Pedro Sánchez, junto al presidente de Ucrania, Zelenski, durante su rueda de prensa en Kiev, el pasado 21 de abril.

Pedro Sánchez, junto al presidente de Ucrania, Zelenski, durante su rueda de prensa en Kiev, el pasado 21 de abril. Efe

Política GUERRA EN UCRANIA

Pedro Sánchez invita a Zelenski a venir a Madrid para asistir a la cumbre de la OTAN

Moncloa, Exteriores y Defensa trabajan con los aliados y con Kiev en las "garantías de seguridad" para la presencia de Zelenski.

13 mayo, 2022 04:36

Noticias relacionadas

Durante los dos días que durará la cumbre de la OTAN en Madrid, el 29 y el 30 de junio, Finlandia y Suecia serán convocados formalmente a adherirse a la Alianza Atlántica. De aquí a entonces, Moncloa trabaja para que haya otro huésped especial en Madrid: Volodímir Zelenski.

El presidente de Ucrania acudiría en calidad de invitado por los 30 países aliados, junto a Sanna Marin y Magdalena Andersson, una vez que las primeras ministras nórdicas cumplimenten la carta de solicitud de sus países.

Este jueves, y después de décadas de supuesta -y forzada- neutralidad militar, Finlandia anunciaba oficialmente su intención de entrar en la OTAN. "Si nada cambia, las delegaciones de Helsinki y Estocolmo participarán de la cumbre", confirman a este diario fuentes del Gobierno de España, organizador del cónclave.

Además, Moncloa trabaja con ministerios como Exteriores y Defensa, y con los países aliados, para garantizar las "condiciones de seguridad" que posibiliten la presencia de Zelenski.

El Gobierno ucraniano ya ha dado su conformidad, según ha podido saber EL ESPAÑOL. Ahora, todo queda a expensas de que la evolución de la guerra lo permita, la seguridad no lo desaconseje y la logística de ida y vuelta lo haga factible.

Con los debates parlamentarios muy avanzados y la opinión pública masivamente de acuerdo, se espera que Suecia siga los pasos de Finlandia "antes de dos semanas", opina Alexander Stubb, ex primer ministro finlandés. El otro país nórdico con largas fronteras con Rusia ha mantenido la misma posición fuera de bloques -en este caso, por motivos más ideológicos- también desde el fin de la II Guerra Mundial. 

Kiev quiso y renunció

Zelenski ya intervino durante la última reunión extraordinaria de la Alianza en Bruselas, el pasado 24 de marzo, al mes de comenzar la invasión rusa. Entonces, lo hizo de manera telemática, y reclamó más apoyo militar y "una zona de exclusión aérea que frene los bombardeos de Rusia".

Pedro Sánchez escucha la intervención de Volodímir Zelenski durante la cumbre de la OTAN

Pedro Sánchez escucha la intervención de Volodímir Zelenski durante la cumbre de la OTAN Moncloa

Antes que Helsinki y Estocolmo, que han activado su adhesión con celeridad en los dos meses y medio transcurridos desde que Vladímir Putin ordenó invadir Ucrania, los diferentes Gobiernos de Kiev sí habían expresado, desde hace años, su deseo de unirse a la Alianza Atlántica.

Tras la caída de la URSS y la independencia ucraniana, en 1991, la progresiva occidentalización del país eclosionó definitivamente en 2014, con la revolución del Euromaidán. El levantamiento popular contra el presidente Viktor Yanukovich, por romper a última hora un acuerdo de asociación con la UE y plantear otro con la Rusia de Putin, acabó con la huida a territorio ruso del mandatario y la posterior toma de Crimea por tropas de Moscú.

El año se cerró con la guerra proxy impulsada por Putin en el Donbás, la región que aúna las provincias de Donetsk y Lugansk en el Este ucraniano. Esas incursiones bélicas de Moscú frenaron los procesos euroatlánticos de Kiev y de sus eventuales socios y aliados.

En el último Consejo Europeo, la división interna entre los Veintisiete para otorgar siquiera el estatus de "candidato" a Kiev se tradujo en una posición ambigua que dejó fríos a los líderes ucranianos.

Ahora, Ucrania ya admite que "la entrada en la OTAN no está sobre la mesa". Pero la presencia de su presidente en Madrid sería "un símbolo de compromiso", apuntan las fuentes gubernamentales, y de defensa de "los valores compartidos de democracia, libertad y derechos humanos". En todo caso, si finalmente Zelenski no puede viajar, los aliados prevén explicitar el apoyo a Ucrania "de una manera decidida y visible".

El 'Concepto Estratégico'

Con dos años de retraso por la pandemia, la cumbre de la OTAN de Madrid aprobará en este 2022 un documento clave para los 30 Estados miembros -pronto 32-, el llamado Concepto Estratégico. Éste es el catálogo que evaluará el entorno geopolítico y de seguridad de la Alianza y marcará la dirección que, de forma general, debe seguir la OTAN hasta el año 2030.

Las fuentes consultadas en el Gobierno recuerdan que cuando hubiera debido de celebrarse esta cita, en junio de 2020, pocos habrían entendido el enfoque que va a tomar la cumbre de Madrid "con una unidad de criterio no vista en mucho tiempo".

De hecho, hace sólo un año en Bruselas, el presidente estadounidense, Joe Biden -que se estrenaba- trató de asentar tres conceptos: "EEUU está de vuelta", Rusia "se ha empeñado en ser un enemigo", y China es "un enorme adversario". Pero sólo el primer mensaje se acogió con aplauso unánime. Ni la Alemania de Angela Merkel aceptaba catalogar así a Moscú, ni la Francia de Emmanuel Macron admitió hablar de "guerra fría" con Pekín. 

Hoy la guerra no es fría y sí es con Rusia. China juega a la neutralidad política mientras le da soporte económico: el 11% de las exportaciones rusas, sobre todo energéticas e industriales, tenían como destino Pekín, y esta cifra no ha dejado de aumentar  tras el acuerdo sellado por Putin y Xi pocos días antes del inicio del ataque a Kiev.

Por eso, los cinco desafíos que se desarrollarán en el Concepto Estratégico 2022 de la OTAN son, el primero, un resurgimiento de la "rivalidad sistémica entre grandes potencias"; el segundo, la intensificación de fenómenos de "guerra híbrida", como la desinformación o el uso de datos robados mediante espionaje digital; el tercero, el crecimiento de las "guerras 'proxy'", es decir, a través de terceros o intermediarios.

En cuarto lugar, la "expansión transfronteriza del terrorismo yihadista internacional"; y cinco, la evolución de las "tecnologías disruptivas y emergentes", que están aumentando la velocidad del proceso de toma de decisiones, como la computación cuántica.

Todos estos escenarios se están acelerando tras el inicio de la invasión rusa de Ucrania, el pasado 24 de febrero. También se han intensificado las reuniones y el intercambio de información entre los aliados, así como la toma de "resoluciones decisivas y unánimes" en el seno de la OTAN.

El documento se está elaborando en Bruselas, en los cuarteles centrales de la Alianza. "Pero con la participación activa e intensa de España", precisan las fuentes del Gobierno. De hecho, en su visita a Kiev, el pasado 21 de abril, fue Sánchez quien trató en persona con Zelenski su invitación a Madrid y las condiciones para que pueda llegar a buen puerto. 

Guerra Rusia -Ucrania