Sabemos que los aceites usados son uno de los desperdicios domésticos más peligrosos para el medio ambiente y, aunque cada vez es más fácil encontrar contenedores específicos para la correcta gestión de los mismos hoy os voy a contar cómo reutilizar el aceite de cocina usado para hacer jabones y detergentes, algo que hacían nuestras abuelas o bisabuelas cuando el autoabastecimiento estaba a la orden del día y el mundo no estaba lleno de tiendas donde ir a comprar de todo.

Noticias relacionadas

Yo aún recuerdo las pastillas de jabón que hacía mi abuela…

Cómo reutilizar el aceite de cocina usado para hacer pastillas de jabón

Es importante realizar la tarea en un sitio bien ventilado como un patio o una terraza. Para hacer nuestras pastillas de jabón necesitaremos:

  • Agua, 2 litros
  • Aceite de cocina usado, 1 litro
  • Sosa cáustica, 250 g
  • Detergente en polvo, 250 g

(*) Antiguamente se aprovechaban las cenizas de las chimeneas, pero hoy en día el detergente en polvo es más fácil de conseguir y el jabón huele mejor.

Tenemos que mezclar todos los ingredientes en un cubo que sea lo suficientemente grande y remover con frecuencia durante unas dos horas con un palo de madera hasta que espese y empiece a convertirse en una pasta.

En este momento lo mejor es pasarlo a un cajón de madera, pero si no tenemos, se puede pasar a un recipiente de plástico cubierto con papel de periódico. Lo dejamos reposar durante unos días hasta que esté duro, desmoldamos, cortamos nuestras pastillas de jabón y las dejamos secar durante unos 15 días en un sitio bien ventilado. En algún sitio en internet he leído que al día siguiente o a los dos días ya se pueden usar, pero mi abuela las dejaba mucho más tiempo.

jabon

Una vez secas las pastillas de jabón, que tendrán el típico aspecto de las pastillas de jabón de Marsella, ya podemos envolverlas -el papel de horno es fenomenal para hacerlo- y guardarlas o regalarlas pues ya estarán listas para usar.

Imagen | Kim