Mohammed Salah celebra un gol con Egipto.

Mohammed Salah celebra un gol con Egipto.

Mundial Rusia 2018

Mohammed Salah, en busca del reino Mundial con Egipto

El jugador del Liverpool es el único exponente de un combinado que llevaba 28 años sin estar en una fase final (desde 1990). Héctor Cúper, en el banquillo, el otro referente. 

El pasado 26 de mayo, Egipto, con la televisión encendida y las elástica del Liverpool enfundada, se quedó helado al ver a Mohammed Salah tirado en el césped, dolorido y llorando camino de los vestuarios. Se acababa de lesionar su estrella y la pregunta surgía inmediatamente: ¿le daría tiempo a llegar al Mundial? Finalmente, comparecerá. Tras tres semanas de baja, se incorporará a la expedición de Héctor Cúper para jugar en Rusia. Forzará y estará junto a sus compañeros. Él lo merecía: consiguió clasificar a su selección para una fase final tras 28 años de ausencia –exactamente, desde 1990–. Y allí estará.

Él será el mayor exponente de su selección, la única cara reconocible de un país que tradicionalmente ha hecho buen fútbol. De hecho, es el que más Copas de África (7) tiene. Por eso, su regreso a un escenario como el del Mundial se agradece. En el banquillo, además, estará un viejo conocido: el exentrenador de Valencia y Mallorca, Héctor Cúper. Él ha sido el otro responsable de llevar a la selección a una fase final. Ambos, jugador y técnico tratarán de meter en octavos al combinado egipcio. Ese es su objetivo. Cualquier otra clasificación sería una sorpresa.

PUNTOS DÉBILES Y FUERTES

Es un equipo ordenado, que tiene un entrenador con experiencia y una estrella. Eso no lo pueden decir todas las selecciones. A partir de aquí, cuenta con problemas en la portería: Essam El Hadary tiene 45 años, demasiados para jugar un Mundial. Elshennawy llega lesionado de la rodilla y Marawan Mohsen acaba de regresar tras una lesión de un año. Es decir, llega con muchos jugadores tocados y con poca experiencia en las fases finales de un Mundial. La ilusión, su mayor virtud.

LA ESTRELLA: SALAH

Qué decir de Salah. El egipcio ha sido la revelación del año a nivel mundial. Ha marcado 44 goles, ha llevado al Liverpool a la final de la Champions League y ha conseguido rivalizar con Messi y Cristiano Ronaldo por el Balón de Oro. Y con todos estos argumentos llegará al Mundial para intentar dar la sorpresa. El único que le puede rivalizar por ser la estrella de la selección es Mahmoud Hassan ‘Trezeguet’, un delantero que ha marcado 14 goles esta temporada con el Anderlecht. A sus 23 años, puede ser la sensación del Mundial.

CONVOCATORIA DE EGIPTO

Porteros: Essam El Hadary (Al Tauun, KSA), Mohamed el Shennawy (Al Ahly), Sherif Ekramy (Al Ahly) y Mohamed Awad (Ismailiya).

Defensas: Ahmed Fathi (Al Ahly), Saad Samir (Al Ahly), Ayman Ashraf (Al Ahly), Mahmoud Hamdy (Zamalek), Mohamed Abdel Shafy (Al Fateh, KSA) Ahmed Hegazi y Ali Gabr (West Bromwich Albion, ING), Ahmed Elmohamady (Aston Villa, ING), Karim Hafez (Lens, FRA), Omar Gaber (Los Angeles, USA) y Amro Tarek (Orlando, USA).

Centrocampistas: Tarek Hamed (Zamalek), Mahmoud Abdel Aziz (Zamalek), Shikabala (Al Raed, KSA), Abdallah Said (KuPS, FIN), Sam Morsy (Wigan, ING), Mohamed Elneny (Arsenal, ING), Kahraba (Al Itihad, KSA), Ramadan Sobhi (Stoke City, ING), Trezeguet (Kasimpasa, TUR) y Amr Warda (Atromitos, GRE).

Delanteros: Marwan Mohsen (Al Ahly), Ahmed Gomaa (Al Masri), Kouka (Braga, POR) y Mohamed Salah (Liverpool, ING).