Enrique San Francisco, la noche del lunes en 'El Hormiguero'.

Enrique San Francisco, la noche del lunes en 'El Hormiguero'.

Televisión TELEVISIÓN

Enrique San Francisco: “Me da mucho miedo la muerte dolorosa”

El actor y humorista presentó en 'El Hormiguero' su docu-reality, un proyecto en el que mostrará su cara más desconocida y privada.

Noticias relacionadas

¿Cómo será un día en la vida de Enrique San Francisco (64 años)? Si alguna vez se ha hecho esta pregunta, tiene que ver el docu-reality Follow San Francisco, un espacio que se emitirá en la plataforma Flooxer, perteneciente al grupo Atresmedia. Nadie mejor que el humorista para hablar de ello, por lo que Pablo Motos (53) no dudó en invitarle este lunes a El Hormiguero, sobre todo si se tiene en cuenta que el propio presentador aparece en la serie.

La primera pregunta, que con otros invitados es de mera cortesía, en esta ocasión ya sirvió para comprobar el carisma de San Francisco. "Estoy francamente bien, como siempre", aseguró antes de que Pablo Motos se lo afeara describiendo que, "de aspecto, parece que te han cagado dos veces y te han vomitado; es mi forma de decirte que estas delgado". El actor aprovechó para recordarle al presentador que le había prometido traerle "unas proteínas". "Piensas que voy a palmar de golpe", le recriminó, antes de contar que vive "en un hotel, huido, no digas el nombre porque me van a echar y me tendré que buscar otro".

La jugosa introducción dejó paso al motivo por el que el humorista visitó el talk show: "Has grabado un docu-reality, ¿te han pagado?", le preguntó Motos. Su respuesta fue de altura: "Algo, menos de lo que debieran, pero algo. Sí, me lo he gastado hace mucho, antes de que se emitiese el programa. He generado muchos miles de euros a lo largo de mi vida, generalmente todo lo que entra ya lo tengo invertido; me gusta vivir al día, al segundo, nunca se sabe cuándo va a venir el hostión". A este respecto, Pablo Motos le preguntó que si viviría más al límite en el caso de saber en qué día fallecería: "Si supiera el día que me iba a morir os cagabais", le espetó.

Quique San Francisco fue tan sincero como es habitual, en su visita a 'El Hormiguero'.

Quique San Francisco fue tan sincero como es habitual, en su visita a 'El Hormiguero'.

Como invitado platino, San Francisco goza de una serie de privilegios que, en su caso, se traducen en forma de regalos. "Como Nadal tiene las copas, yo tengo una vitrina en mi casa con los regalos. La termomix no la he usado todavía, tiene que venir una señora que me va a enviar tu productor", comentó. Al parecer, el humorista no escatimó a la hora de pedir: "Te llevaste el modelo más caro. Tú cuando pides… esta vez me has estafado, te has aprovechado de mi buena voluntad y me has metido un palo, no voy a decir el dinero porque soy elegante. Ha pedido una linterna, un cuchillo y un afilador, pero ya veréis qué objetos", denunció el presentador.

Regalos y recortes

La incógnita se desveló después del paso por la publicidad. "Me pediste una linterna, un cuchillo y un afilador, pero la lista era larga. También me pediste un vapeador, pero no me da la gana regalártelo, ¿para qué lo quieres? ¿Para fumar droga?", preguntó Pablo Motos. Poco tardó Enrique San Francisco en despejar las dudas: "¿El vulcano no está? Tengo una recomendación del médico para fumar en él. El cuchillo no lo habrás traído, porque se te ha salido de presupuesto, ¿verdad? ¿No tenéis dinero?", vaciló.

Justo en ese momento comenzaron a aparecer los regalos. La linterna tiene un alcance de 500 metros y fue testada en directo apagando todos los focos del plató. A continuación, llegó el turno del cuchillo y para rematar el afilador, un objeto con el que Motos aseguró que el invitado le había "hundido". "¿Te das cuenta del estacazo que me has metido?", inquirió. "Por lo menos 1.800 euros, eso no te los quita ni Dios", le contestó el humorista.

Ante esta generosa lista de regalos, Motos le preguntó si a Bertín Osborne también le pedía tantas cosas. "No, a él le pido que no me lleve a una casa que ha decorado, que parece la de Alaska (55) y Mario (44)", comentó el actor antes de desvelar para qué quiere todos esos regalos: "Para hacer parapente nocturno. Sí, nocturno, no te rías. La gente no se imagina de lo que uno es capaz. Te propuse una vez hacer el programa mientras practicábamos parapente y dijiste que no", lanzó el invitado. Motos se excusó en que a él le tocaría pagarlo. "Y si nos damos una hostia allí, ¿de qué serviría tener todo ese dinero amasado?", le invitó a reflexionar San Francisco.

En ese instante llegaron algunos de los momentos más íntimos del actor. "¿Qué tal estás del grano en el culo?", le preguntó Pablo Motos. "Es lo último que le cuento a tu mujer. Todo es de la vejez, granos, pelos que no esperabas que salieran en ciertos sitios", comentó con cierta ironía antes de ponerse realmente serio para asegurar que "la verdad es que me da mucho miedo la muerte dolorosa, eso me da mucho respeto, sobre todo el dolor que puedes provocar a la gente que está a tu lado".

Sus aventuras como cocinero o los malentendidos idiomáticos con Tati, su cuidadora, fueron la antesala del cuestionario de Trancas y Barrancas, gracias al cual se pudo saber que se ha ido de un hotel sin pagar, que nunca se ha quedado dormido haciendo el amor o que sí le ha seguido el cobrado del frac en una ocasión. "Vivía en Torrelodones y una mujer se portó mal, había pagado un dineral y por un mes quería echarme. Me amenazó con el cobrador, se presentó, alquilé un frac y bajé a verle", recordó.

El actor se implicó en todas las secciones del programa.

El actor se implicó en todas las secciones del programa.

Tras esos momentos curiosos, llegó la sección de Nuria Roca (47), aunque quedó en un segundo plano tras la posterior aparición de Pilar Rubio (41). La colaboradora, recién llegada del Santiago Bernabéu, donde había participado en un homenaje a su futuro esposo, Sergio Ramos (33), entró en el plató bromeando con Motos, tras comentarle éste que "estás en vísperas, están todas las revistas diciendo que te casas el sábado":

"¿Te imaginas que este fuera el vestido de novia?", bromeó antes de desfilar como si se tratara de una pasarela.

Su truco sobre cómo reutilizar varias prendas acabó con Pablo Motos y Enrique San Francisco desfilando con una falda y unas gafas de sol.

[Más información: Las terribles adicciones de Enrique San Francisco y otras cosas que no sabías]