Que no te engañen. Ni es un pecado ponerle un hielo a un vino blanco o rosado (amén de los puristas), ni está prohibido usar un buen champán para hacer un cóctel refrescante. De hecho, cuanto mejor sea el vino, mejor será el combinado. Obvio, ¿no? Aquí tienes unas cuantas recetas fáciles y deliciosas de cócteles que no deslucirán la apertura de una botella de jerez, cava, vino blanco, rosado o incluso tinto de guarda.

El Kir Royal es uno de los cócteles con champán más deliciosos y elegantes.

Sherry Mary

Noticias relacionadas

Es la versión jerezana del Bloody Mary, que originalmente lleva vodka, para los amantes del zumo de tomate y de los vinos encabezados andaluces. Para prepararlo sólo necesitas mezclar en un vaso ancho (o una copa grande de vino) unos 50 cl de fino, oloroso o amontillado, a tu elección, un poquito de sal y de pimienta, un chorrito de salsa Perrins, tabasco al gusto y, por supuesto, zumo de tomate (mejor natural).

Añádele una cucharadita de limón y otra de salmuera como toque final del barman, y sírvelo sin hielo y con una crusta de sal Maldom como toda decoración.

Sherry Mary.

*¿Qué vino para este cóctel?

El fino, el oloroso o el amontillado de la Colección Añadas de Williams & Humbert. Cuestión de gustos.

Frozen Mimosa

Que sí, que merece la pena abrir esa botella de champán que guardas para celebrar. Este cóctel clásico es una delicia para todo fanático de las burbujas y los sabores cítricos. Y, además, se puede preparar en Thermomix.

Aquí está la receta:

500 g de champán o cava (cuanto más seco mejor)
250 g de naranja pelada y congelada
100 g de licor de naranja (o 50 gr de azúcar)

Mimosa.

Pon en el vaso del robot 100 g de champán, el licor de naranja o el azúcar y la naranja congelada, y tritura todo durante 10 segundos a velocidad 5. Opta por una copa de flauta como guiño al champán y sirve dos tercios de espumoso y uno de la mezcla preparada. Si quieres una versión helada, pica un poco de hielo y llena la copa antes de servir.

*¿Qué vino para este cóctel?

Emina Brut Nature, un vino espumoso de la D.O. Rueda elaborado con uva verdejo, muy cítrico y refrescante.

Queen Charlotte

¿Quién dice que con vino tinto no se pueden hacer cócteles? Recupera esa media botella de reserva que no has terminado (o abre una nueva porque va a merecer la pena) y consigue granadina, refresco de lima-limón y hielo.

Queen Charlotte.

La preparación del Queen Charlotte es muy sencilla. Mezcla en un vaso con hielo (una copa tipo martini es perfecta) dos partes de vino tinto con una de granadina y rellena con el refresco. Revuelve bien y disfruta del trago que le hará la competencia al tinto de verano en cuanto lo pruebes.

*¿Qué vino para este cóctel?

Cruz de Alba Lucero, un tempranillo biodinámico de la Ribera del Duero con frescor, acidez y fruta. Muy veraniego.

Mojito Sherry

Volvemos a recurrir al polifacético jerez para hacer una versión más sabrosa del tradicional Mojito.

Necesitas:

3 rodajas limón
15 ml de sirope de azúcar o 2-3 cucharaditas de azúcar moreno
30 ml de ron oscuro
40 ml de fino o manzanilla
Hojas de menta o hierbabuena

Mojito Sherry.

Exprime las rodajas de limón en un vaso ancho y alto de los que suelen usar para los mojitos normales, añade el azúcar, el ron y el jerez. Tritura aparte las hojas de menta para liberar la esencia y añádelas al vaso con un poco de hielo picado. Remueve hasta que parte del hielo se haya derretido.

*Qué vino para este cóctel?

Manzanilla Viva La Pepa, de la bodega jerezana Sánchez Romate. Sobran las razones.

Crimean

Otro cóctel refrescante contra las olas de calor es el Crimean, que se prepara a base de vino blanco y gaseosa, ideal para el aperitivo. Desempolva la coctelera porque se hace así: introduce en el vaso la misma medida de vino blanco que de Cointreau y un poco de hielo.

Crimean.

Agita bien y sirve la mezcla en un vaso ancho que contenga hielo y gaseosa al gusto. Para decorarlo puedes añadir una cereza (así es como se sirve normalmente), unas hojas de menta o piel de limón.

*¿Qué vino para este cóctel?

PURE The Winery blanco, elaborado con chardonnay y sauvignon blanc y sin azúcar, es la mejor opción para darle a este cóctel un toque healthy.

