Hoy tocan… ¡¡¡¡¡CHUCHES!!!!! Pero sanas y naturales, para que grandes y pequeños nos podamos comer las que nos apetezcan y así sin darnos cuenta tomamos unas mini raciones de vitaminas. Y si pensabais que es muy difícil, sólo os diré que en tres sencillos pasos las tenemos listas para disfrutar.

Ingredientes

  •  1/2 vaso de zumo (el sabor lo elegís vosotros)
  • 6 láminas de gelatina o 1 sobre de gelatina en polvo
  • 1 cucharada de azúcar
  • Azúcar para rebozar

Noticias relacionadas

Es importante que tengáis en cuenta que el azúcar que os pongo en los ingredientes es orientativo ya que dependerá del zumo, si ya tiene o no azúcar, de si es más o menos ácido y si sois más o menos golosos.

DSCN4607[1]

Preparación:

En un cazo ponemos el zumo con el azúcar a  calentar y antes de que eche a hervir añadimos la gelatina. Recordad que si es en láminas hay que ablandarla previamente poniéndola en remojo.

Mezclamos rápidamente para que la gelatina no se cuaje y repartimos en los moldes según gustos en capas más o menos finas. Lo ideal son moldes de silicona, pero también podéis echarlo en una cubitera o en una bandeja y luego hacer las formas con un cuchillo o cortapizas.

Dejamos en la nevera 24 horas, desmoldamos y las rebozamos en azúcar. Este último paso es opcional ya que todos hemos comido los tradicionales ositos de gominolas con y sin azúcar por fuera y de las dos formas están riquísimos. Aunque sí os recomiendo que si los rebozáis los dejéis reposar unos minutillos en la nevera para que se endurezca la capa externa.

 

Resultado:

Tiempo: 10 minutos + 24h. de nevera

Dificultad: 1/5

Digestión: 2/5

Precio: 2€