Actualidad gastronómica

¿Es la sidra la nueva bebida de moda?

Cada vez en más bares, restaurantes y tiendas podemos ver sidra, pero no la típica sidra natural asturiana, sino en formato de botellín o tercio y lista para servir. 

El auge de marcas que apuestan por lanzar una sidra al mercado o incluso dedicarse en exclusiva a su producción no hace más que creer. Pero antes de probarla hay que quitarse dos ideas de la cabeza: La primera, es que la sidra sabe únicamente a manzana porque ahora hay muchos sabores. Y la segunda, que es una bebida exclusiva para celebraciones como en Navidad. 

Eso sí, no pienses que vas a tomar una sidra como la asturiana. ¡Nada parecido! Estas bebidas se parecen más a la sidra que ha estado siempre en los hogares españoles: El Gaitero, por aquello de que están listas para servir, solo que con nuevos aires y sabores. 

¿Por qué está de moda la sidra?

La has visto anunciada en la televisión. Ves grifos en los bares y sus botellas colocadas junto a las cervezas. Y varios amigos tuyos ya la piden por defecto. ¿Cómo ha sucedido? 

Si la sidra está de moda o es una tendencia al alza se debe a varios factores: 

  • Es una bebida de baja graduación alcohólica. Es decir, perfecta para aquellas personas que quieren beber pero algo suave, que les permita disfrutar de largas veladas. Habrá excepciones, por supuesto. 
  • Es la alternativa a la cerveza y el vino. El binomio siempre formado por estas bebidas se ve roto gracias a la sidra y, a quienes no les gusta el amargor de la cerveza y tampoco el beber vino, encuentran en la sidra una alternativa perfecta para acompañar cualquier comida o el aperitivo.
  • Es ligera y con sabor frutal. Cuando todas las cervezas te amargan y ningún vino es de tu agrado, encuentras en la sidra un refugio al que es fácil acceder. La sidra resulta refrescante, ligera, y hay tantas variedades de sabores que es fácil dar con uno que te guste. 
  • Las marcas se dirigen al público joven. Y están logrando captar su atención, de ahí que cada vez se pidan más y las veamos más al aumentar la demanda.
  • El precio es asequible. En muchos casos, las botellas que equivaldrían a un tercio de cerveza tienen un precio similar, así que el bolsillo no nota el cambio, pero depende de la marca, por supuesto.  
  • No es necesario "aprender" a disfrutarla. Y aquí nos paramos a explicar a qué nos referimos. Cuando comienzas a beber tanto cerveza como vino, necesitas entrenar tu paladar. Ir de menos a más y a base de ir probando, te gustará. Y con el vino sucede lo mismo. Hay que comenzar con vinos suaves, más bien afrutados, para llegar a apreciar otros más potentes. Con la sidra no es necesario este proceso ya que es más fácil beberla. Incluso puedes probar varios sabores y seguro que alguno encaja con tus gustos. 
  • Se puede usar en cócteles. Y esto es muy importante porque marcará su futuro, ya que los cócteles que se elaboran con cava pueden variar su receta y prepararse con sidra. Incluso algunas marcas invitan a preparar mojitos usando sidra y ron.
  • No hay que escanciarla. Al contrario que la sidra natural, estas sidras no necesitan ser escanciadas, lo que hace que tomarlas sea más cómodo y sencillo y limpio.

Parece que el objetivo de las marcas es que en España pase a ser tan normal pedirse una sidra en un bar o para comer en un restaurante como lo es cualquier otro refresco, algo que ya sucede en Gran Bretaña, por ejemplo. 

Ocho marcas para descubrir la sidra

Si de repente has visto que las estanterías de los supermercados que frecuentas empiezan llenarse de latas y botellas de Maeloc, El Ladrón de Manzanas, Bulmers o The Good Cider y no sabes por dónde empezar, aquí tienes una lista con las más populares.

Maeloc

Foto: Maeloc

Foto: Maeloc

De la misma familia que Estrella Galicia son las sidras Maeloc. Llevan años en el mercado y sirviéndose en rincones de Madrid como La Tita Rivera. Realmente buenas y con sabores para todos los gustos, como sidra con pera, fresa, mora o piña y pera. Eso sí, todas elaboradas con manzanas 100% gallegas de las variedades Raxaó, Príncipe o Verdeña. Además, se pueden encontrar en lata y en botella.

