Tajani conversa con Macron durante la cumbre de Tallinn

Tajani conversa con Macron durante la cumbre de Tallinn Ints Kalnins/Reuters

Política

La Eurocámara pide "diálogo entre Madrid y Barcelona" tras el 1-O

Juncker dice que Bruselas se ciñe a lo que diga el Tribunal Constitucional y el Parlamento español.

Bruselas

Pese a la creciente inquietud que suscita en Bruselas, los líderes de la UE no han abordado la crisis catalana durante la cumbre informal celebrada este viernes en Tallinn (Estonia), a la que no ha asistido el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Eso sí, no han podido escapar de las preguntas de los periodistas. La consigna sigue siendo respeto al orden constitucional español y máxima cautela. El presidente de la Eurocámara, el conservador italiano Antonio Tajani, ha sido el único en salirse del guión al pedir diálogo después del referéndum del 1 de octubre.

"La Constitución española es una ley europea. Nosotros respetamos la ley española. Madrid tiene razón. Pero después del lunes es importante empezar un diálogo Madrid/Barcelona", ha señalado Tajani en rueda de prensa. A su juicio, la actual crisis "no se puede resolver sólo con policía y el respeto de la ley". No obstante, ha reconocido que se trata de un "problema interno español" y que el propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha dicho que está dispuesto a hablar una vez que haya pasado el 1-O.

Para el presidente de la Eurocámara es evidente que el referéndum del domingo es "ilegal" porque no respeta la legislación española, ni siquiera la catalana. Y no puede equipararse con la consulta sobre la independencia de Escocia de 2014 porque en ese caso sí hubo acuerdo entre el Gobierno de Londres y Edimburgo para celebrarla. 

También sería "ilegal" una declaración unilateral de independencia del parlamento catalán. "Esperemos que no se produzca", ha resaltado. "Los catalanes son europeos porque son ciudadanos de España, porque tienen pasaporte español. Por eso no es muy útil para los catalanes dejar España, porque yo creo que no van a ganar mucho con la independencia", alega Tajani. "Pero creo que después del lunes es importante un diálogo porque Cataluña es una región industrial muy importante para todos nosotros", ha insistido.

Juncker se ciñe a lo que diga el Tribunal Constitucional

Mucho más circunspecto se ha mostrado el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, tras la polémica que suscitaron sus últimas declaraciones sobre la crisis catalana. "No hemos discutido esa cuestión hoy", ha dicho en la rueda de prensa final de la cumbre de Tallinn. "Respetamos totalmente el Estado de derecho. El Tribunal Constitucional español ha dictado una sentencia, el Parlamento español ha adoptado una posición y nos ceñimos a eso", se ha limitado a señalar.

También ha hablado de Cataluña la presidenta de Lituania, Dalia Grybauskaité. "La situación no es fácil, es sensible, pero deseamos que España siga siendo fuerte", ha señalado. Sin embargo, el presidente del Consejo Europeo, el conservador polaco Donald Tusk, ha eludido pronunciarse sobre la crisis.

Rajoy canceló a última hora su asistencia a la cumbre de Tallinn debido a la crisis catalana, por lo que no ha habido ningún representante español dentro de la reunión, en la que se ha abordado el futuro de la UE y la economía digital. No obstante, al tratarse de un encuentro informal, tampoco ha habido decisiones ni siquiera conclusiones formales.

El Gobierno español no ha pedido a la UE una declaración más contundente sobre Cataluña en Tallinn porque considera que ya cuenta con el respaldo sin fisuras de los otros 27 Estados miembros. "El apoyo ya lo tenemos, de todos los países de la UE. Estamos perfectamente satisfechos", explican fuentes gubernamentales.

Para Rajoy sería "inaudito" que Bruselas se metiera de árbitro en la crisis catalana. "Lo que hay que hacer es restablecer el cumplimiento de la legalidad por parte de un gobierno autonómico. No hace falta mediación", señalan las fuentes.