Mohammed Ali

Mohammed Ali EFE

Otros Deportes BOXEO

"El rugido en la jungla": el combate que llevó a Muhammad Ali al Olimpo

En Zaire, el boxeador americano acabó con George Foreman para convertirse en una leyenda del deporte. 

Noticias relacionadas

Uno de los grandes momentos de la carrera de Muhammad Ali fue la pelea ante más de 60.000 personas en Kinsasa (capital del antiguo Congo Belga) ante un George Foreman que se encontraba en su mejor momento de forma. El boxeador americano puso en pie a todos con una tremenda pelea que terminó después de ocho asaltos. 

Por el país africano aclamaban la frase 'The Rumble in the Jungle' (El rugido en la jungla) para designar el que posiblemente ha sido el mejor combate de todos los tiempos. 30 de octubre de 1974, una fecha que ningún aficionado del boxeo puede dejar de su cabeza. Hoy, 45 años después, a todos asombra el coraje y la pasión que puso Ali en un duelo para la historia. 

Tanto es así que sirvió como motivo para realizar uno de los mejores documentales deportivos (y que abarca más planos) de todos los tiempos. 'When we were kings', la historia del combate que llevó Leon Gast a la gran pantalla en 1997. La obra tuvo tanto éxito que consiguió el Oscar a Mejor Documental en el mismo año. 

"Soy el más grande de todos los tiempos"

"Os lo dije, soy el más grande de todos los tiempos", decía Ali tras el combate en África. No se sabe si fue la declaración más acertada, pero no iba mal encaminado. "Os lo dije cuando gané a Sonny Liston y os lo digo ahora, soy el más grande", continuaba el boxeador tras conseguir el campeonato de los Pesos Pesados. 

Ya en los preparativos previos al choque Ali alardeaba de su condición física y de las ganas que tenía de seguir haciendo historia.  "Si hablo y entreno a la vez es que estoy en forma", decía el propio boxeador al mismo tiempo que entrenaba. 

Él se sentía más confiado que nunca. "Ahora soy mejor que aquel chico de 22 años, tengo experiencia y soy muy malo. Me he peleado con un cocodrilo, luché con una ballena. La última semana maté a una roca, herí a una piedra y mandé al hospital a un ladrillo. Soy tan malo que hago enfermar a la medicina", declaraba. 

Hoy, la leyenda de Ali es más grande de la que el propio boxeador hubiese imaginado. Si durante su carrera confirmaba que era el mejor en haber practicado ese deporte, el combate en Kinsasa dejó como campeón de los Pesos Pesados y leyenda a un Ali que aquel día no solo se jugaba un título, sino entrar en el Olimpo histórico de los deportistas. 

[Más información: Canelo, ¿a lo Mike Tyson?: así puede ganar a Kovalev]