Griezmann, tras el gol del Espanyol.

Griezmann, tras el gol del Espanyol. Reuters

1ª División

Sergio García trae carbón al Atlético por Navidad

El conjunto de Simeone cayó ante el Espanyol (1-0) con gol del catalán y perdió una oportunidad de oro para recortarle puntos al Barcelona antes del Clásico. 

Noticias relacionadas

España hacía las maletas, mandaba Whatsapps (bien para avisar del advenimiento hacia algún bar o de la pronta llegada a casa) y empezaba las vacaciones. El mundo futbolístico, en cambio, tenía una cita. Ni el mejor día ni a la mejor hora, pero ahí estaba. El Atlético comparecía con un objetivo: sacar los tres puntos y meter presión al Barça. Su objetivo, por tanto, estaba claro. Sin embargo, justo antes de tomarse el champán, se resbaló frente al Espanyol: perdió su primer partido en 20 jornadas y, sobre todo, dejó escapar una oportunidad de oro para recortarle puntos al equipo de Valverde antes del Clásico [narración y estadísticas: 1-0].


Dicho de otro modo, el Atlético tomó de su propia medicina. Cuando ya daba por bueno el empate, llegó el gol de el Espanyol. Sergio García, después de unos meses de adaptación, recuperó su mejor versión. Recibió un pase de Granero en el flanco izquierdo del ataque, controló y superó a Oblak. Marcó en el minuto 88 y dejó al Atlético KO: sin margen de maniobra, sin tiempo y tocado. Antes, el equipo de Simeone ya había fallado las suyas. Y, claro, en los últimos seis minutos (los dos que restaban y los cuatro de añadido), su equipo no fue capaz de darle la vuelta al resultado.


Las primeras y más claras, no obstante, las tuvo el Espanyol. Baptistao falló a puerta vacía en la primera mitad y Gerard Moreno, siempre correcto, no consiguió poner en demasiados problemas a Oblak con un disparo en la segunda parte. Esas fueron quizás las dos ocasiones más claras del conjunto local, sin que fueran peligrosas en demasía. ¿Y el Atlético? Pues, la verdad, pudo adelantarse. Gameiro erró un mano a mano y Godín hizo falta antes de marcar con un buen cabezazo.


Eso, a grandes rasgos, fue lo que aportaron ambos equipos en lo ofensivo. El resto del partido se diluyó entre la intensidad –mucha durante largos tramos– y la poca pericia para crear ocasiones de gol. Ni siquiera Griezmann, de regreso al debate sobre su futuro por las declaraciones de Amor y la denuncia del Atlético al Barcelona frente a la FIFA, tuvo su día. Y eso lo aprovechó el Espanyol en los minutos finales.


Cayó el Atlético y perdió una oportunidad de oro, pero sigue vivo en la Liga. Cierto es que podría haber recortado distancias con el Barcelona, pero también es verdad que se mantiene a seis de los culés. Sí, puede ser que el equipo Valverde gane y se marche a nueve, pero, ¿y si no ocurre eso? En ese caso, los rojiblancos tendría todo el derecho de seguir soñando con luchar por el torneo de la regularidad. La lectura, por tanto, aunque de primeras se antoja negativa, no lo es tanto: el Atlético de Madrid sigue vivo en todas las competiciones e incorporará a Vitolo y Diego Costa en enero. Y, a partir de ahí, ya se verá. Este viernes no era el día, pero ya vendrán otros mejores en 2018.