Os vais a pensar que soy una ratona, porque últimamente todo lo que pillo lo relleno de queso 😛

Ingredientes

  • 400 gr. de pimientos del padrón
  • 125 gr. de queso arzúa
  • sal
  • harina de tempura y agua
  • aceite para freir

Noticias relacionadas

Pues sí, me gusta mucho, para qué os voy a engañar y eso que soy una queso-conversa porque hasta hace un año no me gustaba y no lo comía. Sólo lo podía comer derretido en pizzas o sandwiches. También me gustaba el queso frito que ponen en mi tierra, pero en general me limitaba a eso, sólo quesos frescos o tiernos en caliente. Sin embargo, un día como otro cualquiera, me dio por llevarme a la boca un trozo de manchego y ví la luz. Desde entonces, curados y semicurados son mis favoritos, también los quesos fuertes en aceite y me chifla el queso de rulo de cabra. Poco a poco voy adentrándome en distintas variedades y probando distintos sabores… hace poco he descubierto que también me gusta el queso azul. No sé si llegaré algún día a comer un queso de esos de Cerdeña que tiene gusanos vivos, pero visto lo visto yo ya no digo “nunca”

En esta ocasión he elegido un queso Arzúa o de tetilla. En realidad vale cualquier queso que sea tierno y manejable, pero el de Arzúa es perfecto porque su textura en frío es bastante elástica lo que nos permite rellenar estos pequeños pimientos sin demasiada complicación (aunque un poco de maña sí hay que darse). Además elegir un queso gallego para acompañar unos pimientos del padrón creo que es una gran elección.

Tempura de pimientos rellenos de queso

 

Preparación

No hay mucho que explicar, y sin embargo no es una receta fácil fácil del todo ya que el rellenar los pimientos, al ser tan pequeñitos, tiene su aquel.

Lo que yo hice fue hacer un corte longitudinal en el pimiento, seguidamente apretar en ambas bases para que la rajita que hemos hecho se abra oblicuamente, y así introducir un trocito de queso, al dejar de apretar en los polos del pimiento, el corte vuelve a su estado normal y tenemos el queso dentro y el pimiento casi intacto a la vista (echa un vistazo a las fotos de abajo para entender bien el concepto)

Una vez hemos repetido esta operación con todos los pimientos, sazonamos bien y preparamos la tempura siguiendo las instrucciones que nos indique el paquete de harina.

Ponemos abundante aceite a calentar, ya sea en una sartén o en una freidora y mientras se calienta vamos rebozando los pimientos en la tempura.

Cuando el aceite está muy caliente, freimos los pimientos por tandas durante unos 2 minutos cada una.

Sacamos y dejamos escurrir el excedente de aceite en un plato forrado de papel absorvente. Cuando tenemos todos los pimientos ya fritos y escurridos, pasamos a la fuente donde queramos presentarlo y listo.

 

Resultado

Un aperitivo que sorprenderá a todos, porque si no lo dices, nadie sabrá que están rellenos hasta que los prueben!

 

Tiempo: 30/40 minutos aprox. Todo dependerá de tu destreza rellenando

Dificultad: 3/5

Digestión: 2/5

Precio: 2,5 €