Margarita Rosé

Si hasta ahora creías que disfrutabas de las noches de verano bajo las estrellas, espera a añadir este cóctel a la escena. Es la versión winelover del Margarita, y para hacerlo no vamos a quitar el tequila…

Ingredientes:

120 ml vino rosado
30 ml tequila
15 ml triple seco
1 rodaja de limón

Margarita Rosé.

Llena el vaso de la coctelera con hielo, el jugo del limón y la medida de vino rosado, tequila y triple seco. Agitar el contenido y agregar, si tienes, jarabe de azúcar. Antes de servir, humedece el borde de la copa con una rodaja de limón y sumérgela en sal para decorar el recipiente como un profesional de la mezcla.

*Qué vino para este cóctel?

Rosé Tempranillo de Bodega Otazu, vivo y brillante, con notas cítricas y el frescor adecuado para un Margarita de cine.

Blackberry Cola

Este es el cóctel con el que vas a impresionar a tu cuñado este verano. Al que tanto sabe de vino, a ese. Toma nota porque aquí las proporciones son muy importantes. Se trata de un cóctel no apto para paladares delicados, con bastante alcohol pero no por ello menos sabroso.

Blackberry Cola

Ingredientes:

1 1/2 medida de brandy
1/2 medida de jerez seco
1/2 medida de jerez dulce
1 medida de vino tinto
4 medidas de refresco de cola

Para prepararlo, muy sencillo: pon todos los ingredientes en una coctelera, agita y sirve en un vaso bajo con hielo. Y para decorar, unas moras silvestres.

*¿Qué vinos para este cóctel?

Sin dudarlo: Brandy LepantoTío Pepe Fino Muy Seco, Néctar Pedro Ximénez de González Byass y el tempranillo orgánico Finca Constancia Entre Lunas.

Bellini

Ernest Hemingway, Orson Welles y tantos otros amantes del Bellini no podían estar equivocados. Perfecto para abrir paso a una comida al aire libre, este zumo de melocotón “mejorado” es uno de los combinados más glamurosos que existen, lleva vino (cava o champán para ser exactos) y encima es muy fácil de preparar.

Bellini.

Para hacerlo de forma natural con fruta fresca y no zumo embotellado, bate los melocotones con la batidora, cuela y añade un poco de azúcar. Deja este puré en la nevera hasta que vayas a preparar los cócteles para que mantenga el frío.

Antes de servir, agrega hielo a una copa tipo flauta o de vino blanco y refresca el recipiente durante unos segundos. A continuación, retira esos hielos, vierte la pulpa de melocotón y rellena la copa con el espumoso bien frío. Lo ideal es dos partes de cava o champán por una parte del zumo. Puedes hacer la mezcla ‘al por mayor’ en una jarra. Tus invitados te lo agradecerán.

*¿Qué vino para este cóctel?

Vilarnau Brut Nature Vintage, un clásico de esta bodega familiar situada en Sant Sadurní d'Anoia con más de 50 años de historia, con inmejorable relación calidad-precio.

Obispo

Igual te suena más con el nombre de Bishop Cocktail, pero es lo mismo. Este trago clásico inglés con base de ron es una especie de sangría simplificada que se suele servir en copa de vino tinto porque precisamente este es su ingrediente “disfrazado”.

Obispo (Bishop).

Necesitas:

Zumo de medio limón
Zumo de una naranja
1 cdta. de azúcar
Medio vaso de vino tinto
Ron

En la coctelera, añade los jugos y el azúcar, un poco de ron y llena hasta la mitad con hielo. Agita bien todo, sirve en la copa con el vino y varios cubitos de hielo. Revuelve suavemente y decora con un twist de limón.

*¿Qué vino con este cóctel?

Predicador Tinto de Bodega Contador (Rioja), rico y persistente en boca, con un punto de madera ideal para envolver este potente cóctel.

Kir Royal

Si buscas un cóctel afrutado y sofisticado, el tuyo es el Kir Royal. Muy popular en la Costa Azul francesa, este cinematográfico combinado es el resultado de mezclar el lujo, el encanto y la elegancia de Niza, Cannes o St. Tropez en una copa de champagne y frutas del bosque.

Kir Royal.

Tan sólo requiere una botella de champán y licor de cassis o grosella negra. En una copa de flauta o tipo pompadour (si es helada, mejor que mejor) añade una cucharadita del licor y llena hasta arriba con el vino. Agrega un par de frambuesas o moras a la copa para decorar y comerlas después. Es un auténtico placer.

*¿Qué vino para este cóctel?

Puedes darle un toque aún más frutal a este cóctel optando por un champán rosado como Tattinger Prestige Rosé, muy expresivo, fresco y con notas de frambuesas salvajes, cerezas y grosellas negras. El Kir Royal perfecto.