Juncker, durante el debate sobre el estado de la UE

Juncker, durante el debate sobre el estado de la UE Christian Hartmann/Reuters

España Estado de la Unión

Juncker elude hablar de Cataluña pese a las preguntas de los diputados españoles

Reclama respetar el Estado de derecho y las sentencias judiciales, en un mensaje dirigido a Hungría y Polonia.

Bruselas

Noticias relacionadas

Todos los eurodiputados españoles (incluidos los catalanes) que han intervenido este miércoles en el debate sobre el estado de la Unión Europea -con la excepción del portavoz de Podemos, Miguel Urbán- han interpelado al presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, sobre el proceso secesionista en Cataluña o el referéndum del 1 de octubre. Pero Juncker ha eludido una vez más pronunciarse sobre la crisis catalana durante su turno de réplica. Su excusa esta vez: padece una ciática "muy dolorosa" y necesita descansar, por lo que no puede responder a todo el mundo en detalle.

Durante su discurso inicial de una hora, Juncker ha hablado de la necesidad de respetar el Estado de derecho, las sentencias judiciales y la independencia del poder judicial. "Socavar las sentencias del Tribunal de Justicia de la UE (TJUE), o socavar la independencia de los tribunales nacionales, equivale a desposeer a los ciudadanos de sus derechos fundamentales", ha resaltado.

"El Estado de derecho no es opcional en la Unión Europea. Es una obligación. Nuestra Unión no es un Estado, pero es una comunidad de derecho", ha insistido el presidente del Ejecutivo comunitario. Pero su equipo ha asegurado que este mensaje no iba dirigido a los independentistas catalanes, sino a países como Polonia o Hungría, que se niegan a acatar la reciente sentencia del TJUE que les obliga a acoger refugiados. 

Sobre el proceso soberanista catalán, Bruselas mantiene una cautela máxima. Pese a las reiteradas preguntas de los periodistas en los últimos días, la Comisión se ha limitado a señalar que se trata de una cuestión que debe resolverse en el marco del orden constitucional español. Y recuerda que una Cataluña independiente quedaría automáticamente fuera de la UE. En el Ejecutivo comunitario justifican esta tibieza para no echar más leña al fuego. El Gobierno de Mariano Rajoy tampoco ha pedido a Juncker que sea más contundente, explican fuentes diplomáticas.

Le piden a Juncker que intervenga

Pero los eurodiputados españoles sí le han pedido este miércoles que intervenga. "No pido que ustedes se pronuncien por la independencia. Eso lo deben hacer los catalanes. Sí le pido que medie con el Gobierno de España a favor de un acuerdo sobre el referéndum. Y le pregunto, ¿por qué no interviene la Comisión para defender la libertad de expresión en España? En otros países seguramente lo haría", le ha espetado el eurodiputado de Esquerra Republicana de Catalunya Josep-Maria Terricabras, el primero en abrir fuego.

"Comparto su afirmación sobre los tribunales de justicia, el respeto a los tribunales europeos y a los tribunales nacionales y que el Estado de derecho forma parte de la razón de ser de la UE", ha contraatacado el portavoz del PP en la Eurocámara, Esteban González Pons. "Hay países que están atacando la separación de poderes. En mi país, en una región se está atacando la Constitución. El nacionalismo se expande y se contagia igual que un virus", ha subrayado.

"La Constitución de cada Estado miembro es también la Constitución de la UE. La unidad de mi país es también la unidad de la UE. Por eso, la Comisión también tiene la responsabilidad de defender la Constitución de los Estados miembros y la responsabilidad de defender la unidad de los Estados miembros", le ha reclamado González Pons a Juncker.

También la portavoz del PSOE en el Parlamento Europeo, Iratxe García, ha aludido a la crisis catalana. "Le agradezco su referencia al Estado de derecho. Europa es un proyecto basado en la democracia y por lo tanto es fundamental garantizar el respeto al ordenamiento constitucional en todos y cada uno de los Estados miembros", ha apuntado. 

Pero Juncker apenas ha dedicado cinco minutos para contestar conjuntamente a las varias decenas de eurodiputados que han intervenido en el debate. Y no ha mencionado a Cataluña. "He hablado durante una hora y pico. Ha sido difícil para ustedes, pero ha sido todavía más difícil para mi porque sufro una ciática muy dolorosa. Como debo descansar un poco no puedo responderles en detalle", se ha excusado. Tampoco ha dado rueda de prensa.