Pedro Sánchez y Miquel Iceta, en su última comparecencia conjunta, la semana pasada en Barcelona.

Pedro Sánchez y Miquel Iceta, en su última comparecencia conjunta, la semana pasada en Barcelona. EFE

España CATALUÑA

Sánchez apoyará el 155 pese a las dudas del PSC y las protestas

El PSC se distancia de Ferraz por la prisión de los Jordis y sólo aceptaría un 155 que convoque elecciones.

Daniel Basteiro

El artículo 155 de la Constitución está a punto de ser aplicado por primera vez. Sólo un nuevo giro inesperado del president de la Generalitat, Carles Puigdemont, en forma de renuncia a la independencia o convocatoria de elecciones autonómicas, podría evitarlo. Lo primero no se espera, al menos de forma explícita, 

Fuentes del Ejecutivo y del PSOE, que trabajan codo con codo en su aplicación, dejan pocas dudas sobre los plazos. Comenzarían con un Consejo de Ministros el jueves o, en todo caso, el viernes, y concluirían con su aplicación efectiva a partir de mediados de la semana que viene tras la votación en el Senado prevista en la Constitución. 

La duda ya no está en si se aplicará el artículo 155, ampliamente anticipado por todos los actores, sino cómo y con qué medidas concretas. Pedro Sánchez lleva semanas hablando con Mariano Rajoy, por teléfono o en reuniones a menudo privadas, por lo que el PSOE anticipa ya que lo que apruebe el Consejo de Ministros contará ya con el aval del líder de la oposición. No es que el PSOE apoyará lo que decida Rajoy sino que lo que se adopte ya llevará la marca de los socialistas, que aseguran condicionarán las medidas para que sean limitadas y proporcionales. 

El frente del PSC

Pero al PSOE le ha salido un nuevo frente. El PSC. Este lunes por la noche, las alarmas saltaron en Ferraz al ver cómo los principales cargos del partido hermano, jurídicamente y organizativamente distinto, criticaban la decisión de la jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela de enviar a prisión condicional a los líderes de las organizaciones independentistas Jordi Cuixart y Jordi Sánchez. 

El líder de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, aseguró que era "desproporcionada". Núria Parlon, alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet y miembro a la vez de la Ejecutiva del PSC y del PSOE, describió a los encarcelados preventivamente por sedición como "personas que organizan manifestaciones" y criticó como un "despropósito" su entrada en prisión. Numerosos parlamentarios, autonómicos y en las Cortes hicieron lo propio en una acción que, por su rapidez y amplitud, a muchos pareció más coordinada que espontánea. 

La crítica del PSC se une a una diferencia de pareceres en el seno del socialismo español sobre cómo se aplicaría el artículo 155, que podría conllevar hasta la destitución de Puigdemont y todo el Govern, que sería sustituido por personas nombradas directamente por el Gobierno.

En el PSC se espera que el 155 sea "fundamentalmente para convocar elecciones en el menor plazo posible". Eso, según fuentes del partido, atenuaría la imagen de pisoteo de las instituciones catalanas que, sin duda, utilizarían los partidos independentistas como eje de la campaña electoral.

¿Elecciones en caliente?

En Ferraz se da por hecho que habrá elecciones, aunque son mucho más laxos con los tiempos. Este lunes, el portavoz de la Ejecutiva del PSOE, Óscar Puente, advirtió de que antes de llamar a las urnas habría que estabilizar la situación y dejar que se enfríe. 

"Es evidente que al final tiene que haber elecciones en Cataluña y por tanto habrá unas elecciones y esa será una forma también de que el pueblo catalán recupere el control de su Gobierno. Antes hay que hacer otras cosas. La aplicación del artículo 155 va a permitir recuperar el autogobierno catalán en el corto, medio y largo plazo, si es que al final es necesario aplicarlo", dijo Puente.

En otras palabras, el PSOE sugiere que ir a unas elecciones en caliente podría ser contraproducente para Cataluña y, también, para los resultados electorales de los partidos no independentistas. Sin embargo, Sánchez guarda sus cartas y tampoco descarta otro escenario.

"No viven aquí"

El PSC apunta exactamente a lo contrario. "No viven aquí", lamenta un dirigente del PSC sobre sus hermanos del PSOE para explicar que los socialistas catalanes tienen mucho mejor tomado el pulso de la calle y su posible reacción a la sustitución del Govern por cargos decididos en Moncloa. 

La multitudinaria protesta de este martes por el encarcelamiento preventivo de Cuixart y Sánchez tampoco está haciendo mella en el líder del PSOE. De visita en Galicia, eludió las críticas de sus socios catalanes. "Respeto y comprendo las opiniones que se puedan tener, pero como responsable del PSOE ni me pronuncio por las decisiones judiciales que me gustan más o menos. Nunca lo he hecho". "Las decisiones judiciales (...) corresponden al ámbito judicial; a la política le corresponde la política", dijo, según ha recogido EFE. 

Desde Ferraz se argumenta que los ciudadanos tienen derecho a salir a la calle, pero eso no impide que también ellos deban respetar las decisiones del poder judicial.