  • Precio: Pack de cuatro botellines de 20 cl por 3,05€

El Ladrón de Manzanas

Ladrón de MANZANAS

Ladrón de MANZANAS

Es la sidra que Heineken empezó a comercializar el año pasado en España, después de llevar años fabricando otras marcas en distintos países. Se presenta en tres variedades: manzana, manzana verde y frutos rojos; y es una de las más fáciles de encontrar en cualquier supermercado.

  • Precio: Botella 75 cl, 2.55€ y lata 33 cl, 1.25€ (solo disponibles para el sabor manzana). Botella 25 cl, 0.97€ (disponible para los tres sabores)

Bulmers

Bulmers llega desde Irlanda con propuestas refrescantes como arándanos y lima o frambuesa, sin faltar la clásica sidra de manzana, la cuál elaboran con 17 variedades de manzanas irlandesas. Y pensando en el verano, tienen incluso una versión light

  • Precio: Pack de 12 botellas de 50 cl por 52,8 €. La unidad sale a 4,4€

Kopparberg

Foto: Koppalberg

Foto: Koppalberg

Debe su nombre al pueblo sueco donde se elabora esta sidra desde hace 130 años (si viajas hasta allí podrás visitar su fábrica). Cada vez es más fácil encontrar su sidra de fresa y lima cuya lata reconocerás. Otras propuestas más arriesgadas son la sidra con flor de saúco y lima o mora y grosellas. Y además cuentan con varios sabores que no tienen alcohol, como pera y frutas del bosque.

  • Precio: Botella de 33 cl por 1,65€

The Good Cider

Foto: The Good Cider

Foto: The Good Cider

Esta sidra se viene elaborando desde 1918 en San Sebastián y ésta es la tercera generación que lo hace, pero ahora llega su boom. Sus propuestas son tan frescas como la sidra de melocotón, de limón o de frutas del bosque. Y como apunte, dicen recoger todo el sabor de esta ciudad en cada botella. 

  • Precio: Pack de cuatro botellines de 25 cl por 3,05€

Appie

Foto: Appie

Foto: Appie

Esta marca llega desde Francia y cuenta con seis variedades de sidras naturales. Su sidra llamada "Le Rosé" debido al característico color que tiene se elabora con granadina; Le Poiré contiene peras; y hay un par de propuestas más muy interesantes como son la sidra con miel y con pera y jengibre.  

  • Precio: Botella de 33 cl por 1,95€

Valduro

Foto: Valduro

Foto: Valduro

En el caso de Valduro, cuentan con dos sidras: Dry y Honey. La primera es afrutada y suave, una sidra digamos que más clásica. Mientras que la segunda se elabora con miel, dándole un toque más dulce. Viene de Asturias y dicen reinterpretar la sidra de siempre acorde a los gustos actuales, para así poder disfrutar de la sidra desde el aperitivo hasta en cualquier comida. 

  • Precio: Botella de 33 cl por 2,20€

Bizi Goxo de Zapiain

Foto: Bizi Goxo Zapiain

Foto: Bizi Goxo Zapiain

Desde País Vasco, esta bebida apuesta por ser degustada junto al postre, ya que dicen que su sabor recuerda a la manzana con caramelo y cuenta con toques de uva o higos. Se elabora con manzanas de la variedad Errezil, muy rica en azúcar, para conseguir su sabor. 

  • Precio: Botella de 50 cl por 16,40€

Cider Äpple y Päron de IKEA

Foto: Sidras de  manzana y pera de Ikea

Foto: Sidras de manzana y pera de Ikea

El gran gigante sueco de la decoración es famoso también por los productos de alimentación que vende y fue de los primeros en traernos la sidra semidulce que tanto gusta en Suecia. En su caso, ofrecen tanto de manzana como de pera y ambas son ecológicas. Pero además cuentan con una versión con menos alcohol y otra con un mayor volumen de este (0,1% y 4,5% respectivamente).

  • Precio: 1,5€ la sidra con 0,1% de alcohol y 2€ la sidra con 4,5%. Ambas en latas de 500 ml

Sírvete cualquiera en un vaso frío con hielo y comienza a entender el fenómeno de la sidra.