Albert Rivera, durante su paso por el confesionario del ping-pong de El Español.

Albert Rivera, durante su paso por el confesionario del ping-pong de El Español. Pedro Ruiz

Política EL PING-PONG DE EL ESPAÑOL

Rivera dirá la palabra "ping-pong" en el debate tras perder su apuesta con El Español: "Cumpliré"

El presidente de Cs "se haría socio del Real Madrid antes que afiliarse a Vox"; y asegura que, en la Guerra Civil, le "habrían fusilado en los dos bandos".

Noticias relacionadas

Cuatro años después, el partido de vuelta. Esta vez en la sede de Ciudadanos. Albert Rivera juega en casa. Antes de conocer el reto, la dirección del partido compró una mesa de ping-pong para aligerar los descansos en días de campaña. Palas y pelotas naranjas. Liberales, "ni rojas ni azules". Con cierta frecuencia, sudan alrededor de la tabla los pesos pesados de la formación.

En 2015, la apuesta fue la siguiente: si Rivera ganaba, su entrevistador votaba a Ciudadanos; si Rivera perdía, se suscribía a este periódico. Y Rivera perdió. En 2019, repetición electoral de por medio, redoblamos el desafío: si el candidato gana, el periodista escribe un artículo pidiendo el voto para Ciudadanos; si el candidato pierde, dirá la palabra "ping-pong" en el debate electoral de este lunes. Y Rivera... cayó. "Cumpliré con mi palabra".

[Siga en directo la última hora de la campaña electoral]

Las preguntas, algo resbaladizas, se combinan con el juego. Va contra las reglas responder en parado. El partido es a once puntos. Ahí va. "Pase lo que pase, todos sabrán si hemos cumplido el trato", Rivera dixit.

Un ping pong con Rivera

¿Canción de cabecera para estas elecciones?

Born to be wild, de Steppenwolf. Es un momento para ser más libre que nunca.

Esa respuesta le puede traer algunos problemas en casa...

¿En casa? No. Otra cosa no sé, pero música te aseguro que hay. -De repente, en algún lugar, suena Toda, superéxito del pop español en los 2000-.

En Ciudadanos empieza a haber una especial querencia por los embarazos en campaña. ¿El candidato no debe predicar con el ejemplo?

Mucha barriga no tengo. Embarazado no estoy... -se ríe-.

¿Qué haría antes? ¿Votar a Iglesias o bailar agarrado con Pedro Sánchez?

El voto es secreto, ¿no? Podría hacer alguna triquiñuela con eso... Pero no, en realidad, no. Con Podemos, ideológicamente, me costaría un montón.

¿Ministro de Sánchez o ir al cine con Torra?

Al cine con Torra. Y, al salir, le digo que se le cesa, que se aplica el 155. Además, en las películas no hace falta hablar, ¿no? No creo que quede nadie en España que piense que por ir al cine con Torra me he convertido en independentista.

¿Afiliarse a Vox o hacerse socio del Real Madrid?

¡Hala Madrid!

¿A cenar con Guardiola o con Valls?

Guardiola me encantaba. Es el mejor entrenador que ha tenido el Barça y uno de sus mejores jugadores. Pero tal y como se han puesto las cosas... Hace un tiempo te hubiera dicho que con los dos. Ahora prefiero con Manuel.

Rivera, durante el partido-reto de tenis de mesa.

Rivera, durante el partido-reto de tenis de mesa. Pedro Ruiz

¿Ir a misa los domingos o leer las obras completas de Juan Carlos Monedero?

A los liberales no nos puedes hacer escoger entre unos y otros... Soy agnóstico, no estoy bautizado, pero soy muy respetuoso con las creencias religiosas. Creo que, si vas a misa, como cada uno piensa lo que quiera, vas y aprendes a estar y a respetar.

¿Dos motes inconfesables que se utilicen en Cs para referirse a políticos de otro partido?

Hombre, lo de "el coletas" lo utiliza todo el mundo. Con Sánchez hay cachondeíto con el avión. "Top Gun", "piloto"... Se le averió el avión de tanto usarlo.

Si fuera Florentino, ¿a qué otro político español ficharía?

Respeto profundamente a Ortega Lara. Es un referente moral. Un servidor público, un funcionario. Me merece todos los respetos esté en el partido que esté.

¿Dónde habría estado Albert Rivera en la Guerra Civil?

Me habrían fusilado en los dos bandos. Para los rojos, los liberales somos gente de derechas y sospechosa. Y para la derecha, somos rojos peligrosos.

¿Usaría el colchón de Sánchez?

Pondría uno nuevo de color naranja. El cambio es habitual e higiénico. Tuvo mucha coña porque lo puso en el libro.

¿Lo puso él?

Bueno, quien lo pusiera...