las "tecnologías disruptivas y emergentes", que están aumentando la velocidad del proceso de toma de decisiones, como la computación cuántica. Y ahí es España la que tiene que ponerse manos a la obra. De hecho, la tecnología bélica -la convencional y la informática- de nuestros vecinos del sur comienza a superar a la española. De ahí que el compromiso de subir al 2% el presupuesto de Defensa no pueda demorarse ni discutirse más.

Todos estos escenarios se están acelerando tras el inicio de la invasión rusa de Ucrania, el pasado 24 de febrero. También se han intensificado las reuniones y el intercambio de información entre los aliados, así como la toma de "resoluciones decisivas y unánimes" en el seno de la OTAN.

Y a Sánchez, Albares y Robles les queda poco más de un mes para lograr que los Gobiernos aliados comprendan que más vale prevenir, para que ese eventual segundo foco de inestabilidad nos coja preparados.

Guerra Rusia -Ucrania